Comportamiento alimentario

Expertos coinciden en que limitar el consumo de ciertos alimentos no es una solución al problema de la obesidad.

Para promover hábitos saludables es más efectiva una educación integral que la prohibición, concluyeron expertos en salud durante el tercer simposio de “Cambios de conducta”.

En esta actividad, que se realizó recientemente en la ciudad de México, uno de los temas discutidos por los expertos fue “Cómo influye la cultura en los gustos y preferencias alimentarias”.

Los especialistas coincidieron en que las iniciativas prohibitivas o que intentan limitar el consumo de ciertos alimentos no son una solución al problema de obesidad o al sedentarismo que aqueja a la región.

Propusieron diseñar modelos integrales que tomen en cuenta los aspectos socioculturales de las comunidades, para de esa manera incidir positivamente en sus conductas alimentarias y, por ende, contribuir a mejorar su calidad de vida.

En los últimos años, la orientación de los profesionales de la alimentación se ha reducido a tratar de imponer una “normalidad dietética”, basada en la restricción de ciertos alimentos, cuyo objetivo es tratar de estandarizar los patrones de consumo, destacó vía correo electrónico Sara Elena Pérez-Gil, investigadora del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán.

Sin embargo, no se están tomando en cuenta los factores socioculturales que determinan lo que las personas comen, advirtió.

Para cambiar los hábitos de consumo alimentario deben tomarse en consideración todos los factores que se involucran en el acto de comer, no solo los valores calóricos de los alimentos, subrayó.

En este apartado se deben incluir todos los elementos socioculturales que determinan la elección de lo que ingieren, entre ellos, su disponibilidad en la región donde reside, la dimensión simbólica de los alimentos e, incluso, su vinculación con la historia personal de cada individuo, comentó.

La experta añadió que se debe evitar “satanizar” a los alimentos, pues sin importar la cultura no hay comidas buenas o malas, todo depende de la cantidad que la persona ingiera.

“¿Qué importa si comes chicharrón en salsa cada dos meses? Eso no es un mal hábito, pues va a depender mucho de la cantidad y del estado fisiológico; o si tienes diabetes, hay cosas que definitivamente no debes comer. Si estás sano, come de todo, solo cuida la cantidad”, analiza.

La nutricionista dietista panameña Graciela González comentó que estos hábitos deben ser aprendidos en la niñez, y desde esta etapa, hay que tener buenas bases de orientación para que en la adultez se tenga una alimentación sana y así lograr un estilo de vida saludable.

Los expertos recalcan que por las razones antes expuestas, es necesario encontrar enfoques multidisciplinarios que permitan abordar el problema de la obesidad y el sedentarismo de una forma integral entre la población mundial.

REALIDAD

“¿Cuál es el rol de la obesidad en el comportamiento alimentario? Hay que preguntarse qué fue primero, si la obesidad o el hábito”, dijo Pérez-Gil.

Uno influye en el otro, pero la obesidad también tiene un componente genético que a veces no se ve, afirmó.

En este tema, la Organización Mundial de la Salud recuerda que mil millones de adultos tienen sobrepeso y más de 300 millones son obesos.

Los dos países con mayor porcentaje de obesidad son Estados Unidos y México. El primero, según datos de la Encuesta Nacional de Salud de este país de 2010, presenta un 35.7% de casos.

En tanto, México tiene un 32.7%, indica la Encuesta Nacional de Salud de 2012, registrada en un artículo publicado en la BBC Mundo.

Mientras que en Panamá, datos de la última encuesta de niveles de vida, realizada en 2008, revelan que tenían sobrepeso el 17.5% de los niños y obesidad, el 9.4% de los chicos (entre los 5 y 9 años).

Con sobrepeso, el 18.2% y obesidad, el 7.2% de los adolescentes (entre los 10 y 17 años); y sobrepeso, el 36.4% y obesidad, el 20.4% de la población adulta, registra la página web del Ministerio de Salud.

El cuerpo cuando no se realiza actividad física

“Fisiología de la inactividad física”, este fue otro de los temas tratados en México durante el citado evento científico. Esta ponencia estuvo a cargo del director y profesor del Laboratorio de Fisiología de la Inactividad del Centro de Investigación Biomédica de Pennington (Australia), Marc Hamilton. El experto señaló que esta fisiología indaga acerca de qué ocurre cuando el cuerpo humano permanece en estado prácticamente inmóvil. Comentó que a esta perspectiva se le define desde hace años como sedentarismo, que es una patología que puede ocasionar complicaciones a la salud, incluso la muerte. Actualmente, el ser humano promedio permanece alrededor de 4 mil minutos a la semana sentado, es decir, un promedio de 9 a 10 horas diarias, en las que el organismo humano no realiza ningún tipo de actividad física. Hay que tener claro que cuando hacen esto, los músculos permanecen “en estado de coma” y no es lo correcto, dijo.

FANNY D. ARIAS CH

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código