Concierto en el Valle de la Luna

El proyecto orquestal se desarrolla con la meta final de convertirse en un programa dedicado a la enseñanza musical.
Los chicos se reúnen los sábados y domingos para practicar. CORTESÍA. Los chicos se reúnen los sábados y domingos para practicar. CORTESÍA.
Los chicos se reúnen los sábados y domingos para practicar. CORTESÍA.

Xiomara González Castillo y Alba De Obaldía encuentran en la música un medio para adentrarse a “otro mundo”.

Es una forma de practicar la inclusión y representa una oportunidad para expresarse de forma creativa y alejar a los jóvenes de los problemas que hoy aquejan a la sociedad, aseguran.

González Castillo y De Obaldía encabezan la fundación Mario De Obaldía Alvarado, con la intención de llevar arte y cultura a la provincia de Chiriquí.

Desde su consolidación a mediados de este año, el Núcleo Orquestal Infantil y Juvenil de Chiriquí se ha convertido en su proyecto estandarte.

Financiado por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y con el aval del Instituto Nacional de Cultura (Inac), la orquesta se ha desenvuelto con éxito en la comunidad.

Cerca de 56 chicos entre los 6 y 21 años conforman la agrupación musical, que desde el mes de junio acudió a la convocatoria organizada por la fundación en esa provincia.

Los ensayos, pautados los días sábado y domingo de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., calaron en los músicos noveles, quienes esta noche verán recompensados sus esfuerzos al debutar en el Primer Encuentro de Jóvenes Músicos de la Frontera.

La cita programada a las 7:00 p.m. en la parroquia Nuestra Señora del Carmen en la ciudad de David será el inicio de dos jornadas de intercambio con 40 músicos invitados del Sistema Nacional de Educación Musical de Costa Rica.

De acuerdo con González Castillo, quien funge como coordinadora técnica de la fundación, mañana domingo a las 10:00 a.m. habrá un intercambio musical en la Escuela General Básica de Paso Canoas, seguido a las 4:00 p.m. de un concierto gratuito en la iglesia católica de San Vito, ubicada en Costa Rica cerca de la frontera con Panamá.

Piezas como El Punto Santa Librada, de Edgardo Quintero; la Sinfonía N°1, de Gustav Mahler, y la Sinfonía Pequeña Rusia, de Piotr Ilich Chaikovski, serán algunas de las melodías preponderantes en las jornadas.

EL PROYECTO

La orquesta juvenil cuenta con el beneplácito del director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Panamá, Jorge Ledezma Bradley, que según De Obaldía y González Castillo favorece el proyecto en Chiriquí.

Para las hermanas directivas de la fundación, el núcleo orquestal forma parte de su deseo ulterior de poder crear un programa que, a largo plazo, permita crear otras agrupaciones orquestales tanto en Chiriquí como en las provincias aledañas.

“Y es que falta mayor impulso en las provincias”, señala González Castillo, quien asegura “no tener teatros ni siquiera un auditorio para presentar actividades culturales o un piano de cola para ofrecer un recital”.

Para las gestoras culturales, sin embargo, no todo es negativo, pues el adiestramiento musical proporcionado a los chicos durante tres meses caló de forma positiva.

“Hoy tenemos niños desde los tres años aprendiendo violín y también jóvenes interesados en hacer de la música una carrera profesional”, comentó González Castillo.

LOS TALENTOS

Aprendices y estudiantes de música acudieron al llamado de la fundación Mario De Obaldía Alvarado, interesados en especializarse en un instrumento.

“Hoy contamos con una orquesta completa, con chicos que tocan el fagot, corno y tímpano, por ejemplo”, dijo González Castillo.

Alberto Samudio, de 15 años, toca el fagot por iniciativa propia al ver que el grupo carecía de alguien que interpretara el instrumento.

Para el músico, quien además se interesa por la computación, los fines de semana son días exclusivos para ensayar.

Con él coincide la violinista Evelyn Sanjur, de 14 años, quien asegura que a través de este instrumento ha encontrado una forma de expresión.

Su sonido nítido le llamó la atención a los 8 años y, desde entonces, encuentra en las composiciones de Bach las melodías con las que más se identifica.

El cornista del grupo se llama Manuel Moreno, quien con 17 años quiso probar suerte con el instrumento que nunca había interpretado.

A pocas horas de iniciarse el recital, Moreno y el resto de los chicos se muestran confiados en que lo aprendido dará buenos resultados.

En tanto, para las hermanas De Obaldía y González Castillo, cada melodía cobra un significado profundo que proyecta el clamor de su provincia natal por más espacios artísticos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código