‘Cónyuges’, matrimonio y deseo

Recién divorciado, Berto quiere rehacer su vida con la mujer que ama. Pero sus deseos ponen en juego la estabilidad del matrimonio de sus mejores amigos.

Temas:

La obra fue escrita por Eric Assous. La obra fue escrita por Eric Assous.
La obra fue escrita por Eric Assous. Eric Batista

La ligereza de la comedia Cónyuges, en cartelera en el Teatro La Estación hasta el 20 de marzo, sobrevive gracias a las arriesgadas, pero atinadas propuestas de sus actores principales.

La estabilidad aparente entre Delfina (interpretada por Ingrid Villa-Real) y su esposo Javier (Jorge Fernández) es interrumpida por la visita de su amigo Berto (Augusto Galíndez) y su nueva novia Gisela (Taina Horta).

Pero en esta obra no hay pasado perfecto y las apariencias engañan. Entre juegos de palabras y flashbacks, descubrimos que detrás de las caras limpias de parejas que cenan con un buen vino tinto se oculta a menudo un enorme “vacío conyugal”.

A pesar de que la obra no se detiene a explorar ningún tema, el texto demanda de los actores un viaje que debe ser extenuante, lleno de cambios de emociones.

Villa-Real nos ofrece con mesura los parlamentos que explican los fundamentos de la ética del matrimonio perfecto de su Delfina. Pero sus mejores momentos llegan con sus pausas y gestos leves de frente, manos y pies donde podemos literalmente ver a Delfina pensar, evaluar sus creencias sobre el matrimonio y tomar decisiones que cambiarán su vida.

Por su parte, Galíndez da vida a un personaje que en manos de muchos otros actores no hubiese pasado de ser un pobre payaso. En su primera escena, Galíndez nos muestra un Berto de voz estridente, maneras toscas y sin mucho sentido.

Como público sentía que el personaje no venía con suficiente fondo para aguantar dos horas de trama. Pero en la segunda escena podemos apreciar el gratificante resultado de la arriesgada propuesta actoral de Galíndez.

Dándole matices a esa misma voz y aspereza, Galíndez nos ayuda a entender el complejo pasado que une a Berto, Delfina y Javier.

La energía imparable de Galíndez me transporta al mundo de un cincuentón dispuesto a reconstruir su vida con la mujer que ama.

En una escena Berto cambia la suerte de Javier y Gisela y a veces se sentía que Galíndez era el único en el escenario y que los otros dos actores eran espectadores deslumbrados por la capacidad del actor de producir un torbellino en el escenario para luego limpiar los escombros sin ayuda de nadie.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código