PAULO COELHO

Cuento, hecho y reflexión

EL CUENTO. Hace muchos años, vivía un hombre que era capaz de amar y perdonar a todo el que se cruzaba en su camino. Por esta razón, Dios envió a un ángel para que conversara con él.

–Dios me ha pedido que venga a visitarte y te comunique que Él quiere recompensarte por tu bondad –dijo el ángel–. Sea cual sea la gracia que pidas, te será concedida. ¿Te gustaría tener el don de sanar?

–De ninguna manera –respondió el hombre–. Prefiero que sea el propio Dios quien seleccione a los que deben ser sanados.

–¿Y qué me dices de conducir a los pecadores hacia el camino de la verdad?

–Eso es un trabajo para ángeles como tú. Yo no quiero que nadie me venere ni que me señalen como ejemplo todo el tiempo.

–No puedo volver al cielo sin haberte concedido un milagro. Si tú no eliges, te verás obligado a aceptar uno.

El hombre reflexionó un poco, y respondió finalmente:

–En ese caso, lo que deseo es que se haga el bien a través de mí, pero sin que nadie se dé cuenta, ni yo mismo, que en caso contrario podría pecar de vanidad.

Y entonces el ángel hizo que la sombra de aquel hombre tuviese el poder de sanar, pero solo cuando el sol le diese en el rostro. De esta manera, allí por donde pasase, los enfermos sanaban, la tierra volvía a ser fértil, y las personas tristes recuperaban la alegría.

Este hombre caminó durante muchos años por la Tierra, sin llegar nunca a darse cuenta de los milagros que su sombra realizaba a sus espaldas cuando tenía el sol de frente. Así logró vivir y morir sin tener conocimiento de su propia santidad.

EL HECHO. El místico Ramakrishna, líder religioso de la India, empezó a dedicarse a la vida espiritual a los 16 años. Al principio, lloraba amargamente por no conseguir ningún resultado –a pesar de su intensa dedicación al trabajo en el templo. Explicando, más tarde, esta etapa de su vida, dijo: “Si un ladrón pasase la noche en una sala que estuviese separada de un cuarto lleno de oro apenas por una pared finísima, ¿conseguiría dormir? Se pasaría despierto toda la noche trazando planes. Cuando yo era joven, mi deseo por Dios era más ardiente que el que un ladrón siente por el oro, y me costó mucho aprender la mayor virtud de la búsqueda espiritual: la paciencia”.

LA REFLEXIÓN. Del jesuita indio Anthony de Mello, S.J. (Abandonarse a Dios): “Quedarse en silencio no es apenas dejar de hablar, sino educar los oídos para escuchar todo lo que está a nuestro alrededor”. Incluso en medio del sonido estruendoso de una orquesta, el buen maestro consigue reconocer una flauta desafinada.

“Al hombre moderno, el silencio le resulta algo odioso”. Le parece difícil permanecer quieto: está siempre ansioso por hacer algo, dar un consejo, idear un proyecto, y termina siendo esclavo de su compulsión por actuar.

“Cuando te acostumbres a la quietud, cuando consigas pasar algunos minutos al día en silencio, entonces tendrás verdadera libertad para decidir sobre tu vida. Dice el poeta Gibran: cuando tu pensamiento no encuentra raíces en tu corazón, tiende a quedarse todo el tiempo en tu boca”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código