Danza contemporánea

Danza por amor a la indagación

El ‘show’ de danza contemporánea ‘De a coco’ busca la reflexión a partir del efecto del ruido urbano en los ciudadanos.

Temas:

El montaje de 40 minutos, preparado por 5 bailarinas, requirió 6 meses dedicados a la investigación y el ensayo. CORTESÍA El montaje de 40 minutos, preparado por 5 bailarinas, requirió 6 meses dedicados a la investigación y el ensayo. CORTESÍA

El montaje de 40 minutos, preparado por 5 bailarinas, requirió 6 meses dedicados a la investigación y el ensayo. CORTESÍA Foto por: Eu (Eugeniya) Pirshina

Danza por amor a la indagación Danza por amor a la indagación

Danza por amor a la indagación

Danza por amor a la indagación Danza por amor a la indagación

Danza por amor a la indagación

Danza por amor a la indagación Danza por amor a la indagación

Danza por amor a la indagación

En sigilo, Marlyn Attie, la coreógrafa, bailarina y también activista, se propuso estudiar cómo incidía el ambiente en el estado de ánimo de las personas durante una caminata. Se adentró en la avenida Central, una zona densa en movimiento y en ruido.

Inmersa como observadora y oyente, las escenas cotidianas comenzaron a rodar y los llamados por las ventas se volvieron la constante. “¡Bollos, bollos!, ¡Venga por los de mantequilla que se acaban!”, invitaba afanosamente un hombre.

En otra esquina, las letanías de frutas se anunciaban con mayor ímpetu, seguidamente entraba en acción el billetero ofreciendo la suerte con los números de la lotería y sostenidamente, el dependiente del almacén popular alardeaba de su mercancía y el dos por uno del día. Era una competencia tenaz.

Próximo a la plaza de Santa Ana la ley del más fuerte consiste en cuánto más alto puede elevar el emisor su voz. “Tu poder llega hasta donde alcance la fuerza de tu garganta, el parlante o la bocina”, resume Attie de esa interacción en donde los transeúntes desfilan agobiados por las ondas perturbadoras, pero otros individuos más acostumbrados pasaban inadvertidos al bullicio.

“Me impresionó ver a personas que ya no reaccionaban al sonido, estaban inertes, quizá lo habían escuchado por tanto tiempo que les era indiferente lo que pasaba a su alrededor”, anota la bailarina de su búsqueda de reacciones corporales entre la multitud para nutrir el contenido de su pieza coreográfica “De a coco”.

Dejando atrás la Central, Attie cruzó el puente peatonal sobre la Avenida de los Mártires, el cual calificó como una “frontera invisible” que aún marca la división de la antigua zona del Canal del resto de la urbe. Una estela de condones desechados a lo largo de la estructura, según los resultados de la investigación, “reflejan la parte más oscura y baja de la sociedad, aquella que va en busca de placer en un lugar público, inadecuado”.

El episodio que a nivel sonoro no se percibe en la grabación, más que con el de los motores de autos en marcha, será representado con el extracto “El puente” en la secuencia dancística armada por las bailarinas Emily Orillac y Ana María Suárez.

En el sendero de ascenso a la cima del cerro Ancón, a pesar de que el ruido de los carros veloces no cesa, la tensión se desvanece. “Estar en un entorno natural, rodeado de verdor, ñeques y pajaritos nos hace sentir contrario a estar en la avenida Central”, concluye.

Para “De a coco” se grabó el sonido callejero y los diálogos que fueron sucediendo durante el recorrido de forma espontánea, en el trayecto de Santa Ana hasta el cerro Ancón, el cual será usado a manera de fondo musical. “Queremos reproducir en el movimiento las emociones y sensaciones que se viven en esos espacios. Es una capacidad del arte de transformar o representar cualquier cosa”, justifica.

El objetivo final del trabajo es promover la escucha, del entorno y los demás, ser conscientes del ruido generador de contaminación auditiva y proteger el silencio en los espacios verdes. Precisamente las bailarinas prohibirán al público aplaudir al final del show. Una sugerencia a modo de aprendizaje en el esfuerzo de valorar el necesario silencio.

El montaje dancístico “De a coco” se estrenará el 2 de junio, con doble función didáctica dirigido a estudiantes de escuelas oficiales y particulares en horario matutino. Y repite el 5 y 6 de junio con el mismo propósito en el estudio alternativo Xielo, en Parque Lefevre.

Para el público general, hay funciones el 3, 4, 5 y 6 de junio a las 8:00 p.m. en Xielo, con excepción del 4 de junio que se adelanta una hora (7:00 p.m.). El costo del boleto es de 18 dólares adultos y 10 dólares estudiantes.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Sep 2019

Primer premio

1 3 3 9

DCCA

Serie: 21 Folio: 3

2o premio

9886

3er premio

1627

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código