¡Desayune y cuide su corazón!

No es en vano que la frase: “el desayuno es la comida más importante del día”, dicha por la Organización Mundial de la Salud, se haga eco con el pasar de los años.

Para profundizar en el valor del alimento matutino, especialistas de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard se pusieron como meta ahondar en el impacto que ocasiona en el adulto saltarse el desayuno.

El resultado fue interesante. Tras 16 años de seguir una muestra 26 mil 902 hombres entre 45 y 82 años, los investigadores encontraron que los participantes que omitieron la primera comida del día tuvieron 27% más riesgo de padecer enfermedad coronaria del corazón.

El estudio “Prospective Study of Breakfast Eating and Incident Coronary Heart Disease in a Cohort of Male US Health Professionals”, que se publicó en la revista Circulation recientemente, es el primero en su dimensión y hecho en una población adulta. El estudio midió la relación entre la frecuencia de comidas diarias y los episodios de infarto de miocardio a lo largo de 16 años, y se encontró que mil 527 sufrieron un infarto de miocardio.

Antes se habían realizado pequeñas investigaciones que relacionaban el no desayunar con problemas cardíacos vinculados con el sobrepeso, diabetes, colesterol e hipertensión, así como otros estudios en niños que omitían el desayuno.

Sin embargo, no se había publicado un análisis en humanos sobre los hábitos alimenticios y la enfermedad coronaria del corazón.

Dejar de desayunar parece ser una tendencia en Estados Unidos. La encuesta “Nationwide Food Consumption Survey” refleja que desde 1965 hasta 1991 el consumo del desayuno ha bajado de 86% (1965) a 75% (1991).

Los estudios sobre ingesta de alimentos a largo plazo no son fáciles de medir, y tienen un margen de error “muy grande por la memoria de las personas, la variabilidad de los hábitos y sus efectos, además de la frecuencia con que se consumen los nutrientes”, advierte la dietista Flavia Fontes, del Ministerio de Salud.

El desayuno, al ser el primer alimento llevado a la boca luego de despertar, es también el primer aporte de calorías que se recibe, explica el cardiólogo Daniel Pichel.

“Cuando no se desayuna, el estado de ayuno se prolonga por más tiempo, lo que contribuye a que suban los niveles de presión arterial, triglicéridos y la concentración del colesterol malo (LDL, por sus siglas en inglés), todos ellos conocidos factores de riesgo cardiovascular”.

Según el doctor Pichel, esta situación con el metabolismo se aplica tanto a adultos como a niños y adolescentes, quienes por estar en una etapa de desarrollo tienen requerimientos aumentados de energía”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código