TECNOLOGÍA

Dilema por automatización

La innovación se impone. Las compañías tecnológicas insisten en que sus productos mayormente asistirán –no desplazarán– a los trabajadores.

Temas:

GUARDIA. Una mujer baila con el robot K5 de Knightscope, Inc., en el centro comercial Westfield Valley Fair, en San José, California.AP GUARDIA. Una mujer baila con el robot K5 de Knightscope, Inc., en el centro comercial Westfield Valley Fair, en San José, California.AP
GUARDIA. Una mujer baila con el robot K5 de Knightscope, Inc., en el centro comercial Westfield Valley Fair, en San José, California.AP

El guardia Eric León observa al robot de seguridad K5 de Knightscope mientras se desliza por los pasillos del centro comercial, atrayendo a los visitantes con sus luces parpadeantes. El autómata graba video y activa alertas sonoras. Según su fabricante, previene problemas haciendo ese tipo de patrullaje. León, el guardia humano, siente que ese robot un día le quitará su puesto. “No se queja”, dice. “Es callado. No descansa para almorzar. Comienza a las 10”.

Incluso en el corazón tecnológico que se extiende desde Silicon Valley a San Francisco, un robot puede cautivar a los transeúntes, pero el K5 es apenas uno de una creciente gama de novedades autómatas en una región en la que puedes comerte una pizza entregada por un robot y beber cervezas en un bar servidas por otro.

Semanas atrás, el diario San Francisco Chronicle publicó una guía de turismo tecnológico para más de una decena de lugares en los que los visitantes pueden observar robots en acción. Pero, San Francisco también es el sitio donde los trabajadores fueron los primeros en recibir licencia médica obligatoria y licencia por paternidad a paga completa.

Los votantes aprobaron en 2014 un salario mínimo de 15 dólares por hora, un requerimiento que el gobernador de California Jerry Brown promulgó para todo el estado en 2016. Una funcionaria está promoviendo un impuesto en el estado para las empresas que usen robots que automatizan tareas y cuestan empleos. Es demasiado pronto para saber si esa gestión va a triunfar, especialmente en jurisdicciones menos progresistas, pero apunta a tensiones que pueden aflorar cuando la gente adopta tanto la innovación tecnológica como una fuerte conciencia social.

Esas fricciones parecen destinadas a aumentar a medida en que la automatización aumenta en los sitios de trabajo. Un supervisor municipal, Norman Yee, propuso prohibir el tránsito por la ciudad de robots que entregan comida, argumentando que las aceras deben ser solo para personas.

Jane Kim, la supervisora municipal que propuso el impuesto a los robots, dice que es importante saber cómo las personas se van a ganar la vida en momentos en que se pierden más empleos en el país a causa de la automatización. Después de hablar con los expertos en el tema, decidió lanzar una campaña en todo el estado con esperanzas de llevar ideas a la legislatura o directamente a los votantes. “Realmente, creo que la automatización va a ser uno de los mayores temas en relación con la desigualdad de ingresos”, dijo. Añadió que tiene sentido que la ciudad que está a la vanguardia de la tecnología tome la iniciativa para lidiar con los problemas que genera.

William Santana Li, director general de Knightscope, el fabricante de robots de seguridad K5 que monitorea el centro comercial Westfield Valley Fair, en San José, dice que la rama privada de seguridad sufre de pagas bajas y un cambio constante de personal. En su opinión, tener robots para lidiar con tareas simples permite a los guardias humanos asumir mayores responsabilidades –como manejar un pelotón de robots K5– y muy probablemente ganar más dinero. Li admite que esos empleos requerirían más entrenamiento y conocimientos tecnológicos, pero dice que al final la gente se va a beneficiar. Además, añade, es un error pensar que la intención es que los robots ocupen empleos de personas.

La cuestión de cómo y cuán pronto los trabajadores van a ser desplazados por la automatización genera debates fieros, suficiente para preocupar a Bill Gates, que en una entrevista este año propuso un impuesto sobre robots como forma de morar la automatización y dar a las personas tiempo para prepararse. El fundador de Microsoft no ha hablado públicamente sobre el asunto desde entonces.

Un informe el año pasado de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) concluyó que 9% de los empleos en Estados Unidos –unos 13 millones– pudieran ser automatizados. Otros economistas dicen que el impacto sería mucho menor. Varios analistas consideran que la expansión de la automatización deberá generar sus propios empleos, contrarrestando la desaparición de otros.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

prácticas anticompetitivas España investiga a Sacyr y a FCC

 Desde junio de 2017, el organismo español investiga a las siete compañías.
Tomado de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Oct 2018

Primer premio

1 3 7 9

CADB

Serie: 21 Folio: 10

2o premio

9879

3er premio

5703

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código