Escarbar el pasado

Para los arqueólogos de El Caño, el yacimiento es un libro abierto que narra el pasado de un pueblo aún por descubrir.
PESQUISA. Los visitantes pueden conocer los estudios que se realizan en la excavación. PESQUISA. Los visitantes pueden conocer los estudios que se realizan en la excavación.
PESQUISA. Los visitantes pueden conocer los estudios que se realizan en la excavación.

Para llegar al Parque Arqueológico El Caño, deberá cruzar el puente sobre el río Grande en la vía Interamericana, y a 200 metros girar a la izquierda en la comunidad que lleva el mismo nombre. No hay señalizaciones, pero la carretera es buena. Solo debe pasar la iglesia, y seguir derecho.

Si va durante esta temporada seca, es posible que se tope con alguna excursión escolar. “Suelen venir grupos de estudiantes y turistas que buscan conocer sobre las tumbas, cuántas personas fueron enterradas en ellas y las piezas encontradas”, afirma Jania Vásquez, una de las guías educativas de la Fundación El Caño.

Con Vásquez trabaja Kenia Hurtado, quien afirma que una de las dudas más frecuentes de los visitantes es por qué los cuerpos estaban colocados boca abajo.

“Todo esto aún se encuentra en investigación”, explican ambas instructoras, quienes aseguran que han podido recibir a estudiantes de primaria y secundaria, así como a universitarios y extranjeros.

Desde su apertura al público el pasado 15 de marzo, la perforación en El Caño ha dado pie para continuar con las investigaciones sobre las costumbres, religiosidad y tecnologías de la época, así como con la organización sociopolítica de los coclé, habitantes de esa región.

De acuerdo con el arqueólogo e historiador de arte Carlos Mayo, las investigaciones también están destinadas a indagar sobre otros factores de interés, como posibles causas de muerte en ese grupo, por ejemplo.

El complejo funerario en estudio cuenta con seis tumbas. Actualmente, se encuentran en investigación las fosas T1 (llamada la Tumba de la Doble Langosta) y T2 (Tumba del Doble Pájaro), que “evidencian las categorías sociales implícitas en estas sociedades”, explica el arqueólogo. Para ello, se ha instalado al pie de la perforación un pequeño laboratorio para trabajar con los huesos y artefactos que se van encontrando.

En las tumbas de El Caño fueron depositados los cuerpos de varias personas al mismo tiempo. Estas fosas son consideradas de élite por albergar cuerpos de personas de alto rango.

La excavación se puede visitar de lunes a sábado de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. Si desea asistir en grupo deberá comunicarse con la Fundación El Caño a info@fundacionelcano.org.

A partir del mes de agosto, informa Carlos Mayo, las visitas se realizarán desde la sede de Fundación El Caño en el edificio 221 en la Ciudad del Saber.

“Durante la temporada lluviosa, las crecidas del río Grande nos obligan a cerrar porque todo se inunda y esto impide la buena conservación de las piezas”, agrega Mayo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código