literatura

Escribir desde el dolor

Piedad Bonnett (Amalfi, Antioquia, 1951) explora, indaga y explica el dolor en libros suyos como ‘Lo que no tiene nombre’ (2013, Alfaguara) y ‘Los habitados’ (2017, Visor).

Temas:

Piedad Bonnett . Piedad Bonnett .
Piedad Bonnett . /Daniel Mordzinski

Con su libro testimonial Lo que no tiene nombre (2013, Alfaguara), Piedad Bonnett lleva a su lector a través de un viaje hacia uno de los dolores más terribles que puede experimentar una madre: la muerte de su hijo.

Mientras que con su poemario Los habitados (2017, Visor) hurga en otros delicados entresijos del alma humana, como son la angustia, el desasosiego y el miedo.

“No hay una sola forma de escribir desde el dolor. Los escritores que lo hemos hecho –y somos muchos- lo hacemos porque sentimos que es una necesidad y una opción de vida. Se escribe desde el dolor para entender, procesar, recuperar… Y lo importante es no quedarse en lo anecdótico y no caer en lo sensiblero, la autocompasión, el tremendismo. Todos peligros que acechan cuando de escribir sobre el dolor se trata”, comenta.

Escribir siempre tiene propiedades terapéuticas. “Por eso lo hacen los adolescentes con sus conflictos y por eso lo formulan los terapeutas como recurso de procesamiento de penas. La literatura –que es algo más que escribir- nos permite distanciar, hacernos preguntas. Cuando se trata de escribir sobre experiencias dolorosas puede ayudar a sanar, aunque no sea eso lo que uno esté buscando. La intimidad es uno de los filones de la literatura, como lo prueba, por ejemplo, la enorme tradición de la literatura de duelo. Solo que la buena literatura despoja –casi siempre- esa intimidad de morbo o impudor”.

DE FRACASOS Y PROMESAS

Para Piedad Bonnet, que Colombia, en el proceso de reemplazar un conflicto armado por un espacio dedicado a la paz, sea el invitado central de la Feria Internacional del Libro de Panamá es un honor, y para sus escritores es “una oportunidad de intercambio cultural y de exploración de un país que no conocemos bien a pesar de la cercanía”.

PAZ

-¿El colombiano está hoy optimista ante ese proceso de paz?

No, desafortunadamente no. Creo que una historia de fracasos y de promesas incumplidas ha vacunado al colombiano promedio contra el optimismo. Súmele a eso el montón de mentiras y falsedades que los enemigos de la paz han sembrado en el pueblo colombiano.

-¿Qué destacaría de las negociaciones del gobierno con las guerrillas de las FARC y el ELN?

Destacaría lo positivo: un proceso difícil, largo, fatigoso, que termina en un desarme por parte de las FARC con un resultado visible: la disminución notable de jóvenes guerrilleros y soldados muertos en la guerra. Lo del ELN es distinto. Son tozudos, no han estado a la altura de las circunstancias.

-¿Por qué han tardado más de medio siglo para resolver las hostilidades?

Por falta de voluntad de las partes, porque los grandes poderes no se han interesado por cambiar las desigualdades sociales, porque no ha habido una verdadera reforma del campo, y porque la aparición del narcotráfico ha sido un factor de descomposición social enorme.

“La vida, en todas sus manifestaciones, es misteriosa, y también el ser humano, impredecible en su complejidad”: Piedad Bonnett. Expandir Imagen
“La vida, en todas sus manifestaciones, es misteriosa, y también el ser humano, impredecible en su complejidad”: Piedad Bonnett. AFP

MEMORIA

-¿Cómo ha colaborado la poesía para procesar el conflicto armado?

Esa es una tarea muy grande para que la pueda cumplir la poesía. Ella, y el arte en general, solo pretende incomodar, meter el dedo en la llaga, sensibilizar a través del lenguaje simbólico.

-¿La memoria de las víctimas ha estado presente en las letras colombianas?

Desde La Vorágine (1924), de José Eustasio Rivera, la literatura colombiana ha visibilizado a las víctimas. La literatura reciente también lo está haciendo, así como el cine, el arte plástico, el periodismo, y hasta la danza y la música.

-¿De qué manera la literatura puede colaborar en reconstruir a la sociedad?

Fundando memoria. La consigna es no olvidar, pero no para perpetuar el odio, sino para que no haya repetición.

-¿Cuál es el reto para que vuelva la convivencia entre unos y otros?

El reto está en la implementación de lo pactado. Solo cuando hay respeto y cumplimiento de la palabra puede vencerse la violencia y terminar una guerra. Por eso necesitamos que suba a la presidencia alguien que represente las fuerzas unidas por la paz, de todas las tendencias.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código