PERSONAJE

‘Frozen’ y el legado de Andersen

La película ‘Frozen 2’ se estrena hoy en las salas de cine de Panamá, pero la historia de Elsa no comenzó con la primera película de 2013, sino en 1845, cuando el escritor danés Hans Christian Andersen la ideó en su mente.

Temas:

‘Frozen 2’ se perfila como una de las películas más taquilleras de 2019 y de la historia del cine animado. ‘Frozen 2’ se perfila como una de las películas más taquilleras de 2019 y de la historia del cine animado.
‘Frozen 2’ se perfila como una de las películas más taquilleras de 2019 y de la historia del cine animado. Cortesía

En el Central Park de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, hay una estatua de un hombre sentado sosteniendo un libro, acompañado de un pato. Para las fechas de invierno, cuando el hielo glasea el lugar, el hombre de bronce parece reencontrarse con una de sus hijas: Elsa, la reina de las nieves.

Es que el verdadero padre de esta princesa de Disney, protagonista de las películas de Frozen, que hoy estrena su segunda parte en los cines del país, no es Walt Disney sino el escritor danés Hans Christian Andersen (1805 - 1875), el hombre de la estatua.

Y aunque la Elsa amiga de Mickey Mouse poco se parezca a la antagonista del cuento La reina de las nieves (1845), se podría decir que la nueva versión de su historia guarda paralelismos con la vida del escritor, sobre todo porque ambos estaban tratando de buscar su lugar en el mundo.

Andersen nació y creció en el pueblo de Odense, Dinamarca, en el seno de una familia de bajos recursos económicos más no imaginativos; su padre, un zapatero, y su madre, lavandera, le enseñaron desde pequeño la magia de la literatura a través de cuentos.

Pero luego de la muerte de su padre, de haber tenido que abandonar la escuela para poder trabajar y ayudar a su familia siendo apenas un adolescente, Andersen decide probar suerte en la capital del país, Copenhague, y perseguir sus sueños de ser cantante, actor o bailarín, todas esperanzas de éxito que no llegó a alcanzar.

‘Frozen’ y el legado de Andersen Expandir Imagen
‘Frozen’ y el legado de Andersen

En Copenhague retoma sus estudios y da el primer paso para lo que será su carrera de vida, ser escritor. En 1827 publicó su primer poema El niño moribundo y a partir de allí su suerte, en ciertos aspectos, comenzó a cambiar. A esa primera obra le siguieron otros trabajos que abarcaban desde reseñas de viajes, obras teatrales y novelas.

Los cuentos de hadas llegaron tiempo después y aunque al inicio no gozaron de mucho éxito, historias como Pulgarcita (1835), La princesa y el guisante (1835) y El patito feo (1843) -el mismo que lo acompaña en el Central Park- por mencionar algunas, terminaron por robar el corazón de los lectores del autor, no solo en aquel tiempo, sino generación tras generación hasta la actualidad.

Si bien sus obras infantiles están llenas de moralejas y enseñanzas sobre gratitud ( Las zapatillas rojas - 1845) o compasión ( La niña de las cerillas - 1848), también se pueden ver rasgos de la vida personal de Andersen. Una vida solitaria y con mala suerte en el amor.

Según publicó el diario The IrishTime, la escritora Bente Kjoelbye, autora del libro biográfico HC Andersen y His Lady Friends, piensa que el autor murió sin tener nunca una relación sexual. “Si lo hubiera hecho, lo sabríamos por sus historias de hadas que reflejan su personalidad”, apunta la escritora.

‘La sirenita’ es otra de las figuras de Disney en el cine. Expandir Imagen
‘La sirenita’ es otra de las figuras de Disney en el cine. Archivo

Se dice que historias como El ruiseñor (1843) se la dedicó a cantante sueca Jenny Lind o que El soldado de plomo (1837) está inspirada en Riborg Voigt, la hermana de un compañero. También hay quienes afirman que el escritor era homosexual, pero, como fuese, el amor nunca le llegó.

Quizás de allí viene el frío corazón de la reina de las nieves o la desdicha amorosa de La sirenita (1837), que en la historia original no se casa con el príncipe y viven felices para siempre, sino que sacrifica todo lo que tenía a cambio de un amor no correspondido y se convierte en espuma de mar.

En 1875, Andersen muere en Copenhague, la ciudad donde ahora una pequeña escultura de una sirena sobre una pila de rocas, mirando al horizonte, le rinde homenaje. Durante los atardeceres, cuando las sombras juegan a su alrededor, parece que la de un hombre se posa a su lado. Quizás sea la de su padre, que llega a acompañarla y platicar del desamor.

Estatua de la sirenita en Copenhague. Expandir Imagen
Estatua de la sirenita en Copenhague. Archivo

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código