Givenchy, expuesto en el Thyssen

Hasta el 22 de enero, el museo Thyssen Bornemisza ofrece una peculiar retrospectiva de la trayectoria del modisto francés Givenchy.
Hubert de Givenchy hoy tiene 87 años. Hubert de Givenchy hoy tiene 87 años.
Hubert de Givenchy hoy tiene 87 años.

Hubert de Givenchy, el último couturier vivo, se instala en el museo Thyssen Bornemisza con el objetivo de demostrar que la moda, que no “las modas”, forma parte de la cultura; y para tan espinoso cometido, entabla una conversación entre un centenar de sus prendas y los fondos de la pinacoteca.

“La moda es parte del arte, es la vida misma y, con el tiempo, las cosas cambian; a veces para bien, otras no tanto”, argumentó ayer el diseñador francés, sin ocultar sus reservas sobre la producción actual de las pasarelas y cuya diferencia trata de delimitar con una muestra que desde hoy y hasta el 22 de enero ofrece una peculiar retrospectiva de su trayectoria.

En ella las prendas del francés dialogan con cuadros de Rothko, Bosschaert o De Stal, sobre la pertinencia del color o la silueta, en un recorrido que parte desde 1954 cuando abrió su maison hasta que en 1995 se despidiera de la pasarela con un desfile en el que sus costureras protagonizaron el saludo final.

“A mi edad, dudé en aceptar esta propuesta, pero quise hacerlo no solo por mí, sino por las costureras que trabajaron conmigo y mis clientas”, señaló el diseñador con una declaración de intenciones, que señala la frontera entre el mercado de la moda contemporáneo y el oficio de antaño, estrechamente unido al oficio de costurero y destinado a un selecto grupo de la sociedad.

“La alta costura vivió su tiempo, pero llegó a su fin. Yves Saint Laurent fue el último de los grandes, luego vinieron las modas, que no la moda”, sentenció.

A pesar de las fatigas de sus 87 años, Givenchy se ha involucrado personalmente en la muestra, ha seleccionado cada prenda -algunas inéditas, de colecciones privadas-, ha ideado el merchandising y organizado el itinerario con apartados dedicados a sus inicios, el diseño nupcial, su gusto por los bordados, los complementos o el traje de coctel negro, pieza que dominó con maestría.

No podía faltar un apartado de sus clientas, donde desfilan diseños realizados para Jackie Kennedy, la Duquesa de Windsor, Wallis Simpson y, en un lugar destacado, su musa Audrey Hepburn.

“Sabía llevar un traje mejor que nadie. Además de guapa, era íntegra y profesional, sigue siendo alguien muy presente para mí”, dijo el francés, quien recordó que en la moda la esencia de su oficio siempre fue “que las mujeres estuvieran guapas”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código