Autor nacional

Guillermo Ros Zanet, huellas de un genio

Nos ha dolido mucho la partida del maestro Guillermo Ros Zanet, davideño y compatriota raizal. Humanista, poeta, médico pediatra, académico e investigador.

Fue la consagración de una voz poética, que se cimentó con los años, que alternó con sus estudios de medicina y su labor posterior como médico y pediatra, y sus desvelos gremiales: fue presidente de la Asociación Médica Nacional.

En nuestros encuentros me hablaba de su inseparable Milagros, mi pariente paterna, y quien lo acompañó en toda su trayectoria.

Por 40 años, Guillermo fue miembro de la Academia de la Lengua, de la cual fue director, director sustituto y secretario. Con motivo del tránsito del poeta y médico, a sus 90 años, la Academia ponderó sus obras, sobre todo de poesía y ensayo, como cimeras de nuestras letras.

La profesora Nivia Echeverría y su hija, Nivia Rossana Castrellón, tuvieron el privilegio de tratarlo en el ámbito familiar.

Nivia Rossana, abogada y empresaria, comparte su sentir sobre don Guillermo.

“Se callaron las letras, se ahogaron las voces... la prosa que cantaba en poesía y en cuento se escondió, apenada.

Guillermo Ross-Zanet se nos fue en un silencio fulgurante, en tiempos de aguacero.

Hay un lazo que nos une de siempre... Su palabra buena, su amor por la niñez, su eterna preocupación por el futuro del país y por la educación, su lenguaje llano... El corazón a veces grita cuando calla el silencio.

De la amistad de décadas, del cariño inmenso, de la familia hermosa, se hace un nudo en la garganta con el que lucho para deshacer cuándo se hace presente el recuerdo del hermano de la mejor amiga de Nivia.

Tía Clara, “Clara Julia” cómo le decía mi madre, irreverente, divertida, amorosa... Tía Milagros, compañera, fiel de la balanza, cuidadosa en la palabra y en el gesto... Alma, Vida y Lorena...

Nombres de ensueño que un poeta dio a sus hijas... y un tío que es tío porque sí, porque a veces la sangre es accidente pero la amistad es familiaridad por decisión.

Afortunada soy porque aceptaste escribir uno de los dos prólogos de la biografía de mi madre que, cuidadoso, dictaste a Lorena, quien se nos adelantó en la senda al cielo.

Tú, que la conociste, que la viste esforzarse por llevarme de la mano en una trocha que era estrecha y retadora, apreciaste su quehacer constante, su pasión por la educación, su fuerza de voluntad y su perseverancia a prueba de embates del destino y de la pequeñez de los humanos.

No son los premios y las distinciones que recibiste como hombre de letras y de ciencias, lo que perdura...

Es la mirada amorosa a tía Milagros, es tu bondad, es ser el hermano de alguien a quien tanto quise... Empiezan a susurrar las palabras... se aleja el gélido silencio... ahí están tus letras que son testigos de tu genio... me quedo con ellas, me acompañan... son tus huellas... grandes, pequeñas, perfiladas... quedan como las sombras del espíritu que nos deja a hurtadillas... me quedo conmigo misma y juego con los versos y la prosa. Gracias por todo, tío José Guillermo”.

El autor es periodista y docente universitario.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2018

Primer premio

2 0 5 9

CAAC

Serie: 1 Folio: 8

2o premio

1641

3er premio

1301

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código