Derechos

Hacer cine para tocar lo que no se entiende

Sebastián Lelio dirige ‘Disobedience’, una historia de amor entre dos mujeres en una conservadora Londres.

Temas:

La actriz británica Rachel Weisz en una escena de la cinta ‘The Whistleblower’. Archivo - La actriz británica Rachel Weisz en una escena de la cinta ‘The Whistleblower’. Archivo -
La actriz británica Rachel Weisz en una escena de la cinta ‘The Whistleblower’. Archivo -

Sebastián Lelio se estrena ahora en inglés con Disobedience, una historia de amor entre dos mujeres repudiadas por la comunidad judía ortodoxa de Londres, con la que el chileno se reafirma como un virtuoso destilador de emociones. Su cine introspectivo expone lo más íntimo del ser humano, ya sea a través de una mujer madura en Gloria; de una transexual en Una mujer fantástica; o ahora con dos homosexuales.

Protagonizada y coproducida por la actriz Rachel Weisz, quien propuso a Lelio la dirección mientras escribía Una mujer fantástica, Disobedience es ante todo una reivindicación del derecho a decidir de cada uno, una oda a la libertad.

“El Óscar por ‘Una mujer fantástica’ me permite seguir trabajando. Se abren más posibilidades de hacer cosas que siempre he soñado”.

Sebastián Lelio Realizador chileno.

“Nunca pienso en las películas desde el punto de vista LGTB. Mi aproximación es completamente emocional: hay algo en los personajes que me moviliza, que me remueve lo suficiente para dedicarle dos años de mi vida. El cine lo entiendo como un puente, una posibilidad de tocar lo otro, lo que no soy ni entiendo”.

¿Por qué cree que hay menos películas que hablan de la homosexualidad femenina que de la masculina? “Sí, todavía está pendiente la fiel representación de la feminidad heterosexual, ¡imagínate la homosexual! Pero se está entrando en una era donde la representación de lo que pasa en la sociedad se está poniendo al día. No solo tiene que ver con LGTB, sino con todo lo que está subrepresentado. El mainstream ha tendido a ser muy monotemático”.

A la hora de recrear la comunidad judía ortodoxa del norte de Londres “me metí entre las patas de los caballos, porque no soy ni británico ni judío y me puse a hablar de una comunidad que ni siquiera los londinenses conocen. Tuve cuatro consultores durante la escritura, ortodoxos, pero más progresistas. Estaba tan obsesionado tratando de captar la textura social de esa cultura que el número durante el rodaje subió a 12. Únicamente no los podíamos llamar durante el Shabat. Por ahora no ha habido ninguna reacción, porque todavía nadie la ha visto en Inglaterra. En Estados Unidos, donde ya se ha estrenado, ha habido mucho público judío, aunque no sé cuántos ortodoxos”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

prácticas anticompetitivas España investiga a Sacyr y a FCC

 Desde junio de 2017, el organismo español investiga a las siete compañías.
Tomado de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

21 Oct 2018

Primer premio

2 3 5 8

ADDA

Serie: 12 Folio: 14

2o premio

4972

3er premio

9319

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código