Homenaje a un alma del Caribe

El viernes 6 de marzo, el Nobel colombiano habría cumplido 88 años. Dentro de un mes y 8 días será un año sin su presencia.

Temas:

Para Gabriel García Márquez ser Caribe era una actitud frente a la vida, según Darío Arizmendi. Para Gabriel García Márquez ser Caribe era una actitud frente a la vida, según Darío Arizmendi.
Para Gabriel García Márquez ser Caribe era una actitud frente a la vida, según Darío Arizmendi.

Por fuera de los nueve kilómetros de murallas que envuelven el centro histórico de la ciudad de Cartagena (Colombia), el retrato de un Gabriel García Márquez sonriente es el recordatorio del vínculo del Nobel colombiano con el Caribe.

Ese lazo, que tejió para siempre su literatura, se revive para el turismo en su casa de vacaciones o en un mural de la cantante folclórica Totó La Momposina, quien acompañó al escritor con su música en la gala del premio Nobel (1982).

Pero para sus amigos es mucho más profundo.

Ese vínculo lo ilustró el periodista colombiano Darío Arizmendi en un conversatorio con el excanciller panameño Jorge Eduardo Ritter el viernes pasado , cuando presentó en Panamá su libro Gabo no contado (2014).

“Aprendí a querer a Panamá porque decía que él era Caribe. Para él es una forma de ser, es una actitud ante la vida”, dijo Arizmendi.

El pasado 6 de marzo, en el que el autor de Cien años de soledad hubiese cumplido 88 años, mientras los tuiteros le hacían un homenaje dándole un nuevo significado a las palabras y agrupándolas bajo #MáquinadelaMemoria, Arizmendi y Ritter hacían el ejercicio de recordarlo tomando como excusa la publicación del periodista de la cadena Caracol.

Fueron varias las parrandas alrededor de la música, la literatura y el periodismo las que compartieron, admitió el periodista que mostró en su libro al ser humano detrás del personaje.

El hombre tímido, cuando no se sentía en confianza, pero extrovertido cuando estaba con sus amigos, el padre permisivo, el abuelo amoroso y el amigo leal, se asoman en las 190 páginas de Gabo no contado que también incluye fotografías.

También aparecen sus temores. Por ejemplo, no a la muerte sino a la “moridera” (estarse muriendo) y a las entrevistas en televisión.

Arizmendi recuerda que la última para la televisión la hizo en Cartagena (en donde hace tanto calor como en Panamá). “Tenía un jersey rojo y no se lo quitaba porque tenía frío, estaba nervioso”, recuerda sonriendo. “La entrevista duró dos horas y media. Se acabó cuando se acabó el whiskey”.

Sobre su amistad con los poderosos, Arizmendi habló de la relación de Gabo con Fidel Castro. “Él no estaba de acuerdo con el régimen, pero no lo dijo en público porque no quería hacerle daño a su amigo”.

Lo No contado

“No es un libro biográfico, es un homenaje a la amistad con Gabo”, dijo el colombiano cuyo vínculo con el escritor nació el mismo año en que recibió el Nobel.

En adelante, los compromisos como Nobel le harían postergar el proyecto que los había hecho conocerse, El Otro, un periódico que no se realizó.

“El Otro no se hizo por culpa del premio Nobel. Gabo era vanidoso y consciente de su importancia. Le gustaba firmar libros. Entró como en una especie de año sabático”, recuerda.

Entre sus recuerdos también hay un par de episodios en los que no entra en detalle, pero asegura engrandecen a Gabo. “Llamé a Mercedes para preguntarle si debía publicar el libro”, recuerda el periodista, quien recibió la bendición de la familia de García Márquez. “Cuando lo leyeron me dieron las gracias. ‘Ese es el papá nuestro, el abuelo de nuestros hijos’... Con esa bendición dormí tranquilo”.

Más realismo que ficción

El arquitecto de Macondo sacaba los nombres de sus personajes del directorio telefónico y sus historias de la realidad. Las sabía contar muy bien. Eso hizo que lo consideraran el padre del realismo mágico, dice Arizmendi. Y tan bien diseñó Macondo, que es la invitada de honor a la feria del libro de Bogotá para el próximo abril.

Antes, la magia y la realidad también estuvieron muy cerca en su partida, el 17 de abril de 2014, un Jueves Santo. “Al igual que Úrsula Iguarán, unas semanas después de su cumpleaños”, observa un artículo de EFE y continúa: “En su despedida, en el capitalino Palacio de Bellas Artes, estuvo rodeado, como su imaginario Mauricio Babilonia, de cientos de mariposas amarillas de papel, que volaron para recordar al maestro del “realismo mágico”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código