Kiara Sang, una modelo sin ídolos

Una de las caras de la primera versión Mercedes Benz Fashion Week Panamá, Kiara Sang, habla de su experiencia en el podio de la moda.
Kiara Sang es una de las caras del Mercedes-Benz Fashion Week Panamá 2014. LA PRENSA/Humberto Rueda. Kiara Sang es una de las caras del Mercedes-Benz Fashion Week Panamá 2014. LA PRENSA/Humberto Rueda.
Kiara Sang es una de las caras del Mercedes-Benz Fashion Week Panamá 2014. LA PRENSA/Humberto Rueda.

El delineado sobre los ojos café de la modelo Kiara Sang refuerza sus rasgos orientales, una herencia adquirida por descendencia.

Últimamente vestir de blanco es de su predilección, también es el tono con el que aparecerá en las vallas publicitarias del Mercedes-Benz Fashion Week Panamá 2014, una cita que va del 29 al 31 de octubre y tendrá como escenario el centro de convenciones Atlapa.

Kiara es espontánea, su imagen fresca y juvenil la ha llevado a su puesto de embajadora del gremio de chicas que buscan sobresalir en la pasarela junto con la colonense Kelly Acosta.

Con 19 años, Kiara cuando no está sobre tacones altos encandilada por las luces de la pasarela se dedica a sus estudios de ingeniería industrial en la Universidad Tecnológica de Panamá. “En el futuro quisiera tener mi propia empresa, aunque todavía no sé de qué”, dice ilusionada.

Siendo la penúltima de seis hermanos, Kiara ingresó a los 13 años a la escuela de modelaje de Physical en David, Chiriquí, donde residía hasta que se mudó a la capital para seguir sus estudios superiores.

Sus gustos poco femeninos, su pasión por el fútbol y su apariencia desaliñada en su adolescencia crearon pánico en su madre, quien la impulsó en sus pinitos hacia la pasarela.

“Al inicio como que no me gustaba e iba más por complacer a mi mamá”, confiesa la modelo de 1.80 metro de altura.

Sin proponérselo, Kiara logró ser seleccionada a los 16 años para desfilar en el Fashion Week de Miami, Estados Unidos.

Kiara confiesa que tras bastidores el mundo de una modelo no siempre es lo que parece: “Muchas veces diseñadores o sus asistentes te tratan como si fueras un objeto o un maniquí”.

Por ejemplo, a “algunos se les olvida que uno tiene sentimientos. Me tocó en una ocasión un diseñador que durante la selección me dijo un tajante ¡no! a mí y a otra chica, después deduje que era porque ambas éramos pelinegras”.

Sin embargo, estos percances Kiara los ha sabido superar, leyendo libros acerca de inteligencia emocional. Advierte de que el mundo de los accesorios, zapatos o el buen vestir se vuelve tentativo. “La moda es fría, y sumergirse en ella puede llevarte a olvidar la parte espiritual del ser humano”.

Zapatos grandes y piezas con el pecho al descubierto son las prendas que le pueden incomodar al pisar la pasarela. Ser el foco de atención ante el público no le roba la calma. “Cuando salgo no veo a nadie. Yo me imagino que no me están viendo”, dice de su mecanismo para vencer los nervios.

Kiara no se somete a estrictas dietas, y piensa que come sano porque su papá practica las costumbres chinas. “Mi antojo más raro es echarle trocitos de pan a la avena de hojuelas y comer crema de otoe sin sal”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código