superación

Madurar con la danza

El bailarín José Garrido llega a la fase final de su formación en el programa Enlaces, siendo así el primer egresado de esta iniciativa preventiva creada para reivindicar a través de la danza.

Bagaje artístico

Temas:

El bailarín completa su formación de ocho años en el programa de Enlaces, con un cúmulo de logros. El bailarín completa su formación de ocho años en el programa de Enlaces, con un cúmulo de logros.
El bailarín completa su formación de ocho años en el programa de Enlaces, con un cúmulo de logros. Ana Rentería - LP

En la memoria de José Garrido todavía resuena la frase que alguna vez le escuchó a su instructora de danza contemporánea, Analida Galindo: “Si aunque sea uno de estos niños logra llegar al final de este programa, sabremos que conseguimos el objetivo”. Tenía 10 años de edad cuando fue convocado a ser parte del p royecto Enlaces de la Fundación Espacio Creativo (FEC); pertenecía entonces a la primera generación de bailarines en potencia: 12 niños de barrios aledaños al Casco Antiguo que recibirían formación artística en danza contemporánea y apoyo en sus deberes escolares, como un método experimental para desviarlos de los caminos de la violencia.

Hoy José tiene cumplidos los 18 años y se ha dado cuenta de que entre aquellos escogidos ha sido el único en completar los ocho años de estudios en el movimiento corporal, no sin antes cosechar triunfos por medio de la danza que le han permitido viajar a más de cinco países y conocer otras realidades.

Esto no habría sido así sin apoyo, y señala a su abuela Alicia como propulsora desde el hogar, que lo acompañó y animó en sus años de transformación. De convertirse de niño a bailarín profesional.

Cuando José llegó a Enlaces era un chicuelo de mejillas redonditas, algo esquivo y muy callado. Ahora se perfila no solo como bailarín y coreógrafo calificado, sino que también ocupa su tiempo en idear iniciativas sociales con otros jóvenes desde su puesto como diputado juvenil para el circuito 8-7, el de Panamá centro. Viste orgulloso su corbata azul y camisa manga larga, uniforme del Instituto Nacional, de donde también saldrá graduado este año del bachiller científico. Mide casi metro y medio de estatura y su cara se muestra más ovalada que hace ocho años.

“Es un orgullo ver los logros de José en estos años. En Enlaces hemos puesto solo las herramientas, mostrado el camino, y él ha sabido aprovecharlo y maximizarlo”.

Analida Galindo Codirectora de la FEC.

Se acostumbró a tomar decisiones cruciales desde pequeño. “Renuncié a mis clases de karate y a mi afición por la natación”, dice un tanto amilanado. Con el karate habría participado en los juegos Codicader. “También habría sido bueno”, dice seguro de sí, pero no termina de arrepentirse del todo. La danza lo llevó a lugares no imaginados: Eslovenia, Nueva York y Francia han sido destinos explorados gracias a concursos y formaciones especiales en danza contemporánea, folclore moderno y ballet.

Cuando José conversa, cuida su dicción, mira hacia otro lado buscando la mejor respuesta, y no pierde la postura al sentarse por largo tiempo; lo ha aprendido en sus formaciones extracurriculares de liderazgo en el Laboratorio Internacional de Incidencia Ciudadana, donde jóvenes como él buscan soluciones a problemas del país.

Alguna vez soñó con convertirse en arquitecto, pero ahora que ha llegado el momento de salir de la compañía dancística como estudiante, se está planteando la posibilidad de obtener una beca para estudiar en Europa, más a fondo, su carrera como bailarín.

José Garrido junto a sus compañeros de baile en una sesión de ensayos del programa Enlaces. Expandir Imagen
José Garrido junto a sus compañeros de baile en una sesión de ensayos del programa Enlaces. Ana Rentería -LP

No más violencia

No fue por casualidad que José incluyó el karate en su cotidianidad. A menudo enfrentaba en el ambiente escolar la represión de sus compañeros. Con el karate aprendió a defenderse de los ataques.

“Tus papás no te quieren”, le lanzaba alguno que conocía su historia, y entonces el bailarín explotaba de furia. Varias veces fue a parar a la dirección del colegio. Una suspensión como resultado.

Su abuela paterna Alicia Gaitán, una masajista profesional, se hace responsable de esa condición. “Fui yo quien quiso quedarse con José. Era un niño de año y medio cuando decidí traérmelo para darle mejores oportunidades en la capital”, rememora Alicia, el soporte de su nieto. Antes el menor vivía con sus jóvenes padres en la provincia de Herrera. Ahora ambos residentes de Santa Ana , aceptan que fue lo mejor.

Mientras el bailarín caminaba la cuesta por su reconocimiento artístico, en la escuela no faltaba el amiguito que se salía con alguna burla. “¡Él baila! ¡Baila como las niñitas!”, le proferían otros para azuzarlo. Pero las molestias se desvanecían cuando llegaba al salón de ensayos en la fundación; allá también había maestros, como el colombiano José Leonardo Amaya y el cubano Luis Sierra, que les sirvieron de ejemplo y a reforzar su personalidad sin hacer caso del estigma por bailar. Cocreó una coreografía llamada Bullying.

“De Amaya aprendí que no importa de dónde vengas. Él tuvo una infancia difícil y me ha enseñado que hasta el más pobre puede llegar a ser rico; puedes alcanzar lo que te propongas, ir al país que quieras y que no hay límites”. Del maestro Sierra “aprendí a crear y a ser humilde. Se es capaz de encontrar una propia técnica y no todo tiene que salir de la academia”. También guarda su aprecio por Analida Galindo y Marlyn Attie, sus otras maestras.

Incluso esas tardes en que llegaba con mal humor a la fundación o cuando había tenido un mal día, ponía música y danzando se olvidaba de todo. Volvía a sí mismo.

En diciembre José clausura su estudio en Enlaces, donde aún quedan 50 chicos, y la más cercana en alcanzar su grado más alto es su compañera Valentina Marín.

Desde ya se prepara como maestro de otras nuevas generaciones, a las que está muy dispuesto a ayudar.

Bagaje artístico

2014: Primer viaje a Cartagena, Colombia, a un curso en el Colegio del Cuerpo, de la Compañía Danza Periferia.

2016: Fue invitado al XX Encuentro de Escuelas y Academias de Danza en Managua, Nicaragua.

También fue a Liublina, Eslovenia, para concursar en la competencia de danza juvenil Opus I, con su solo ‘Open Waters’.

2017: En enero fue al Taller Internacional de Entrenamiento Físico y Movimiento Contemporáneo ‘Revés’ en Heredia, Costa Rica, un entrenamiento intensivo con 40 bailarines de diversas latitudes y con altos niveles de exigencia.

En junio participó en el taller Conero Dance Camp que se desarrolló en Ancona, Italia, donde obtuvo una beca para el proyecto de alta formación UNI-Tanz lecce 2018.

2018: En febrero obtuvo la medalla de oro en la categoría Solo-Danza Contemporánea con ’Catching the dream’. Premiado en innovación coreográfica en el Programa Ballet Beyond Borders, del Rocky Mountain Ballet Theatre, en Missoula, Montana.

Piezas creadas: ‘Fuerza Corporal’ y el solo ’Catching the dream’. También es cointérprete y coreógrafo de ‘Un cuerpo en duda’.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Sep 2018

Primer premio

7 4 7 2

CBBA

Serie: 5 Folio: 5

2o premio

8555

3er premio

0439

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código