Males ´desatendidos´, problema económico

El descubrimiento de antígenos y de marcadores inmunológicos o genéticos es clave para crear vacunas y aplicar controles. Se requieren recursos.

Dentro de las enfermedades infecciosas hay un grupo considerado como “desatendidas” (EID), pero que afectan a más de mil millones de personas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre estas se pueden mencionar: el mal de Chagas, dengue, la Leishmaniasis, rabia, lepra, esquitosomiasis, helmintiasis, malaria y tuberculosis.

La OMS detalla que las EID son ocasionadas por diversos microorganismos y, en su gran mayoría, “son enfermedades crónicas cuyos efectos en la salud son perdurables, afectando el crecimiento, el desarrollo físico e intelectual y la capacidad de aprendizaje, lo cual disminuye la productividad laboral y la capacidad de generar ingresos adecuados”.

“Son una consecuencia y una causa de la pobreza”, expresa el Dr. Ibis Sánchez Serrano, panameño, consultor en temas de salud y autor de La crisis de los sistemas de salud. Explica que, por lo general, las EID son endémicas de regiones tropicales y países en vías de desarrollo, pero también pueden darse en países más desarrollados.

“Son desatendidas, primero, por la industria farmacéutica y, en algunos casos, por los gobiernos y los tomadores de decisiones en materia de educación, nutrición y vivienda”.

Sánchez menciona que aunque hay factores como: el cambio climático, las migraciones, la incursión en el hábitat de vectores, etc., que inciden en la aparición de algunas enfermedades, las ´desatendidas´ seguirán presentes siempre que exista la pobreza y las personas vivan en condiciones inapropiadas, sin agua potable, higiene ni acceso a servicios de salud.

“Se necesitan mayores esfuerzos para educar a la población”, destaca Sánchez. Por ejemplo, “el Gobierno fumiga, pero la gente no controla los criaderos de mosquitos en casa. En vez de decirles ´no hagas esto o lo otro´, hay que explicarles por qué y cuáles son las consecuencias, porque muchos no ven la relación entre causa y efecto”.

Para prevenir enfermedades, los gobiernos deben proveer herramientas, educación e información, pero la gente tiene que aprender a asumir responsabilidad por sus propias acciones y su salud. “Es un problema económico, científico, político y sociocultural”, añade Sánchez.

En opinión de la Dra. Walderez Dutra, del Instituto de Investigación SRI International, quien ha estudiado las EID en Brasil, para una prevención efectiva se requiere destinar recursos para la salud pública y para la investigación y desarrollo.

El descubrimiento de antígenos para desarrollar vacunas y de marcadores inmunológicos o genéticos para prevenir enfermedades o, por lo menos, para predecirlas y monitorear su tratamiento, son esenciales para controlar y erradicar estas y otras patologías.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código