PAULO COELHO

Manuel es necesario

HISTORIA. Manuel necesita estar ocupado. De lo contrario, tiene la sensación de que su vida no tiene sentido, que nadie lo ama, nadie lo quiere.

Por eso, en cuanto se levanta, tiene una serie de tareas: ver las noticias en televisión, leer el periódico, pedir a su mujer que se encargue de que los niños no lleguen tarde a la escuela, coger el coche, el metro, pero concentrado y asegurándose de que la gente vea que es un hombre útil.

Manuel llega al trabajo, se inclina sobre los papeles que lo esperan. Si es funcionario, hará lo posible para que el jefe vea que ha llegado a la hora. Si es jefe, pondrá a todos a trabajar inmediatamente.

Manuel va a almorzar, pero nunca solo. Si es jefe, se sentará con los amigos, discutirá nuevas estrategias, se quejará del exceso de trabajo. Si Manuel es funcionario, también se sentará con los amigos, se quejará del jefe, afirmará en un tono desesperado que hay varias cosas en la empresa que dependen de él.

Manuel, jefe o empleado, trabaja toda la tarde. De vez en cuando mira el reloj, se acerca la hora de volver a casa, pero queda allá un documento por firmar. Es un hombre honesto, quiere cumplir las expectativas de los demás.

Finalmente vuelve a casa. Toma un baño, se pone una ropa más cómoda, y se dispone a comer con su familia. De vez en cuando habla de su trabajo, pues no acostumbra a traerse las preocupaciones a casa. Terminada la cena, los hijos, que no están para deberes, se levantan de la mesa y se sientan delante del ordenador. Manuel, a su vez, se sienta también delante de aquel viejo aparato de su infancia, llamado televisión.

Va a acostarse, siempre con un libro técnico en la mesa de cabecera. Tanto si es jefe como empleado, sabe que la competencia es grande y que el que no se actualiza corre el riesgo de tener que enfrentarse a la peor maldición posible: estar sin trabajo.

Habla un poco con su mujer, a fin de cuentas, es un hombre trabajador que cuida de su familia y está preparado para defenderla. El sueño viene enseguida, Manuel se duerme, sabiendo que al día siguiente estará ocupado.

Esa noche, Manuel tiene un sueño. Un ángel le pregunta: “¿por qué haces esto?” Él responde que es un hombre responsable.

El ángel continúa: “¿serías capaz de, al menos durante 15 minutos al día, parar un poco, mirar el mundo, mirarte a ti mismo, y simplemente no hacer nada?”. Manuel dice que le encantaría, pero no tiene tiempo para eso. “Lo que me dices no es verdad,” dice el ángel. “Todo el mundo tiene tiempo para eso, lo que falta es valor. Trabajar es una bendición cuando nos ayuda a pensar en lo que estamos haciendo. Pero se convierte en una maldición cuando su única utilidad es evitar que pensemos en el sentido de nuestra vida”.

Manuel se despierta en mitad de la noche, envuelto en sudor frío. ¿Valor? ¿Cómo es posible que un hombre que se sacrifica por los suyos no tenga el valor de parar 15 minutos?

Más vale volver a dormirse, todo esto no es más que un sueño, estas preguntas no conducen a ninguna parte, y mañana voy a estar muy, muy ocupado.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código