Mission Blue: ¿dónde están los peces?

Las muestras colectadas durante la expedición al banco Hannibal serán analizadas en los próximos meses.

En 1995, una expedición científica del Harbor Branch Oceanographic Institute, con sede en Florida, recorrió las aguas del pacífico panameño y realizó dos inmersiones en el banco Hannibal, una montaña submarina ubicada a 24 km de la parte occidental de la isla Coiba, en la Zona Especial de Protección Marina del Parque Nacional Coiba. Allí realizaron una pequeña colecta en busca de organismos con potencial farmacológico.

Hace tres años, otro equipo, liderado por el Dr. Héctor Guzmán, biólogo marino del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Stri), exploró el banco con sonares y levantó información morfológica en tres dimensiones, lo que permitió tener una idea de la composición de sus sustratos.

“Por primera vez tuvimos acceso a una descripción geofísica del banco y vimos que era plano en la parte superior (guyot). La parte que estudiamos nace a unos 400 metros de profundidad, hasta la parte más somera, de unos 45 m de profundidad”, describe el Dr. Guzmán, que volvió a esa zona la semana pasada en una nueva expedición, para describir la fauna del lugar, realizar colectas y análisis de bioprospección.

A BORDO DEL ´DEEPSEE´

Entre el 4 y el 10 de marzo pasado, el Dr. Guzmán, junto a científicos de Indicasat, la Universidad de Panamá, la Autoridad Nacional del Ambiente y de la Autoridad de los Recursos Acuáticos, exploró el banco Hannibal a bordo del submarino “DeepSee”. La expedición, llamada “Blue Mission”, costó unos 160 mil dólares (solo en logística) calcula preliminarmente Guzmán.

La meta era hacer 14 inmersiones y un inventario de la biodiversidad, pero debido a factores logísticos y el mal tiempo, solo descendieron 12 veces, la mayor parte, a más de 200 m, y unas dos o tres veces entre los 100 m y 45 m. “La mitad de las inmersiones era exploratoria, donde solo describíamos el hábitat y lo que veíamos, y la otra mitad era para hacer colectas”, dice Guzmán.

Con base a la información obtenida previamente, buscaron pendientes pronunciadas donde esperaban ver más organismos. Desde el interior de la cúpula pudieron apreciar corales, esponjas, tunicados, cangrejitos, estrellas de mar, erizos, tortugas, plumas de mar, gusanos y algunos peces.

“Es una súper experiencia, te sientes como un aventurero y tienes acceso a información desconocida”, relata con emoción y visible cansancio Héctor Guzmán al día siguiente de volver del viaje al laboratorio de Stri, en Naos.

¿Que fue lo que más le impresionó?

“La soledad. La falta de peces. Como dijo la funcionaria de Anam, fue como visitar una casa sin habitantes. Lo primero que me pregunté fue: ¿dónde están los peces?” Y se responde a sí mismo: “Sabemos por qué no están”.

HÁBITAT LAMINAR

Casi el 55% del banco, hasta los 320 m o 350 m de profundidad, es hábitat arenoso. La arena se va acumulando en los valles en capas de 25 cm o 30 cm, y es evidente que durante mucho tiempo han ocurrido procesos de erosión de la roca y de los organismos que han muerto.

“Cuando encontramos los hábitat donde supuestamente debían haber muchos pargos o chernas, nos llamó la atención que en lugar de ser una estructura vertical, típica de arrecife poco profundo, más bien era muy laminar u horizontal. Anteriormente, con el sonar se había visto muy plano y lo confirmamos. Eran como planchas, una sobre otra, con huecos o espacios largos en medio donde se meten los peces. Además, si ves la estructura de la roca de estas láminas, está llena de huequitos, lo que implica que un erizo u otro animalito va erosionándola y así se va creando esta cantidad de arena”, menciona Guzmán.

HALLAZGOS

El DeepSee está equipado con una cámara de video de alta definición con la que los científicos captaron “cientos de gigas de película digital” que están procesando. Dos puntos infrarrojos van marcando el paisaje marino y sirven de referencia o escala para saber el tamaño del animal que se observa, ya que por el grosor de la cápsula transparente, se reduce el tamaño de lo que se está viendo en casi un tercio, explica Guzmán.

En total, con el brazo retráctil de la nave colectaron 83 muestras de diferentes organismos y otras 16 fueron extraídas manualmente.

Científicos de Indicasat colocaron organismos macerados en medios de cultivo (en platos Petri) para medir el crecimiento de bacterias y su potencial actividad química. Se hicieron 104 cultivos, que actualmente están en el laboratorio de Indicasat, para estudiar su potencial para elaborar drogas.

También se extrajeron rocas de distintas profundidades, que serán analizadas y datadas, en busca de información sobre la historia geológica del lugar.

“De corales suaves, creemos que tenemos registro de nueve especies nuevas para Panamá, y de corales duros, alrededor de cinco registros nuevos para el país, aunque es prematuro decir que alguna sea nueva para la ciencia”, explica Guzmán.

PESCA ¿SOSTENIBLE?

Durante la exploración, el científico de Stri descendió con el profesor Ángel Vega, biólogo pesquero en la regional de la Universidad de Panamá en la provincia de Veraguas, y contaron solo cuatro chernas.

“Este mismo submarino, a la misma profundidad, en la isla del Coco en Costa Rica, puede ver toneladas de peces, pero aquí, posiblemente, 15 libras”, indica Guzmán. “Sí pudimos ver agregaciones de pargo reproduciéndose, pero uno esperaría cientos de pargos, no dos o tres docenas”.

El investigador manifiesta su preocupación por los efectos de la pesca, sobre todo en las áreas someras de esta zona, ya que el Plan de Manejo del Parque Nacional Coiba no incluyó el banco Hannibal, y eso lo dejó con cierta vulnerabilidad.

“En las partes con sustratos rocosos donde se podían esperar peces, había unos pocos pescadores artesanales pero era ´notable´ la cantidad de embarcaciones de pesca recreacional o deportiva sobre un mismo punto del banco Hannibal, tratando de capturar trofeos (atunes y especies de picudos)”.

Añade que Panamá es famosa por estas especies, pero que la pesca recreacional debe ser regulada.

Durante la expedición tuvieron un incidente con una línea de pesca de una embarcación que se enganchó con la boya donde estaban sujetos mientras cambiaban el tanque para bucear. “Al salir, teníamos tres embarcaciones turísticas de pesca deportiva, cada una con cinco o seis líneas; una de pesca artesanal en movimiento y una con cuatro buzos subacuáticos de los que andan con harpones buscando los mismos trofeos. O sea, el banco Hannibal es un sitio atractivo enorme para que venga todo el mundo a sacar las especies que nosotros queremos proteger”.

La práctica de capturar y liberar a los peces tiene un efecto adverso, plantea. “No tenemos la evidencia para Panamá, pero sí la de otros países, publicada en revistas científicas, que indican entre 20% y 30% de mortalidad entre estas especies de picudos que son los trofeos favoritos”.

“A corto plazo, la pesca recreacional deja buenos ingresos al país, pero hay que ponerse de acuerdo en qué se quiere a mediano y largo plazo, porque la visión científica que tenemos es que la pesca no es sostenible con respecto a picudos. La autorregulación requiere más conciencia del sector pesquero y de las autoridades”.

Otro problema, recalca, es que la pesca selectiva por animales de gran tamaño incide en sus poblaciones.

“Si se saca un mero de 500 o 600 libras, para la ciencia ese ejemplar es un semental que va a dar millones de larvas potenciales para repoblar. Si sacaran animales de menor tamaño, pero ya maduros, tal vez la pesca podría ser un poco más sostenible”.

II PARTE

Mientras se adelantan conversaciones con la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para ver si se concreta una segunda expedición, los científicos separan, limpian y analizan las muestras, y deberán visitar colecciones de museos para ver si son realmente especies ya descritas o no. “Vamos a ir armando la información como un gran rompecabezas. Es una aventura”, dice Guzmán, “pero al final, vamos a obtener nuevos conocimientos”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código