PAULO COELHO

Mogo no quiere dejar de mejorar

CORREO. (Una bonita historia enviada por la lectora Shirlei Massapust).

Hace muchos años, vivía en China un joven llamado Mogo, que se ganaba el sustento picando piedras. Aunque era sano y fuerte, el muchacho no se conformaba con su destino, y se quejaba día y noche. Tanto blasfemó contra Dios, que su ángel de la guarda acabó apareciendo.

–Tienes salud y toda una vida por delante, dijo el ángel. Todos los jóvenes empiezan haciendo algo como tú. ¿Por qué te quejas constantemente?

–Dios fue injusto conmigo, y no me dio una oportunidad para crecer, dijo Mogo.

Preocupado, el ángel se presentó ante el Señor, pidiendo ayuda para que su protegido no acabase perdiendo el alma.

–Que se haga tu voluntad, dijo el Señor.

Todo lo que Mogo quiera le será concedido.

Al día siguiente, Mogo dijo: “¿Por qué yo no puedo ser noble también? ¡Ese es mi destino!” ¡Lo serás!, murmuró el ángel con inmensa alegría. Y Mogo se transformó en el dueño de un palacio suntuoso, con muchas tierras, rodeado de sirvientes y caballos.

Una tarde el calor era insoportable, incluso debajo de su sombrilla dorada, Mogo sudaba como en el tiempo en que picaba piedras. Entonces se dio cuenta de que no era tan importante como pensaba: por encima de él había príncipes, emperadores y sobre todos ellos estaba el sol, que no obedecía a nadie.

–¡Ah, ángel mío! ¿Por qué no puedo ser el sol? ¡Ese debe ser mi destino!, se lamentó Mogo.

–¡Pues lo serás!, exclamó el ángel, escondiendo su tristeza ante tamaña ambición.

Y Mogo se convirtió en el sol, como deseaba.

Mientras brillaba en el cielo, admirado con su gigantesco poder, un punto negro comenzó a avanzar hacia él. La mancha oscura fue creciendo y Mogo se dio cuenta de que era una nube.

–¡Ángel!, gritó Mogo- ¡La nube es más fuerte que el sol! ¡Mi destino es ser nube! ¡Lo serás!, respondió el ángel y Mogo se transformó en nube, y le pareció que había realizado su sueño.

Pero en la costa desierta del océano se erguía una inmensa roca de granito, tan vieja como el mundo. Mogo pensó que la roca lo desafiaba, y desencadenó una tempestad que nunca antes se había visto en el mundo. Las olas, enormes y furiosas, golpeaban la roca, intentando arrancarla del suelo y arrojarla al fondo del mar.

Pero, firme e impasible, la roca siguió en su lugar.

-¡Ángel! ¡La roca es más fuerte que la nube! ¡Mi destino es ser una roca!

Y Mogo se transformó en roca. “¿Quién podrá vencerme ahora?” –se preguntaba a sí mismo. Y así pasaron varios años hasta que, cierta mañana, Mogo sintió un pinchazo agudo en sus entrañas de piedra, al que siguió un dolor profundo.

Loco de espanto gritó: ¡Ángel! ¡Alguien está queriendo matarme! ¡Él tiene más poder que yo, y yo quiero ser como él! “¡Y lo serás!”, exclamó el ángel. Y fue de esta manera como Mogo volvió a picar piedras.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código