Molestias al mamar

Investigadores descubrieron las características que deben tener los chupetes de biberón para que el proceso de alimentar a los bebés sea más natural.

Un estudio comprensivo de los comportamientos del bebé al alimentarse revela los tres factores clave en la succión al mamar: la sujeción, el movimiento peristáltico y el tragar.

Estas conclusiones se lograron con la colaboración de pediatras, enfermeras obstetras y más de 3 mil bebés y sus familias, explica Yuki Ono, subgerente de mercadeo de Pigeon Japón en la primera presentación de una nueva alternativa de chupete para Latinoamérica realizada en Panamá.

El estudio fue realizado por los investigadores Yoshihiro Hayashi, del Japan Green Medical Centre London y Saturo Saito, jefe de laboratorio de alimentación materna del Centro de Investigación y Desarrollo de Pigeon, con la colaboración de Jikei University School of Medicine de Tokio.

Según Ono, por años se han realizado investigaciones para lograr que el proceso de alimentación del bebé sea lo más natural posible y evitar el fenómeno llamado “confusión del pezón”.

Comenta que el hecho de que el infante perciba al chupete del biberón como un material extraño, que no lo motiva a mamar, representa una causa de frustración para muchas madres del mundo al tener que salir de casa a trabajar.

En las conclusiones del estudio los investigadores detallan cómo interviene cada factor en la succión al mamar. En la sujeción, los labios y la lengua sujetan el pezón y la areola; el movimiento peristáltico se refiere al movimiento ondulado de la lengua que comprime y expande el pezón, y al tragar los infantes transfieren la leche hacia el esófago, explican.

Observaciones

Se ha dicho en estudios previos que la confusión con el pezón materno y el chupete sintético está relacionado a la diferencia entre el movimiento de la lengua del bebé cuando succiona, comenta Ono.

Los investigadores observan que el movimiento en ciclos de succión es de aproximadamente 0.8 segundos, durante 10 a 15 minutos.

Según explica el estudio, cuando los adultos y los niños tragan, sus vías respiratorias se cierran temporalmente, mientras que en el caso de los recién nacidos hay una relación muy cercana entre tragar y respirar.

Entonces, consideran recomendable usar un chupete con un agujero más pequeño para prevenir que el bebé trague demasiada leche y pueda atorarse.

De acuerdo con otras observaciones, durante la alimentación por biberón pasa que el enlace entre la boca y el chupete no es el apropiado, causando que se derrame mucha leche. Esto pasa de manera más frecuente cuando los bebés succionan chupetes más duros y delgados que cuando usan unos más suaves y gruesos, indican.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código