Neruda, no invoco tu nombre en vano

Las posturas políticas de izquierda que posiblemente ocasionaron la muerte de Pablo Neruda a manos de Pinochet recorren su obra de principio a fin.
Ilustración: Lowis Rodríguez Ilustración: Lowis Rodríguez
Ilustración: Lowis Rodríguez

“¡Frente a vosotros he visto la sangre/ de España levantarse/para ahogaros en una sola ola/de orgullo y de cuchillos!” (Explico algunas cosas. España en el corazón, 1937).

La poesía de Neruda constituye un sistema que crece y se desarrolla con las distintas fases de la vida del autor. De comienzo modernista en sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada, ahonda en el surrealismo con las Residencia en la Tierra (I, II, III), que es quizás el poemario que más ha influido en la poesía latinoamericana hasta hoy.

Sin embargo, lo social y lo político se convertirán a partir de 1936 en el sostén principal de su obra. “El sentir político en la obra de Neruda comienza desde la tercera Residencia en la Tierra y en España en el Corazón. La Guerra Civil española, lo que motivó la escritura de esta obra, es lo que lo define como comunista cuando estalla el conflicto en 1936”, explica el académico y experto en literatura española, Aristides Martínez Ortega.

Para la escritora y docente universitaria Alondra Badano, “Neruda está vinculado a España por su amistad con los autores españoles. Lo de España es una relación ética y estética. Y desde aquí puede verse que no hay Neruda que no sea político”, dice.

“Su vida además está sostenida por su ideal político y su militancia en el partido fue verdadera hasta el final ”, agrega.

“Yo cambié tantas veces de sol y de arte poética/ que aún estaba sirviendo de ejemplo en cuadernos de melancolía/ cuando ya me inscribieron en los nuevos catálogos de los optimistas” (La Barcarola, 1967).

A partir de su consolidación como comunista, “Neruda cae en cuenta que la poesía debía servir como instrumento social” explica Badano. Por eso, se hace un cambio radical en su forma de escribir poesía.

“Después de esta epifanía de lo social, Neruda ´corrige´ el lenguaje elevado y surrealista de las residencias porque sentía que por ser demasiado elaborado no llegaba a la gran masa popular de la gente, y de allí en adelante su poesía tendía a que tuviera una función comunicativa”, expresa Martínez.

“Me has dado la fraternidad hacia el que no conozco/ Me has agregado la fuerza de todos los que viven” (A mi partido. Canto general. 1950).

Antes de entrar a la discusión de cómo es la poesía de corte político de Neruda, Badano advierte que “no hay que encasillar la política, a lo que conocemos de la política. La gran política es como un gran arte. En ese sentido se puede ubicar al poeta”.

Por sus orígenes humildes en una región casi olvidada de Chile, la escritora considera que su posición de izquierda era “coherente con su origen y con su tiempo”.

Así, por ser un poeta de una vasta producción, sus ideas de compromiso social se encuentran esparcidas por su obra completa.

No obstante, si de señalar ejemplos puntuales se trata, el escritor Ariel Barría indica que el sufrimiento, el destierro por sus ideas y su crítica acerba a los gobernantes “se respira a lo largo de todo el Canto general”.

Martínez indica que “incluso en la época de las Odas elementales y Los versos del Capitán, a pesar de ser una poesía más luminosa y erótica, el sentido comprometido “puede atisbarse fácilmente”.

Badano, por su parte, opina que los grandiosos poemas de Alturas de Machu Picchu, los dedicados a la historia de Chile y de la América completa dentro de Canto general, plantean “un imaginario poético y político en el que redescubre la conciencia indígena”.

“Nixon, Frei, Pinochet hasta hoy, hasta este amargo/ mes de setiembre de 1973/(...) sátrapas mil veces vendidos/ y vendedores, azuzados/ por los lobos de Nueva York” (Las Satrapías, 1973).

Curiosamente, es posible observar hasta que punto su vida y obra se funden en sus últimos poemas. Martínez quien residió en Chile, comenta que “luego del golpe de Pinochet, Neruda incluso logra escribir unos poemas en contra del dictador con una fiera denuncia compuestos poco antes de su muerte. O sea que sus últimos poemas fueron políticos”.

A esta última parte de la producción del Nobel, muchos críticos literarios la han tachado de ser “poemas panfletarios”. Sobre esto, el académico expresa que “la aparición de lo panfletario, sucede cuando el autor sobrepone a lo literario la denuncia política o el elogio político”. Aunque ciertamente esto llegó a suceder y Badano pone por ejemplo el terrible poema Nuevo canto de amor a Stalingrado, ambos expertos concuerdan en que el poeta logró conjugar la más alta poesía junto a la denuncia, sin problemas.

Solo queda esperar por los resultados que determinarán si el horror de la dictadura chilena añade a sus listas a uno de los más grandes de la poesía universal.

Barría expresa que “si los déspotas leyeran la historia se darían cuenta de que, al morir, los poetas florecen generosamente; pero si mueren asesinados dan lugar a árboles robustos que echan una sombra espesa sobre el nombre podrido de sus verdugos”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código