Niños en medio de conflictos

Se considera maltrato psicológico hacia un niño el hecho de que uno de sus progenitores lo ponga en contra del otro.
Los parejas divorciadas deben procurar un clima propicio para llevar relaciones sanas con sus hijos. FOTOLIA. Los parejas divorciadas deben procurar un clima propicio para llevar relaciones sanas con sus hijos. FOTOLIA.
Los parejas divorciadas deben procurar un clima propicio para llevar relaciones sanas con sus hijos. FOTOLIA.

Dejar mal parado al padre o madre de un niño o emitir juicios que resten valor o denigren a uno de los dos adultos ante su hijo, es considerado una forma de maltrato psicológico hacia los pequeños.

Este comportamiento es frecuente en parejas separadas o divorciadas con hijos en común y se conoce como “alienación parental”, según comenta el psicólogo clínico José Eloy Hurtado.

Generalmente se da cuando uno de los padres intenta ganarse el favoritismo de su hijo(a) y quiere evitar que se incline por el otro (madre o padre).

La alienación parental no es más que tratar de convencer al hijo, mediante argumentos (verdaderos o falsos), de la superioridad de un progenitor sobre otro. Generalmente se da por parte de la persona con quien más tiempo convive el infante y cuando este comprende el lenguaje.

Hurtado dice que muchas veces las exparejas piensan individualmente, sin tener en cuenta que el niño tiene el derecho a establecer un lazo afectivo con su papá y su mamá, independientemente de los conflictos que estos tengan.

Las consecuencias de la alienación parental suelen manifestarse en conductas de dependencia, ansiedad, depresión u otros trastornos de tipo neurótico que afectan al niño y dejan secuelas en la vida del posterior adulto, señala Hurtado.

Por lo general, sostiene Hurtado, esto crea mucho resentimiento después, cuando el niño(a) se percata de que la situación no era como pensaba.

En la esfera legal

Aunque la alienación parental es un tipo de abuso o maltrato psicológico, Gilma De León, abogada especialista en derecho de familia, sostiene que este sigue siendo un maltrato difícil de probar, a diferencia del maltrato físico. “Se debe comprobar que el niño rechaza a su padre o madre por ese motivo”, plantea.

Explica que en los tribunales, al definir la guarda y las visitas sobre los menores, se establece una cláusula que prohíbe que uno de los padres emita juicios de valor, o frases desvalorantes o descalificadoras en contra del otro progenitor ante su hijo.

Si el adulto incurre en esta violación, se le restringe la guarda o visitas, y si insiste en la alienación siendo observado por un especialista, puede perder provisional o definitivamente sus derechos de paternidad o maternidad, sin que eso exima la responsabilidad de la pensión alimenticia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código