golpe de 1968

Pasado y futuro de Panamá en una novela

El ayer de Panamá y cómo nos brinda enseñanzas para enfrentar desafíos fueron abordados durante un conversatorio sobre la novela ‘La serpiente de cristal’.

Temas:

Amalia Nicolau (moderadora) y los expositores Daniel Domínguez Z. y Guillermo Castro. Gabriel Rodríguez Amalia Nicolau (moderadora) y los expositores Daniel Domínguez Z. y Guillermo Castro. Gabriel Rodríguez
Amalia Nicolau (moderadora) y los expositores Daniel Domínguez Z. y Guillermo Castro. Gabriel Rodríguez

El pasado 11 de octubre, justo cuando se cumplían 50 años del golpe de Estado de 1968 en Panamá, se desarrolló un conversatorio sobre La serpiente de cristal, de Tristán Solarte (seudónimo de Guillermo Sánchez Borbón), una novela que revive los sucesos de aquel episodio histórico y que ahora cuenta con una versión digital por iniciativa de la Editorial Libertad Ciudadana.

Análisis de la novela

El periodista Daniel Domínguez Z., editor de La Prensa, fue el primero en tomar la palabra en el encuentro celebrado en la Librería de Panamá Viejo. Planteó: “El panameño promedio prefiere olvidar a recordar el pasado. Algunos lo hacen por una cuestión de sobrevivencia, otros por puro acomodo, unos más por un acto de cobardía, y otros tantos como una medida de prevención. Sánchez Borbón siempre ha tenido la valentía de mirar sin miedo al pasado, y lo hizo cientos de veces en su columna “En pocas palabras” de La Prensa, que puso en su sitio a una dictadura militar que trataba de callar a todo disidente. A Guillermo le fue de lo más fácil escribir en tiempos de paz democrática, sobre aquellos mismos hombres que se robaron el país con el mayor de los descaros”.

En La serpiente de cristal nos recuerda, apuntó el periodista, “que somos un país frágil y fuerte; fuertes porque sobrevivimos a un Arnulfo Arias dado a la autodestrucción política cada vez que llegaba a la presidencia; fuertes porque sobrevivimos a unos gorilas que expropiaron al istmo por más de 20 años; fuertes porque nos levantamos después que un poderoso ejército extranjero. Incluso, Panamá ha seguido adelante a pesar de haber tenido tanto mandatario mediocre, cuando recuperamos la opción de elegir en las urnas desde la década de 1990 hasta el presente”. De forma paralela, prosiguió, “hemos sido un pueblo frágil como el cristal, que hemos ido de olvido en olvido, sin ganas de mirar atrás, con miedo de que todo vuelva y sea aún peor. Por suerte todavía hay personas que miran a la muerte sin temblar, y uno de ellos es Guillermo, quien se jugó la vida cada día mientras trabaja como periodista para que todos, hoy, gocemos de libertad”.

“Si esta novela tiene un tema, es lo que significó para el país, y para el mundo, los acontecimientos de 1968. Fue una época atroz. En Panamá estuvimos a punto de una guerra civil (...) Ese año el crecimiento de Panamá era notable, pero de repente se rompe la coalición política y esto se convierte en el preámbulo del golpe militar”, le dijo Sánchez Borbón a Domínguez Z. sobre La serpiente de cristal.

Guillermo Sánchez Borbón. Expandir Imagen
Guillermo Sánchez Borbón.

Vistazo general

Luego correspondió el turno al sociólogo Guillermo Castro, quien destacó la agitación global de 1968 y su singular importancia por dar pie a una primera grieta en el orden liberal que se estableció tras la conclusión de la Segunda Guerra Mundial. “Se registraron grandes movilizaciones sociales; eso que empieza en 1968 y termina con la disolución de la Unión Soviética, igual que en Panamá, que terminó con la invasión de 1989”.

Lo primero que hay que tener claro, expuso Castro, es que “somos un país particular, con dos independencias, de España y de Colombia, y luego un tercer periodo ambiguo, podría decirse que de protectorado; eso nos convierte en el estado nacional más joven de América Latina en culminar su propia formación, hace apenas 18 años”.

Que somos un país que no basa su economía en la exportación de ningún producto, sino en los servicios para hacer posible la exportación de los productos de otros países, y que a pesar del crecimiento económico, persiste la inequidad, con zonas en donde la pobreza alcanza al 93% de la población. Actualmente se mantiene un deterioro institucional que reclama una constituyente y “por eso hoy, es más importante que nunca, el mensaje de La serpiente de cristal: somos un país débil con problemas, pero también somos fuertes para reconstruirnos”. Por tanto, “no debe haber lugar para la desesperanza y compromiso, tendrá que ver con la necesidad de encontrar una solución democrática a los problemas que no hemos resuelto”. Es una obra “cargada de futuro, que nos alerta sobre las formas que no debemos, y en aquellas en que sí podemos enfrentar los desafíos”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Oct 2018

Primer premio

1 3 7 9

CADB

Serie: 21 Folio: 10

2o premio

9879

3er premio

5703

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código