Unesco

Patrimonios de la humanidad

La expresión poética y musical de los guajiros cubanos y la fiesta de la abundancia en Bolivia son reconocidos como patrimonios inmateriales.

Temas:

Compay Segundo fue exponente del punto cubano. Compay Segundo fue exponente del punto cubano.
Compay Segundo fue exponente del punto cubano. Archivo

La Unesco anunció en su cuenta oficial de Twitter que ha declarado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad al punto cubano y a la Feria de Alasita en Bolivia.

El punto cubano o guajiro nació entre los españoles asentados en el siglo XVII en los campos de Cuba que, con instrumentos de cuerda, cantaban a la vida campestre, la nostalgia, el amor, tomando la décima y la cuarteta, como base de su creación. A través de los años se enriqueció con otros ritmos nacidos en Cuba como la guaracha y el son.

Todos los domingos a las 7:00 p.m., los amantes de la música campesina cubana sintonizan el programa televisivo Palmas y Cañas, que desde 1962 reproduce un divertido guateque (fiesta), que tiene como base musical el punto cubano. Por su plató han pasado los mejores cultores de esa música, casi todos fallecidos ya, como Celina González, Ramón Veloz, Coralia Fernández, Inocente Iznaga, el dúo Los Compadres y Francisco Repilado, Compay Segundo.

La década de 1940-1950 es considerada “la Edad de Oro del Punto Cubano”, que se popularizó en la isla gracias a la radio, la televisión y la industria discográfica. Los instrumentos más usuales en su ejecución son el laúd, la guitarra, el tres, el contrabajo, clave, güiro y tambores.

Lo más atractivo del guateque es la controversia, una especie de duelo cantado entre dos personas que improvisan los textos y que suele terminar con un abrazo.

Por otro lado, los recorridos rituales en la ciudad de La Paz durante la Feria de Alasita, la fiesta de la abundancia en Bolivia, también fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La tradicional Alasita (“cómprame”, en aymara), arranca cada 24 de enero. Por espacio de un mes, miles de bolivianos compran todo tipo de bienes en miniatura fabricados por hábiles artesanos –casas, autos, dinero en dólares y pesos bolivianos, electrodomésticos y títulos profesionales– con el anhelo de que se materialicen en sus vidas. Las miniaturas se intercambian o se regalan entre parientes o amigos, e incluso entre desconocidos durante la feria.

Es también común que los devotos adquieran animales de yeso o metal, como sapos que representan la suerte, búhos que hacen referencia a la inteligencia o la sabiduría, y gallos y gallinas para que las personas solteras puedan conseguir pareja.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código