La última palabra

Paz y amor sin muros

Temas:

Una semana sin igual en Panamá. Con mucha vibra juvenil. Se ha congregado una representación de 150 de los 193 países que integran las Naciones Unidas.

En torno al credo católico, y con un líder nacido en Buenos Aires, barrio porteño de Flores, hace 82 años, uno de nuestra cultura latinoamericana, Jorge Mario Bergoglio: papa Franciscus. Pontífice número 266 de uno de los credos más relevantes entre los 4,200 contabilizados.

Pocas naciones han tenido la oportunidad de Panamá: que un representante del apóstol Pedro dirija desde aquí su palabra al mundo, en sus prédicas religiosas, fundamentadas en la vida de Jesús, con énfasis en su martirio, y su sentir contemporáneo, en el que ha demandado reforzar justicia, paz, amor, concordia e integración.

Mientras se encuentra en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), aumenta el clamor por la lamentable situación de Venezuela, de la que demanda una solución ‘justa y pacífica’, sobre el poder político, hoy disputado por el presidente Maduro y el presidente Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional.

Papa Franciscus, sabio abuelo de 82 años, expone su carisma, naturalidad, sencillez adonde se dirige. Muchos actos están programados con tiempo milimétrico, con sus actores y previsiones. Otros son fortuitos, como la celebración del cumpleaños de la doctora Mollick o al guardaespaldas del esepeí, donde el argentino llevó la voz cantante.

Ha convocado a los jóvenes a luchar por su espacio, que la vida es ahora, y que su compromiso debe redoblarse para construir un mundo mejor. En familia y comunidad. Advierte contra la incultura del abandono, de personas que sufren su soledad y no se activan.

Ante puñado de políticos denunciados, que no estaría previsto, en el Palacio Bolívar condenó la corrupción. ¿Llevar una vida que demuestre que el servicio público es sinónimo de honestidad y justicia. Ese grupo después fue abucheado por transeúntes cuando intentó tomarse un selfi con el pontífice en la portada de la Iglesia de San Francisco de Asís.

Que los jóvenes tiendan puentes; no muros. Repudió la lacra de los feminicidios y se adelantó a una reunión futura de obispos para afrontar el flagelo de la pederastia por parte de sacerdotes. La Iglesia está herida por su pecado, por ese crimen horrible, indica.

En la vigilia en Metro Park, a orillas del Océano Pacífico, durante muchas horas miles de centenares esperaron 15 horas para escuchar la misa campal de domingo, con la que se despidió de los encuentros masivos. No se sabe bien cuántos eran.

Una acampada que recuerda, bajo reglas menos irreverentes, la reunión hippie de hace 50 años, en Woodstock, Nueva York, de cuatro días, de decenas de presentaciones de música rock.

Antes de llegar de Roma, Franciscus había demandado de los jóvenes participantes que ‘armaran lío’, que participen, que no se queden quietos, que sean dinámicos en este momento de la historia.

Panamá es punto de encuentro, de convocatoria, de sueños. Esa es su vocación. Como lo pensó hace casi 200 años, cuando Bolívar plasmó que nuestra ciudad fuese la capital del mundo, que se materializó como sede del Congreso Anfictiónico.

El autor es docente y periodista

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Sep 2019

Primer premio

0 0 3 9

ACCA

Serie: 22 Folio: 3

2o premio

9760

3er premio

8200

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código