Pinochet, plagio e ´intelecto´

Una investigación del periodista chileno Juan Cristóbal Peña pone en entredicho la obra literaria del dictador Augusto Pinochet.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412032OqKS4.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412032OqKS4.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412032OqKS4.jpg

Augusto Pinochet, el hombre que durante 17 años dirigió con mano dura el destino de Chile, era un “intelectual limitado” que plagió los libros que escribió y que coleccionó de forma compulsiva más de 55 mil volúmenes en su biblioteca privada, valorada en más de 3 millones de dólares.

Así lo revela el periodista chileno Juan Cristóbal Peña en su obra La secreta vida literaria de Augusto Pinochet, que muestra la obsesión del militar por aparentar ser un estudioso, sobre todo de geografía, geopolítica y marxismo.

“Pinochet fue producto de las oportunidades, más que de las convicciones. En algún momento de su carrera vio la posibilidad de hacer un camino en la Academia como una forma de sobreponerse a sus limitaciones intelectuales, limitaciones de un hombre que se sabía menospreciado por sus pares en términos intelectuales”, explica Peña en entrevista con EFE.

Antes de llegar al poder (1973-1990), Pinochet escribió varios libros, todos con escasez de bibliografía, entre ellos Geopolítica.

En esta obra, la más famosa de todas, llegó a plagiar a su mentor, el general de izquierdas Gregorio Rodríguez Tascón.

A partir de 1973, señala el autor, Pinochet “se propuso instalarse como el único hombre de la geopolítica en Chile y tal vez uno de los pocos en Latinoamérica”.

Esta obsesión de Pinochet se hizo todavía más notable cuando el exiliado general Carlos Prats, su predecesor como jefe del ejército, escribió un artículo en una publicación argentina sobre esta materia. Según Peña, Prats “representaba el modelo al cual Pinochet siempre quiso acercarse”. “Pinochet era un hombre de un intelecto limitado; siempre fue un alumno del montón. Prats ponía al descubierto sus debilidades, porque era un militar brillante”.

Por este motivo fue el asesinato de Prats, ocurrido el 30 de septiembre de 1974 en Buenos Aires a manos de agentes de la policía secreta de la dictadura de Pinochet.

Según el autor, el dictador decidió “reeditar sus antiguos libros” con la colaboración de los medios de la época, y “coleccionar” obras de no ficción de forma compulsiva a costa de dinero público. “Atesoró, pero no con un afán exhibicionista, sino fetichista y para convencerse a sí mismo de que realmente era un intelectual”.

Sobre si consiguió que se le viera como un intelectual, Peña no lo duda: “Es innegable, se salió con la suya”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código