Prevenir, además de tratar

La diabetes es la sexta causa de muerte en Panamá. Según cifras del Ministerio de Salud, en 2009 murieron 744 personas por esta enfermedad metabólica.

El paciente diabético no se muere por tener “el azúcar alta”, sino por las complicaciones de ese excedente de azúcar que afecta, sobre todo, el sistema sanguíneo, al corazón, los riñones y ojos.

Los diabéticos tienen mayor riesgo de sufrir la amputación de un miembro y de desarrollar ciertos tipos de cáncer (páncreas, mamas, hígado, colon, próstata).

Aunque la diabetes tipo 1  es autoinmune, se autodestruyen las células betapancreáticas que producen insulina. Entre 90% y 95% de los diabéticos tiene el tipo 2, en el que la obesidad y estilo de vida influyen mucho.

“El diabético tipo 2 tiene un componente genético, y, en las familias con ese factor de riesgo, los que más temprano van a desarrollar la enfermedad son los más gorditos u obesos”, menciona el médico endocrinólogo Daniel Abouganem.

FÁRMACOS Y TECNOLOGÍA

Recibir un tratamiento adecuado es importante para optimizar los valores de glicemia y prevenir las complicaciones a largo plazo.

Hay muchos tipos de medicamentos. El básico y recomendado por las sociedades de pacientes diabéticos es la metformina, que es económico, de fácil acceso y que ha mostrado seguridad y efectividad. Hay evidencias de que incluso puede reducir la prevalencia de cáncer en personas diabéticas, explica el Dr. Abouganem.

También están las incretinas ­orales e inyectables­ que estimulan la producción de insulina, son bien tolerados y no producen hipoglicemia. En cambio, las sulfonilureas, que estimulan directamente la producción de insulina en el páncreas, aunque son muy efectivas pueden causar hipoglicemia.

Hay una gran diversidad de insulinas, de acción más corta o prolongada, lo que permite hacer combinaciones para simular el balance fisiológico normal de la hormona; aparatos para medir los niveles de azúcar en sangre; y bombas de infusión de insulina para personas con diabetes tipo 1. Estas existen desde hace muchos años y trabajan con un esquema basal bolo, que en 24 horas administran continuamente la insulina, según la dosis que el médico estipule.

“Es un modelo de tratamiento más costoso, que demanda mucho al paciente, pues debe monitorear las glicemias capilares con más frecuencia y contar los carbohidratos en cada comida. Mientras más ingiera, más insulina deberá aplicarse”, añade el Dr. Abouganem.

Liliana Rodríguez, especialista de producto de la compañía CentralMed, que distribuye el sistema Paradigm Veo de Medtronic, explica que cada vez que la persona come, debe apretar un botón, introducir la glicemia que tiene y los gramos de carbohidratos que ingiere. El aparato, que parece un bipper, le indica cuánto debe inyectarse en cada comida.

Este se conecta con un cable a una especie de parche en la piel que tiene una pequeña aguja por donde se administra la insulina. El paciente debe tenerlo todo el tiempo, se lo puede retirar por dos horas, al bañarse, por ejemplo, y después de tres días se cambia.

“Todo paciente diabético debe saber todo de su enfermedad, pero los que usan bomba tienen que tener mucha disciplina”, recalca Rodríguez. Otros aparatos son complementarios, como el Guardian Real Time, que toma 288 lecturas de glicemia por día y reduce la toma de glicemia capilar de cinco veces diarias, a dos. “Este brinda más valores para analizar qué está pasando, se puede descargar un informe y ver la información en gráficas”, agrega Rodríguez.

INVESTIGACIONES

Los científicos trabajan para diseñar nuevos fármacos que solo deban aplicarse semanal o mensualmente, o que bloqueen la reabsorción de glucosa a nivel renal. También se busca crear un sistema que, automáticamente, mida el nivel de glucosa y aplique la cantidad de insulina necesaria.

En 2010, la revista Science Translational Medicine publicó un estudio de la Universidad de Boston, donde crearon un páncreas artificial, capaz de mantener niveles casi normales de glucosa, sin causar hipoglicemia. El sistema, para tratar la diabetes tipo 1, controla la insulina con tecnología informática y fue probado en el Hospital General de Massachusetts, pero este tipo de dispositivo sigue en estudio.

El uso de células madre para elaborar células betapancreáticas ha generado mucha expectativa, aunque este enfoque también sigue en investigación. Otro abordaje es el de la modificación genética, pero, en el caso de la diabetes tipo 2, es algo más complicado, porque intervienen muchos genes.

Las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, van a “desbaratar” el sistema de salud, estima el cardiólogo Jorge Motta. Para él, resolver la inequidad en el país será clave en su manejo.

En países europeos, entre el 10% y el 12% de los presupuestos nacionales de salud se va en el cuidado de la diabetes, dice el Dr. Abouganem. “Países como el nuestro no van a poder con los costos”. En su opinión, la prevención y la orientación a la población son cruciales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código