Pubertad precoz, la niñez recortada

En las niñas la adolescencia adelantada es más común que en los niños. Son más propensas aquellas que tienen problemas de obesidad.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412021WJBYp.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412021WJBYp.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412021WJBYp.jpg

Cuando los rasgos de la pubertad afloran antes del tiempo esperado, el pánico suele reinar entre los padres y la ansiedad se apodera del niño o niña.

Basta con la aparición de vellos en las axilas, el aumento de senos o el primer ciclo menstrual en niñas con menos de 8 años para formar parte de la generación que experimenta la pubertad precoz.

En los niños, la adolescencia llega antes de los 9 años, marcada por el acné, el vello facial y el aumento en el tamaño del pene y los testículos.

A los estudiosos de la pubertad precoz ya no les sorprende que niñas de 4 años se adentren a su etapa juvenil.

La pubertad precoz ha llegado para abolir los esquemas existentes. Antes se pensaba que el desarrollo sexual en las niñas ocurría entre los 8 y 13 años, y en los varones entre 10 y 14 años.

Y cuando apenas se creía que la pubertad se iniciaba de manera distinta, incluso en individuos del mismo sexo, apareció en el panorama la pubertad precoz como una invasora de la niñez.

En 2011, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ( Unicef, por sus siglas en inglés) avistó el suceso. “La edad de inicio del desarrollo ha descendido tres años en el transcurso de los últimos dos siglos”, documentó en el Informe Estado Mundial de la Infancia.

El doctor panameño Iván Wilson, presidente de la Sociedad Panameña de Pediatría, detalla, basado en estudios científicos, que “los cambios de la pubertad en los varones se observan de seis meses a un año antes que en décadas pasadas”.

La Unicef sitúa el desarrollo en las niñas “entre los 12 y 18 meses antes que el de los varoncitos”.

En tanto, las cifras del desarrollo prematuro son lideradas por las niñas, puesto que por cada niño que atraviesa ese período de desarrollo otras 20 niñas experimentan los cambios también.

¿Cómo ocurre?

Según Wilson, el desarrollo tiene una causa central y una periférica, que se originan en distintas áreas del cuerpo.

La central sucede en el cerebro mediante la liberación de la hormona Gonadotropinas (GNRH), que activa otras dos hormonas LH (luteinizante) y FSH (foliculoestimulante), estas a su vez se dirigen a los testículos o a los ovarios para producir testosterona o estrógenos, respectivamente, generando así los cambios propios de la adolescencia.

El galeno afirma que aún se desconoce el porqué del inicio de esta actividad hormonal que se presenta “en un 90% en las niñas y 40% en los niños ”.

La segunda causa, aunque según Wilson muy rara vez se da, es la periférica, que consiste en que “los cambios hormonales ocurren directamente en el ovario o glándulas suprarrenales y no en el cerebro”, explica.

Factores

Uno de los factores que se asoman como posibles contribuyentes del desarrollo temprano es la obesidad.

Recientemente, la revista Quo citó a la doctora mexicana Leticia García Morales, quien atribuyó a la hormona leptina, presente en niñas obesas, el detonante de la pubertad precoz.

Al respecto, la endocrinóloga pediatra panameña Cristina González Niño plantea que una solución para este patrón sería un tratamiento que disminuya los niveles de leptina en las niñas obesas, más el fármaco (Exenatide), que reduce la leptina en obesos adultos y no está aprobado para pacientes pediátricos.

Otras teorías apuntan a que la contaminación ambiental puede ser el incitador de la pubertad adelantada.

Y otras se aferran en que se debe la evolución al entorno social. La mejoría en la calidad de vida y, por ende, en la alimentación con respecto a décadas anteriores puede haber influenciado la aceleración de la pubertad.

González Niño asocia el hecho de que niñas adoptadas en países con mayor nivel de desarrollo que el lugar de origen tienden a desarrollarse tempranamente.

Consecuencias

Cuando un chico o chica transita por la pubertad precoz, puede experimentar ansiedad, depresión o tendencia a la agresividad de acuerdo con un estudio del Instituto de Investigación Murdoch, en Australia.

Para la psicóloga clínica Alaiza Escudero, los cambios físicos aunados a los biológicos hacen de esta etapa “un proceso difícil para el menor en el cual puede haber mucha confusión”.

En cuanto a los padres, la especialista sugiere que se informen, mantengan la comunicación con su hijo para estar alerta ante los signos de la pubertad y poder llevarlo a un tratamiento oportuno.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código