Reabren mítico bar del siglo XX

El Sloppy Joes, uno de los famosos bares de la Cuba de inicios del siglo pasado, vuelve a abrir sus puertas al público.
SITIO. El monumental edificio está muy cerca del museo de Bellas Artes de La Habana. REUTERS SITIO. El monumental edificio está muy cerca del museo de Bellas Artes de La Habana. REUTERS
SITIO. El monumental edificio está muy cerca del museo de Bellas Artes de La Habana. REUTERS

El Sloppy Joes, uno de los míticos bares de La Habana en el siglo XX por su bohemia, su larga barra y clientes como Hemingway y Spencer Tracy, reabrió hace unos días tras casi medio siglo en ruinas gracias a una laboriosa reconstrucción que busca devolver a la ciudad una parte importante de su “memoria”.

Inaugurado en 1917 por un comerciante español, el bar fue durante décadas un sitio de referencia para los turistas norteamericanos y un símbolo de la “movida” habanera, pero a diferencia de otros famosos locales, como el “Floridita” o “La Bodeguita del Medio”, cerró definitivamente sus puertas en 1965 y el tiempo lo destruyó.

“Tómese una foto en el Sloppy Joes, su mejor recuerdo de La Habana”, se lee ahora en algunas columnas interiores del restaurado local, junto a antiguas fotografías que rinden homenaje a sus años de gloria, pero también sirven de credencial al negocio.

El historiador de La Habana, Eusebio Leal, aseveró que la finalidad de reabrir el “Sloppy” “no es comercial ni para aprovechar un nombre”, sino que se trata de “recuperar una memoria importante” para la capital cubana.

La Oficina del Historiador, que dirige Leal, fue precisamente la encargada de desarrollar el complejo proceso de restauración a partir de añejas imágenes y con la cooperación de personas que, incluso desde Estados Unidos, suministraron referencias y objetos del viejo local.

Su espectacular barra de caoba negra y 18 metros de longitud, la más larga que ha existido en Cuba, se convirtió en uno de los principales problemas para los restauradores.

Según anécdotas reproducidas dentro del propio bar, la pieza original fue cortada en tres partes, una de ellas se recuperó “de milagro”, y a partir de ahí los carpinteros de la oficina construyeron una barra similar, también de caoba, con espacio para 25 banquetas.

Otros detalles que se cuidaron fueron las típicas vitrinas y estanterías que exhiben decenas de licores de todo el mundo en las paredes, así como la confección del amplio menú de entrepanes, cocteles y “destilados” de los que presumía el sitio.

En el mostrador, ahora adornado con banderas cubanas colgantes, se sentaron alguna vez famosos como el escritor Ernest Hemingway o los actores Spencer Tracy, Clark Gable, Errol Flynn y Cantinflas.

“Hay algo en su atmósfera que creo que a la gente le debía de gustar”, comentó a EFE la norteamericana Barbra Bachman, quien admite estar algo “obsesionada” con la historia del “Sloppy”.

Bachman dijo que ha reunido pedazos de la historia del bar, comprando antiguas fotos y postales en mercadillos cubanos, y posee hasta una imagen de la actriz Ginger Rogers allí. Ubicado muy cerca del paseo del Prado, del Museo Nacional de Bellas Artes y del Parque Central, el espacio inicial del Sloppy Joes era un bodegón que el gallego José Abeal compró con sus ahorros y después convirtió en bar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código