Recuerdos en formato casete

´La cinta se trababa, se enredaba, a veces no alcanzaba la cinta para grabar la melodía en su totalidad´, recuerda la comunicadora Marilyn Fajardo.

En la música, el casete es héroe y villano. Gracias a su aparición y al walkman, la música se convirtió en algo portátil, revolucionando la experiencia por allá por la década de 1980.

Un artículo de la agencia Ansa por el 50 aniversario de la invención del casete destaca que fue este formato el que impulsó la fiebre de las colecciones privadas, ya sea de casetes originales elaborados y distribuidos por las disqueras o copias grabadas en casetes vírgenes.

Claro, estaban los que tenían su colección de discos LP o de vinilo, pero el bajo costo de los casetes los hacía una opción más atractiva para muchos.

Algo así le pasó a la ama de casa Patricia Gil, de 47 años, quien recuerda que las melodías de Camilo Sesto, Nino Bravo, José José y Mocedades, grabadas en las cintas de sus casetes, eran su fiel compañía hace 20 años mientras atendía las responsabilidades hogareñas.

En un solo casete, menciona, tenía canciones de varios de sus artistas preferidos. Poseía varios discos LP, pero los casetes eran los que copaban el espacio alrededor del equipo de sonido.

A la comunicadora social Marilyn Fajardo, de 28 años, se le dibuja una sonrisa en el rostro cuando se le pregunta por los casetes. Es que evoca su infancia, cuando sus padres le compraron un aparato revolucionario que tenían todos los chicos de su edad: un walkman.

“En ese tiempo, un walkman era lo máximo y era de rigor tener uno para los largos viajes o, simplemente, para poder oír música en donde se estuviera”, dijo.

También recuerda los contras que tenía el sistema.

Fajardo enumera: “la cinta se trababa, se enredaba, a veces no alcanzaba la cinta para grabar la melodía en su totalidad, el cartón que traía el casete nunca alcanzaba para anotar todos los temas que se grababan; a cada rato había que correr la cinta si se quería escuchar una parte específica, y si al walkman o al equipo de sonido se le habían dañado las teclas de regresar o adelantar la cinta (como solía ocurrir), había que tomar un lápiz o bolígrafo para introducirlo en los agujeros del casete y darle vueltas y calcular en qué parte estaba la canción que se quería reproducir. ´¡Qué fastidio!...”.

JUBILACIÓN MUSICAL

En 2012 el casete cumple 50 años desde su invención y su pareja, el walkman, llegó a 30 primaveras en 2009. Ambos están jubilados en la labor musical.

Sí, aún los casetes vírgenes se pueden encontrar con facilidad en las tiendas, pero como formato de distribución de álbumes musical ni de broma.

El disco compacto (CD, por sus siglas en inglés) y ahora las descargas digitales, se encargaron de dejarlo en el baúl del olvido.

Y, por ende, el walkman ha corrido con una peor suerte. En 2010 se anunció que ya no se producirían más y que desaparecerían del mercado conforme se agoten los aparatos que quedan en las tiendas.

TRANSICIÓN PANAMEÑA

En Panamá, el casete empezó a ser desplazado a principios de la década de 1990, acota Eduardo Bragín, exgerente de Sony Music.

Recuerda que cuando trabajaba en el departamento de música del PIX de Corozal, los casetes musicales registraban una gran demanda.

Incluso, hasta llegaban copias de libros best-sellers en casete para los que preferían escucharlos, pero en 1992, mientras laboraba en Audiofoto, participó en la creación de las tiendas CD Place que se concentraban en el nuevo formato de CD, y poco a poco el casete fue perdiendo popularidad.

El relevo fue lento, cuenta Bragín. Dice que estando en Sony Music fue que palpó cómo el interés por la música en casete desapareció a principios de 2000.

Eso también le consta a Elsa Vásquez, gerente de Universal Music Panamá, quien escudriña en su memoria y dice que todavía en 2002 se vendían algunos álbumes en casete en ciertas partes de la ciudad, como la Avenida Central y en Chiriquí, y solo mediante pedidos especiales.

Una década después, apunta Vásquez, el casete está totalmente descartado, ya no se hacen más, contrario al veterano disco de vinilo, que aún sigue vivo en los renglones de ventas.

En la región el relevo de casete a CD se dio por el año 2000, apunta Franz Leitón, gerente de producto anglo y proyectos especiales para Centroamérica, de Universal Music Latino.

Destaca que el CD surgió con la necesidad de contrarrestar las desventajas del casete y la piratería. Sí, expresa, el CD mejoró la experiencia de oír música, pero no detuvo la reproducción ilegal de contenido.

Hoy, añade Leitón, con los miles de sitios en internet para descargar música gratis, la piratería es un cáncer intratable. Ahora solo queda esperar para ver cómo evoluciona la música dentro de la revolución digital.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código