PROYECTO

Rescate de las tradiciones culturales

Advierten de la necesidad de involucrar a las nuevas generaciones en el aprendizaje de técnicas artesanales como fundamento para su continuidad.

Temas:

La permanencia de las expresiones y rituales festivos depende del arraigo que tengan entre los grupos jóvenes de la sociedad. La permanencia de las expresiones y rituales festivos depende del arraigo que tengan entre los grupos jóvenes de la sociedad.
La permanencia de las expresiones y rituales festivos depende del arraigo que tengan entre los grupos jóvenes de la sociedad. Archivo

Para entrar en el listado de Salvaguardia Urgente de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), no solo hay que reportar la pérdida que sufre una manifestación cultural sino activar un plan efectivo para recuperarla.

“Muchas personas cuando se les menciona que hay una listado reservado a la Salvaguardia Urgente, creen que hay que correr y meterlos a la lista, pero no es así. Para esa lista, el organismo exige que se demuestre qué está haciendo el Estado en conjunto con la comunidad para salvar la manifestación”, explica Emma Gómez, coordinadora del proyecto Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) del Ministerio de Comercio e Industrias.

A continuación, un vistazo a las manifestaciones panameñas que podrían entrar en la clasificación de Salvaguardia Urgente de la Unesco.

ARRULLO PREDICTIVO

El arrullo guna es una tradición propia en las comarcas dules. Consiste en cantar a son de maraca una plegaria que va describiendo las aspiraciones y las esperanzas que tiene puesta la progenitora en su retoño.

El bebé guna es mecido en una hamaca, y en medio del canto comprometedor concilia el sueño.

Según las investigaciones del equipo de proyecto Salvaguardia del PCI, en el canto de arrullo guna predominan las improvisaciones que van recitándose por la madre con melodía y gracia.

El arrullo guna comienza a perderse entre las madres que están fuera de la comarca debido a las emigraciones a la ciudad capital, por lo que el canto se reserva para el interior del territorio guna.

La costumbre de arrullo guna es habitual hasta la edad de seis años, confirma personal del Departamento de Educación Bilingüe Intercultural del Congreso General Guna.

La organización indígena intenta reforzar su práctica en la nuevas generaciones y ha introducido en las escuelas de primaria competencias de arrullo tradicional.

Reconocen que las poblaciones situadas en el lado costero son más propensas a dejar de lado la práctica del arrullo, sin embargo, en las más apartadas el canto sigue siendo común y es más escuchado por las tardes, dentro de los bohíos de paja y caña brava.

El profesor guna Evelio Calvo, quien recientemente fundó el primer coro infantil y juvenil con integrantes de su etnia, se ha propuesto enseñar a sus 45 alumnos el canto de arrullo. “Tenemos en el repertorio pendiente por enseñar este canto tradicional”, acuña el docente musical.

MANOS A LA POLLERA

Si bien hay muchos grupos de folcloristas interesados en elevar la pollera a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en la Unesco, Gómez plantea que la debilidad del traje radica en la escasa cantidad de artesanas dedicadas a la confección del vestuario.

Las damas que desarrollan las técnicas artesanales para la elaboración de la pollera no están en los rangos de edades de 18 a 35 años. Por lo general las artesanas activas se ubican en las edades de 40 a 70 años.

“Las mismas hacedoras de polleras reconocen que sus hijas o sucesoras no se dedican a ese negocio porque han ido a estudiar o tienen otros intereses ”, comenta Gómez.

Rescata que el tejido de la pollera como el mundillo es bien remunerado y a muchas les funciona como sustento, aunque la cuota de tiempo y sacrificio que dedica una artesana a la labor también es alta.

“Ahora corresponde estudiar las alternativas; ver qué se le puede ofrecer a las artesanas y la comunidad para que se tomen las medidas a tiempo y así evitar que la manifestación se pierda”, dice Gómez.

Proponen como alternativa de rescate incluir la enseñanza de la técnica de confección de la pollera en los centros escolares de las diversas regiones.

LENGUA ORIGINARIA

En tanto, el uso de las lenguas de los indígenas bri bri (con su lenguaje homónimo), así como la etnia wounaan y su tradición oral wounaan meu, fueron identificadas como débiles en algunas zonas.

“Si los niños hablan en su propia lengua significa que está fuerte. La transmisión debe ocurrir en el hogar, en la cotidianidad mediante los cuentos y las narraciones, las cuales forman parte del Patrimonio Cultural Inmaterial del país”, indica la especialista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código