La última palabra

Reunión de patriarcas

Temas:

Fue un miércoles de 1926. El 12 mayo. Fueron 18 socios. Muchas celebridades de la ese casi acostada. Ese miércoles de hace 92 años fue fundada la Academia Panameña de la Lengua. Es una de las organizaciones más antiguas de la república, con el Instituto Nacional (1907) y la Sociedad Bolivariana (1929). Nonagenaria entidad, está a cargo de un grupo de intelectuales de primer orden, hoy dirigidos por la profesora Margarita Vásquez.

Un hombre extraordinario, Pedro Fabo, navarro como Santos Jorge, autor musical del himno patrio, llegó en 1925 a esta ciudad –sitio de la parabólica de La Prensa, de Panamá-, y el 30 de diciembre convocó –en la sala de espera del entonces Meduca –Secretaría de Instrucción Pública- a los patriarcas de las letras para que crearan una organización similar a aquella instituida dos siglos antes: la Real Academia Española, que cumple 300 años. Fabo había sido misionero en España y Colombia, en cuya capital fue ordenado sacerdote católico.

Era dinámico y multifacético y con experiencia cultural en la vecina república por cinco lustros, durante los cuales escribió sobre idiomas y etnografías de la región oriental. La Academia es un ejemplo de hidalguía y solidaridad. Cuando los panameños se proponen construir deponen intereses subalternos.

Pase revista a los 18 miembros fundadores. Solo varones: Samuel Lewis García de Paredes, director; Eduardo Chiari, tesorero; Ricardo Miró, secretario; Ricardo J. Alfaro, Guillermo Andreve, Abel Bravo, Jeptha Duncan, Demetrio Fábrega, Julio Fábrega Arosemena, Narciso Garay, José de la Cruz Herrera, Melchor Lasso de la Vega, Octavio Méndez Pereira, Eusebio A. Morales, José Dolores Moscote, Belisario Porras, Samuel Quintero y Nicolás Victoria Jaén.

Ha escudriñado sobre aquellos días el expresidente Aristides Royo, bibliotecario de la Academia. El fraile Fabo, de la congregación de los Agustinos Recoletos, convocó a las personalidades panameñas relevantes del saber humanístico y literario, histórico y lingüístico, educativo y jurídico.

Padre Fabo había establecido nexos con la Real Academia Española, de Madrid, por su abundante investigación en Colombia. Para atender al objetivo de limpiar, fijar y dar esplendor al idioma español, los patriarcas se comprometieron a fomentar la difusión y el estudio de las publicaciones y libros panameños; un aprendizaje inspirado en la historia nacional, completar una lista de los arcaísmos, así como una de panameñismos para incorporarlos en la próxima edición del diccionario general. Pienso en las precariedades de 1926, cuando nació la Academia de la Lengua, y en la fortaleza de esos patriarcas, castigados por una vida sin internet y redes sociales, que malucos del patio se atreven a avasallar.

¡No pasarán! Perfeccionen el argumento. Durante estos 92 años, personalidades han estado en su lucha por ser faro del buen empleo del idioma, y se han empeñado en que sea baluarte de la patria, no en su menoscabo, y que pueda conjugarse la expresión a la panameña con la legítima y beneficiosa unidad de la lengua.

El autor es filólogo y periodista

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 May 2018

Primer premio

9 4 2 9

CDCB

Serie: 2 Folio: 2

2o premio

7375

3er premio

1631

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código