teatro

Revivir luchas y sonidos

‘Que arranque el rock’, un recorrido a la música y la situación política de Panamá en los años 1980, se presenta del 7 al 28 de marzo en el Teatro en Círculo.

Temas:

'Que arranque el rock' es un musical con los éxitos nacionales de los años 80. 'Que arranque el rock' es un musical con los éxitos nacionales de los años 80.
'Que arranque el rock' es un musical con los éxitos nacionales de los años 80. Gabriel Rodríguez

El rock nacional de la década de 1980 es fundamental para entender el posterior devenir de este género musical en Panamá.

Hacer un recorrido por esos sonidos, y de paso por el quehacer político y social del istmo en esos años, son las temáticas del musical Que arranque el rock, que se presenta del 7 al 28 de marzo en el Teatro en Círculo.

“Por primera vez se presenta un musical con los éxitos de los grupos panameños de rock”, adelanta su productora, Gina F. Cochez.

“Es un homenaje a una generación de músicos jóvenes, que sin estructuras ni apoyos, introdujeron en la sociedad panameña un nuevo género musical. Estas bandas pioneras de gran talento escribieron canciones que hicieron cantar al país y que se han convertido en clásicos”, recuerda Yigo Sugasti, director musical de este montaje.

Revivir luchas y sonidos Expandir Imagen
Revivir luchas y sonidos

Agustín Clément, libreto y dirección de esta puesta en escena, promete que si la audiencia es mayor de 35 años debe verla “porque te hará recordar tu adolescencia, te hará cantar y soñar. Te hará reír con todas las referencias de los años 1980 y 1990 con las que creciste. Te hará llorar recordando la invasión a Panamá y el saqueo. Te hará reflexionar sobre: ¿quiénes somos como sociedad, como panameños?”.

En cambio, a los jóvenes Clément les aconseja ir “para entender por qué“los viejos” cantan a coro canciones de Son Miserables, Rabanes, Tierra de Nadie, Instinto, Xantos Jorge, Los 33 y Océano”.

El criterio de selección lo tenía claro Clement: “eran mis canciones preferidas de esa época. Tomé en cuenta que tuvieran personajes que pudieran ser parte de una historia como Lía o Benito. Primero escogí las canciones, y luego hilé la historia”.

SOBRE ESA NECESIDAD DE EXPRESARSE

Revivir luchas y sonidos Expandir Imagen
Revivir luchas y sonidos

De la música nacional de la década de 1980, Gina F. Cochez, productora de Que arranque el rock, destaca que los cantautores de esos tiempos “se enfocaban mucho en las letras, la composición giraba en torno a la letra de una canción, vs ahora más en ritmos. Gracias a esas maravillosas letras escritas hemos podido armar un musical con una narrativa interesante y profunda. Es un musical que lleva al público por momentos de comedia, drama, romanticismo”.

HISTORIA

Esta obra, cuenta su director musical, Yigo Sugasti, narra un romance “enmarcado en parte de la historia reciente de nuestro país: los años de la dictadura militar que sembró la corrupción que penosamente ya es cultural, y que muchos hoy se preguntan de dónde viene”.

Gina F. Cochez comparte que fue la música la que los impulsó a contar una trama que abarca la última parte de la dictadura militar y la invasión del Ejército estadounidense a Panamá. “Se quería hacer un musical con éxitos de nuestros artistas. Y dado que estas canciones fueron parte de las décadas de 1980 y 1990, quedó de fondo esa época”.

Revivir luchas y sonidos Expandir Imagen
Revivir luchas y sonidos

“Al ver Que arranque el rock, es menester hacerse preguntas: ¿Por qué nuestra sociedad no termina de entender la democracia? ¿Por qué las nuevas generaciones no son igual de abiertas como lo era la de los 1980 a las buenas propuestas musicales hechas en el país?”, cuestiona Yigo Sugasti.

Hoy, 30 años después, plantea Sugasti, vale la pena reflexionar “sobre cómo se fraccionó nuestra sociedad, característica que sigue latente. Las nuevas generaciones deben revivir la lucha por la democracia y por qué es importante defenderla, al igual que conozcan parte de la banda sonora de la vida de sus padres”.

Otro objetivo, anota Agustín Clément, su director y libretista, “es demostrar que el teatro musical, considerado light, puede llevar mensajes cargados de crítica social. Además, al nacer en 1972, mi mundo solo tenía héroes, nosotros, y villanos, los militares. Pero el tiempo se encargaría de demostrarme que mis héroes no eran lo que yo creía, que la gente es oportunista, que los malos no eran tan malos y que todos somos panameños con virtudes y defectos. Supe que toda la información es manipulada”.

Se trata de 18 protagonistas, 16 ‘ensambles’ de coro y baile, 6 bailarines profesionales y los miembros de la banda Los Arrancados. Expandir Imagen
Se trata de 18 protagonistas, 16 ‘ensambles’ de coro y baile, 6 bailarines profesionales y los miembros de la banda Los Arrancados. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

RETOS

¿En los 1980 qué retos debía sortear el artista para vivir de la música en el istmo?

Gina F. Cochez: Dependían de las emisoras de radio. Era un reto que el público general tuviera acceso a las canciones. Recuerdo los tiempos donde teníamos que estar llamando a la radio para que nos complacieran con alguna canción. No había cd, mucho menos Itunes, Napster, Youtube.

Yigo Sugasti: Fuera de géneros ya posicionados en aquel entonces como el típico, vivir de la música era casi imposible por aquellos años. Vivir de muchos oficios era imposible por lo absolutista del régimen que gobernaba. Muchos de nosotros fuimos extremistas del arte, lo hacíamos porque teníamos una gran necesidad de expresarnos y ahora desde la distancia pienso que Panamá estaba dando sus primeros pasos de una estructura mental rural incluso en la capital, a un nuevo panameño urbano, fenómeno que sigue en evolución. A veces para un artista, comer no es lo más importante. Vivir defendiendo tu esencia es prioridad.

Sobre esa necesidad de expresarse Expandir Imagen
Sobre esa necesidad de expresarse

¿En qué medida esos retos han disminuido en 2018?

Gina F. Cochez: La industria de la música ha cambiado tanto que hoy día ni siquiera está claro el modelo de negocio. Con la internet y las redes la música está 100% accesible al consumidor todo el tiempo. Los artistas se enfocan en hacer conciertos para generar ingresos, ya no tanto por la venta de discos.

Yigo Sugasti: Estos retos siguen siendo los mismos para las nuevas generaciones, ya que nuestro país, vía sus administradores, insiste en no incorporar a la industria cultural y al emprendimiento como nuevos caminos de desarrollo social y económico. ¿Por qué los aspirantes a dirigir el país no plantean cómo se puede cambiar a nuestra sociedad exponiéndola a una educación del siglo 21 y a propuestas culturales variadas y constantes? Hay que legislar lo cultural para que permeé en expresiones como la música. Hay que entender que lo musical se maneja como industria, con reglas y exigencias, con sapiencia y formalidad. El gremio musical, de las artes y el resto de la población panameña debemos exigir la incorporación de la cultura a nuestro plan de Estado

Sobre esa necesidad de expresarse Expandir Imagen
Sobre esa necesidad de expresarse

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

25 Abr 2018

Primer premio

6 8 2 8

DDAC

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

2933

3er premio

5475

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código