MEDIO AMBIENTE

Salvando los océanos

La Organización de Naciones Unidas destina el 8 de junio de cada año para resaltar la conservación de los océanos, que sufren la contaminación y el cambio climático.

Temas:

La ciencia asegura que en el fondo del mar todavía se sitúan cerca de 1 millón de especies que todavía son desconocidas hasta la fecha. La ciencia asegura que en el fondo del mar todavía se sitúan cerca de 1 millón de especies que todavía son desconocidas hasta la fecha.
La ciencia asegura que en el fondo del mar todavía se sitúan cerca de 1 millón de especies que todavía son desconocidas hasta la fecha. Archivo

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) designó el día de hoy, de junio, como una jornada para recordar lo frágiles que son los océanos por la contaminación humana.

En este año, la ONU decide poner el foco en la promoción de la igualdad de género en actividades relacionadas con la conservación de los océanos, tales como la investigación científica, la pesca y la formulación de políticas y gestión en los mares, entre otras labores.

No obstante, la falta de datos concretos sobre la situación actual en la que se encuentra el mundo marino hacen difícil la tarea de tratar de salvarlos.

Un plan de acción

Ante la magnitud global del problema, la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Unesco hace un llamado a que el periodo 2021-2030 se convierta en la década en la que se dedique más tiempo a la búsqueda de soluciones para el desarrollo sostenible de los océanos.

El jefe de la comisión, el profesor Peter Haugan, dice que la iniciativa tiene como objetivo recopilar toda la información científica para definir las acciones concretas y necesarias encaminadas a salvar los océanos del mundo.

Las únicas desventajas que supondrían dificultades al grupo de trabajo a lo largo de los años por venir son la falta de consenso en el impacto económico de la actividad comercial de los océanos y la deficiencia de estadísticas que reflejen ampliamente el impacto del cambio climático y otros factores ambientales que afecten la estabilidad de los océanos.

Otro factor adverso es que el 99% de las áreas marinas habitables en el mundo desconocen las prácticas adecuadas de conservación de la biodiversidad marina.

Mientras que 103 millones de kilómetros cuadrados se encuentran en una oscuridad profunda, por lo que podrían haber hasta 1 millón de especies desconocidas para la comunidad científica, según relata un informe de la Unesco. Una superficie en la que apenas tres seres humanos se han atrevido a explorar en los últimos años.

Una labor social

En Panamá, una de las principales razones de la gran acumulación de desechos en los océanos se debe a la falta de concienciación social en torno al reciclaje. “La población le ha ido dando la espalda a prácticas sostenibles como el reciclaje, así como el tratamiento y la clasificación de basuras. Parte de culpa también la tenían las empresas al no desechar correctamente los desperdicios”, dice el miembro de la Fundación por la Protección del Mar (Promar), José Agustín De Obaldía.

De Obaldía explica que una de las causas de esta falta de conocimiento es la ausencia de la educación ambiental en el pénsum académico de las escuelas y universidades el país. Una falta que se vio compensada en los últimos años a través de la labor de distintos actores de la sociedad civil, como los medios de comunicación y la reciente aprobación de leyes que ayudan a combatir la contaminación que llega a los océanos.

Sin embargo, el concepto del reciclaje tomó un auge significativo a nivel mundial, mientras que no fue hasta el año 2018 cuando en Panamá se promulgó la Ley 33, en la que se instruye una política de Basura Cero en la que se priorizan acciones como la reducción, reutilización y reciclaje de los distintos tipos de basura que se producen diariamente en el país.

Esta ley devino de un programa realizado por la Asociación por la Conservación de la Naturaleza, donde se establecieron módulos exitosos de tratamientos de desechos en corregimientos como el de Betania.

Con relación a los plásticos, también se está tratando de incentivar no usar carrizos en los restaurantes, en el marco de una campaña de la sociedad civil ambiental que ha sido bien acogida por diversos lugares como hoteles y cafeterías.

De Obaldía resalta que acciones de este tipo son fundamentales para reducir la cantidad de plástico que cada año es arrojado al océano.

Según números proporcionados por las Naciones Unidas, 8 millones de toneladas de plástico son vertidas a los océanos a nivel mundial mientras que en Panamá, la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario contabilizó que el panameño genera a diario 4 mil toneladas de basura entre el distrito capital y San Miguelito.

De esa cifra, 2 mil 500 toneladas son desechos plásticos, que en su mayoría terminan en las cuencas hidrográficas de la capital, como la bahía de Panamá.

En la última limpieza anual de playas liderada por la Fundación Promar, en la que participaron más de 6 mil voluntarios en 50 playas a nivel nacional, el 80% de los residuos fue plástico, entre los que se pueden contar bolsas y empaques hechos con este material que tarda décadas en degenerarse.

Para contrarrestar estos números, a partir de julio regirá la Ley 1 de enero de 2018, que busca eliminar las bolsas plásticas de polietileno que son utilizadas en los supermercados y demás comercios y, en cambio, incentiva el uso de bolsas de tela amigables con el medio ambiente.

80% de la basura encontrada en 50 playas del país son bolsas y otros productos fabricados con plástico.Archivo Expandir Imagen
80% de la basura encontrada en 50 playas del país son bolsas y otros productos fabricados con plástico.Archivo

El estado actual de la suciedad en los mares causada por la acumulación de desechos se debe, según De Obaldía, a una cultura en la que no prima la clasificación ordenada de los desechos, haciendo a su vez que el plástico sea un factor dañino para los océanos, como lo es el cambio climático, secuelas que ya se reflejan en la acidificación de los mares y el blanqueamiento de los corales.

Otros peligros

El plástico es una grave amenaza que se cierne sobre los océanos del mundo. No obstante, también existe la amenaza del pez león que habita en las aguas del Caribe y que también se encuentra en los mares panameños.

Se trata de una especie que se reproduce rápidamente y acaba con otras especies acuáticas comerciales, con lo que se rompe la cadena alimenticia de los océanos del Caribe panameño, lo que vino alterando el ecosistema acuático en los últimos 20 años.

Esta especie que proviene del océano Índico oriental y el lado occidental del océano Pacífico es capaz de, por ejemplo, devorarse 30 peces en 30 minutos, según datos proporcionados por la Autoridad de Recursos Acuáticos.

También, otra de las amenazas que enfrentan los océanos es la sobrepesca. Sobre este tema, un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente calcula que entre 10% y 15% de los océanos están afectados por la situación que causa esta especie marina.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

16 Jun 2019

Primer premio

0 9 5 2

ABDB

Serie: 10 Folio: 3

2o premio

4074

3er premio

8252

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código