Solidaridad humana

El Laboratorio Nacional de Trasplante impulsa un programa de donantes de células precursoras hematopoyéticas: ´DONO´.

En el mundo, muchas personas requieren un trasplante de órgano o de médula para sobrevivir. Mientras esperan a que aparezca un donante, reciben tratamientos paliativos, según su condición médica.

“La donación de órganos y de sangre es la mayor expresión de solidaridad humana”, expresa el biólogo Alejandro Vernaza, director del Laboratorio Nacional de Trasplante, ubicado en el Complejo Metropolitano de la Caja de Seguro Social. “Hay gente que muere porque otro no da ni una mínima pinta de sangre”.

Pero cuando se trata de un trasplante de órgano, no sólo es clave que haya un donante ­vivo o una persona fallecida­ sino también la compatibilidad con el receptor, para evitar que su sistema inmune rechace el órgano que percibe como extraño.

En Panamá, el Laboratorio Nacional de Trasplante se encarga de realizar todos los exámenes necesarios para determinar el grado de compatibilidad entre donantes y receptores, un servicio que brinda a todos los panameños ­asegurados y no asegurados­ que requieran trasplantes de riñón, hígado o médula. “No estamos involucrados en los de córnea”, aclara el profesor Vernaza.

El laboratorio ha acumulado una experiencia de más de tres décadas. Inicialmente, se hacían los estudios aquí y los trasplantes en otros países, pero en 1990 se realizó el primer trasplante renal con donante vivo en Panamá. En 1998 fue el primero con donante fallecido; en 2000 el primero de médula y en 2011, el primer trasplante hepático.

EL ROL DE LA GENÉTICA

Aunque algunos pacientes que requieren un trasplante renal cuentan con un familiar compatible dispuesto a darle un riñón, no todos tienen la misma suerte. Esos son los que se registran mensualmente en una lista de espera por un riñón de donante fallecido.

Hasta diciembre de 2012 había unos mil 700 pacientes en hemodiálisis y 208 en lista de espera. “Todos los que reciben diálisis deberían hacerse un trasplante ya que sus riñones no funcionan, pero algunos no pueden por su edad o porque tienen otras condiciones que complican la cirugía”, explica el profesor Vernaza.

Cuando hay un donante fallecido, lo primero que se toma en cuenta es la regla de compatibilidad de los grupos sanguíneos: un donante con sangre O le puede donar a un paciente de cualquier grupo sanguíneo. Si el donante es A, solo le puede donar a alguien con sangre tipo A o AB. El donante con sangre B puede donarle a otro del mismo tipo o AB; y el de sangre AB solo a otro AB.

Como el receptor debe ser compatible con el donante para evitar la posibilidad de rechazo del órgano, en el laboratorio se emplean técnicas moleculares para analizar lugares específicos en el genoma de ambos, donde se encuentran ciertos genes que determinan la compatibilidad.

“Cuando un paciente va a ingresar en la lista de espera, se le hacen análisis de sangre para tipificar su HLA (antígenos leucocitarios humanos). También se introduce la tipificación del donante fallecido”, explica Gina Gutiérrez, tecnóloga médica del laboratorio.

El HLA es un conjunto de moléculas que intervienen en la respuesta inmune del cuerpo, y que se identifican con números y las letras A, B, DR, Cw y DQ.

Utilizando un software “selector”, que indica mediante una especie de “puntajes” el grado de compatibilidad, se escogen los receptores potenciales más compatibles con el donante que haya en un momento dado. Si hay algún “empate”, el programa ofrece un puntaje adicional, que toma en cuenta otros criterios, como la edad, tiempo en diálisis, etc.

Luego, a los 10 más compatibles se les hace una “prueba cruzada”, donde se enfrenta su suero con las proteínas HLA del donante.

Todo el proceso de análisis dura unas 7 u 8 horas y se entrega el resultado al médico de la clínica de trasplante, para que decida quién recibirá el riñón. Este órgano se puede conservar en algunos lugares hasta por 48 horas; en Panamá, el promedio es de 18 horas. El trasplante implica un trabajo multidisciplinario entre nefrólogos, anestesiólogos, cirujanos, enfermeras, técnicos, etc.

El laboratorio también tiene una lista de pacientes con donantes vivos y cada mes, se hacen dos trasplantes de ese tipo. Los próximos están previstos para el 15 y el 31 de enero. “En Panamá, al año tenemos una estadística de una sobrevida en trasplante renal de aproximadamente de 90% a 92%”, detalla el profesor Vernaza.

NUEVO PROGRAMA ´DONO´

El laboratorio también atiende todo tipo de trasplante que requiera células precursoras hematopoyéticas (CPH), que en el pasado se extraían directamente de la médula de los huesos, pero ahora se extraen a partir de la sangre. Estas se usan para tratar enfermedades como la leucemia.

Pero hay un problema: tienen que ser células vivas y sanas de un familiar que sea exactamente compatible, es decir, un hermano con genes idénticos. La probabilidad es de 25%, es decir, uno de cuatro hermanos es compatible. Quienes no cuenten con un donante así, solo pueden recibir un trasplante autónomo u otra terapia paliativa.

Entre 2007 y 2012 se han estudiado 257 grupos familiares para injerto de CPH, de los cuales solo el 38% tenía donantes compatibles en la familia y el 62% no tenía. Ante esta realidad, el laboratorio ha propuesto crear el “Registro Panameño de Donantes Voluntarios no relacionados de células hematopoyéticas” o “Panamá-DONO”.

Los interesados en entrar en esta base de datos deben llenar un formulario, se le toman sus datos demográficos y se le hacen estudios genéticos (no importa su tipo de sangre). Sólo se le llamará en el caso de que sea compatible con alguien que necesite un trasplante, y lo único que tendría que donar es una pinta de sangre. Y en caso de que la persona cambie de idea, puede retractarse, pues la donación es voluntaria.

Sin embargo, la posibilidad de hallar un donante en una base de datos de desconocidos es remota, por lo que el profesor Vernaza apela a la concienciación de la población. “A medida que la base de datos aumente, aumentarán las posibilidades”.

OTROS DATOS

INICIOS.

El Laboratorio Nacional de Trasplante fue fundado en 1975. Ha participado en la selección de donantes compatibles en 547 trasplantes renales, 259 de médula y 11 de hígado, efectuados en Panamá.

CERTIFICACIÓN. El 1 de octubre de 2012, recibió la certificación ISO 9001-2008, de la empresa International Global Certification de España. En 2013 busca la acreditación ISO 15189.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código