Televisión

Steven Spielberg reside en Hawkins

La serie ‘Stranger Things’ es un claro homenaje al cine de terror, ciencia ficción, fantástico y de acción estrenado durante la década de 1980.

Temas:

Esta serie es un homenaje a clásicos de la ciencia ficción y del terror. Esta serie es un homenaje a clásicos de la ciencia ficción y del terror.
Esta serie es un homenaje a clásicos de la ciencia ficción y del terror.

Una de las principales razones por las que gusta Stranger Things al público mayor de 30 años, es porque le recuerda a su pasado.

Estamos ante otro ejemplo de postmodernismo dentro de la industria creativa estadounidense, que le encanta echar mano de esa corriente artística que usa recursos del ayer para entender el presente, y de paso, despierta la nostalgia por los tiempos perdidos.

El estreno reciente de la segunda temporada de Stranger Things causó tal revuelo mundial, que pasó a ser música celestial para los productores e inversionistas de Netflix, quizás el más importante servicio de entretenimiento por internet, ya que necesitaban un producto de relevo para dejar descansar a House of Cards y Orange is the New Black, dos de sus mejores y más interesantes programas y que se han desgastado con los años por culpa de estirar sus tramas hasta el límite de lo absurdo y lo reiterativo.

INFLUENCIAS

Esta serie es un homenaje a clásicos de la ciencia ficción, del terror, la acción y el fantástico estrenados durante una década de 1980 dominada por presidentes conservadores, guerreros y republicanos, y por ese ambiente tenso que fue la Guerra Fría entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, cuando el resto del planeta fue un enorme testigo silencioso en esa pelea colosal entre estos dos gigantes antagónicos.

Aunque Stranger Things, sobre un grupo de niños que salva el universo adulto desde la comunidad estadounidense de Hawkins, tiene claras señales del cine hecho por directores como Ridley Scott, Ken Russell, Mark L. Lester y Tibor Takács, quien tiene más presencia es Steven Spielberg.

El rey, casi absoluto, del Hollywood comercial entre finales de la década de 1970 y principios de la de 1990, es la influencia más grande que tiene Stranger Things.

Una pandilla de preadolecentes que residen en un tranquilo, aburrido y pequeño suburbio de clase media trabajadora, que viajan en bicicletas, que experimentan aventuras que sus padres ni se enteran, y que en esta segunda temporada uno de ellos cría a una criatura de otro planeta, son referencias claras a E.T. The Extra-Terrestrial (1982), de Spielberg.

Es más, esta creación de los hermanos Duffer a quien más cita en sus argumentos es al cine familiar de Spielberg, pues además de E.T. utiliza aspectos de la trama de su Tiburón (1975), cuando el mal acecha sin ser visto y brinda ataques sorpresa, y cuando un equipo decide eliminar por su cuenta a un terrible enemigo que los altos representantes de la ley no han querido hacerse cargo.

El hecho de que Stranger Things ocurra en Indiana, que miembros de las familias se alejan de sus clanes porque se obsesionan por resolver misterios provenientes de un lugar distinto a la Tierra, y que hay científicos investigando fenómenos extraños de forma secreta, le debe mucho a otro título de Spielberg: Encuentro cercano del tercer tipo (1977).

Aunque Spielberg no firmó The Goonies (1985), sí la produjo, y también tuvo la idea que luego pasó a ser un guion escrito por Chris Columbus y que Richard Donner dirigió. De aquí sale que Once y sus amigos (todos perdedores y desadaptados) sean una especie de buscadores de tesoros dentro de peligrosas áreas subterráneas, y que para alcanzar sus objetivos elaboren y sepan comprender mapas. Bueno, en Stranger Things no hay piratas buena gente.

Se trata de una serie que es una amalgama de géneros cinematográficos: ciencia ficción, fantástico, drama, comedia, ‘thriller’ y terror, todo con el estilo, la narrativa y la estética de las películas de la década de 1980. Expandir Imagen
Se trata de una serie que es una amalgama de géneros cinematográficos: ciencia ficción, fantástico, drama, comedia, ‘thriller’ y terror, todo con el estilo, la narrativa y la estética de las películas de la década de 1980.

UN PROGRAMA Y SUS INFLUENCIAS

Steven Spielberg no es el único cineasta de Hollywood (más uno que otro título canadiense) que está presente en las dos temporadas de la serie Stranger Things.

Por ejemplo, los villanos fuera de este mundo del programa, así como la forma en que ellos usan el cuerpo de Will, uno de los valientes niños que defiende la Tierra, como una incubadora portátil, son recursos provenientes de Alien (1979), de Ridley Scott. Haga el ejercicio de reemplazar la nave de carga Nostromo con ese laboratorio secreto ubicado en Hawkins (Indiana) y todo cobrará sentido.

Los procesos mentales que le permiten a la joven Once (Millie Bobby Brown) viajar de un plano a otro de la realidad, de viajar a través del tiempo y de comunicarse con personas en distintos estados de la conciencia, es una referencia a Altered States (1980), de Ken Russell y basada en una novela de Paddy Chayefsky.

Que Once desarrolle en un laboratorio un don que ella usa como un método de defensa para sus propios creadores y que científicos sin escrúpulos quieran utilizar esos poderes en el marco de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, es una réplica de Firestarter (1984), de Mark L. Lester, sobre una niña de ocho años (encarnada por Drew Barrymore) que se enfrenta a los representantes del gobierno de la unión americana que la transformaron en un arma letal y secreta.

ESOS MONSTRUOS

Que los monstruos salgan de portales encontrados en una casa, en un laboratorio y en un colegio en Stranger Things, y que Once y sus amigos se concentren en cerrar pronto ese portal para que nadie más jamás pase de una dimensión a otra, está relacionado de forma directa con la producción canadiense The Gate (1987), de Tibor Takács, sobre entidades maléficas que tienen urgentes necesidades de dominar el mundo y llegan al planeta por medio de agujeros en medio de una fiesta.

Parte de su tono lúgubre proviene de The Monster Squad (1987), de Fred Dekker, que como Stranger Things, es una comedia sobre adolescentes que se enfrentan a monstruos en una ciudad común y corriente de Estados Unidos.

Ese costado gore, gráfico y sangriento tiene como deudor a la saga de Pesadilla en Elm Street, de Wes Craven, aunque sin el temido Freddy Krueger, pero sí con uno que podría ser su primo lejano: el Demogorgon.

La casa de los Byers, un clan compuesto por Joyce (Winona Ryder), Will (Noah Schnapp) y Jonathan (Charlie Heaton), parece que está tan encantada como a la que llegó otro clan de clase media en Poltergeist (1982). Ah, sin olvidar que Once siente tanta atracción por la televisión como le pasa a uno de los personajes infantiles de esta producción de Tobe Hooper.

Will tiene problemas similares que los de Regan (Linda Blair) en El Exorcista (1973), de William Friedkin: luchan contra demonios internos y tratan de comunicarse con este plano con recursos no verbales.

Los niños con diversos poderes mentales de Stranger Things recuerdan al thriller de terror Scanners (1981, Canadá), de David Cronenberg.

Un grupo de niños valientes, mitad exploradores y mitad detectives, va en busca de un chico desaparecido de forma misteriosa, mientras deben soportar a unos jóvenes violentos y abusadores. No es esta serie de Netflix, se trata de Stand by Me (1986), de Rob Reiner, a partir de una novela de Stephen King, quien de paso es el escritor que más influyó a los hermanos Matt y Ross Duffer.

El animal encontrado por Dustin Henderson (Gaten Matarazzo) es tan misterioso, odia tanto la luz y no le sienta comer mucho como le pasa a las criaturas que pueblan Gremlins (1984), del director Joe Dante.

Para el cierre, la referencia más obvia de toda la segunda temporada: Ghostbusters (1984), de Ivan Reitman.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código