Taco Bell El Dorado

Ni el servicio ofrecido ni la oferta de este establecimiento merecen una segunda visita.

Me fui a Taco Bell, llevada principalmente por los ojos. El menú, como en todo establecimiento de comida rápida, es exhibido –como si fueran originales de Andy Warhol– en las paredes. Pero si bien Warhol decía que cada uno tiene 15 minutos de fama, a las representaciones “falaciosas” de la oferta gastronómica del sitio no les alcanzaron los 15. Comenzamos por las bebidas, pidiendo los freeze de frutas. No tenían. Para cerciorarme de dejarle espacio al postre, pedí el churro y la empanada de manzana. Tampoco tenían. Me llamó la atención el crunch wrap supreme, que prometía carne, queso, lechuga, tomate, crema agria, todo en una tostada gigantesca, con los bordes volteados y sellados para adentro, como un pie rústico. Fue, junto con la quesadilla de pollo, lo mejorcito que comimos. Hay un plato que se ve muy interesante en la exhibición seudo Warholesca, que consiste en una tortilla de harina suave por afuera, luego una capa de por lo menos un centímetro de carne molida que se le escapa por los bordes, y que está retenida por la parte de adentro del doblez, por una tortilla rígida de maíz, adentro de la cual vienen las lechuguitas, queso y tomate, etc. La realidad es distinta. Entre dos tortillas suaves hay embatunada una porción famélica de carne molida con polvito saborizante y queso en pasta, que no llega ni a cubrir el perímetro externo de la tortilla. El interior tiene lechuga, tomate, queso amarillo rallado, etc. Qué horror. El burrito supreme estuvo bien, principalmente porque preguntamos cuál era el burrito que no trae arroz. Pero nada extraordinario. Hay una orden que es de dos tacos, uno de pollo y uno de carne, y estuvieron buenos a pesar de que el relleno de lechuga, tomate y pollo/carne, estaba añadido a cuentagotas. En cuanto a los nachos supreme, deberían cambiarles el nombre a nacho “deprime”, porque era una oferta pingüe de totopos, queso en pasta, crema agria y chile. Realmente miserable. Para terminar de fregar, la cajera parecía estar soñando con Pancho Villa o no sé quién, porque le dije tres veces que no quería ningún combo y ¡zas! Cuando llegó el pedido a la mesa, segurito estaba ahí: una soda gigantesca y una papita. Cuando me llegó la primera orden con todos los disparates y demasiada poca comida, entonces fue que decidí pedir el burrito supreme y los tacos, y habiendo pedido una orden con dos ítems, me vinieron a la mesa con siete.

Parece que la orden de otra persona me la pasaron a mí. Francamente, el manual de franquicias que debe existir para capacitar al personal y establecer los controles de porciones, etc., parece que nunca llegó a manos de nadie ahí. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código