‘streaming’

Taylor Swift ofrece unas clases de economía

Temas:

Taylor Swift es cantante, compositora y productora. Archivo Taylor Swift es cantante, compositora y productora. Archivo
Taylor Swift es cantante, compositora y productora. Archivo

¿Y si usáramos la industria musical como guía sobre principios importantes en los negocios y la economía? Sin duda los cursos de introducción a la economía serían más divertidos. Como nos muestra Alan Krueger en Rockonomics, la música es un microcosmos del mundo de los negocios y ofrece varias percepciones acerca de la economía actual.

En lo fundamental, la música personifica la “paradoja del valor”. Pasamos mucho tiempo escuchando música (un promedio de entre tres y cuatro horas al día) y hacerlo nos hace más felices. Krueger y Daniel Kahneman, el economista conductual ganador del Premio Nobel, han descubierto por ejemplo que añadir música camino a casa o al trabajo eleva la experiencia al nivel promedio de felicidad.

Pese a esto gastamos muy poco en música (US$0.10 en promedio). Eso es solo el 2% del gasto total en entretenimiento y medios. El gasto general en música a nivel mundial en 2017 llegó a US$50 mil millones, lo que más o menos equivale al 0.06% del producto interno bruto. Aquello convierte a la música, en palabras de Krueger, en “una de las mejores gangas que ha concebido la sociedad humana, y se pone mejor día tras día”. Así que esa es la lección número uno: el valor que los consumidores derivan de un producto o servicio, no se puede diferenciar del gasto total.

En la música han ocurrido dos fenómenos. A comienzo de la década de 2000, la digitalización y el compartir archivos redujo drásticamente las ventas de álbumes físicos. Eso, a su vez, causó que los músicos subieran los precios por presentarse en vivo, con lo cual los conciertos se han convertido en una fuente más dominante de ingresos para la mayoría de los artistas. En 2017, los ingresos por conciertos representaron el 80% del total en el caso de los 48 músicos más populares y exitosos, mientras que la venta de álbumes aportó solo el 15%. El otro fenómeno, es el streaming pagado, que ha incrementado los ingresos por venta de música grabada tras años de declive.

Krueger argumenta que para los músicos “los conciertos en directo pagan las cuentas” y el streaming no cambiará eso. También apunta a la manera en que artistas como Taylor Swift, Radiohead y Garth Brooks experimentan con nuevos modelos que incluyen estrategias de ventas en conciertos y streaming. En el futuro, puede que los fanáticos paguen más para ver conciertos en directo vía streaming, como lo hacen en el caso de los eventos deportivos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

MEDIDA Salud cierra farmacia en Chitré tras encontrar irregularidades

Cierre de la la farmacia.
Especial para La Prensa/Vielka Corro

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Jul 2019

Primer premio

2 1 4 9

CADA

Serie: 12 Folio: 9

2o premio

6279

3er premio

6451

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código