Tensión desde el vientre

La ansiedad que han sufrido las madres mientras llevaban en el vientre a sus bebés podría marcar el futuro de estos seres humanos.

Mucho antes de recibir el cachete en las nalgas que los hará llorar e impulsará a que llenen sus pulmones de aire, los recién nacidos ya vienen “preparados de fábrica” para afrontar, de mejor o peor manera, no solo tan duro recibimiento sino las otras sorpresas desagradables que les deparará el mundo al que llegan.

La capacidad de una persona de afrontar y soportar las situaciones de máxima tensión nerviosa o la propensión a agobiarse ante los problemas, sentir ansiedad y sufrir trastornos de conducta vienen programadas en sus genes por el estrés que ha sufrido su madre durante la gestación, según una investigación alemana.

La investigación de la Universidad de Constanz, en Baden-Wurtemberg, estudió el ADN de 25 mujeres embarazadas y el de sus hijos a los 10 y a los 19 años de edad.

Algunas de las madres habían experimentado durante su gestación una situación de amenaza constante de violencia por parte de su marido o pareja.

Los científicos germanos descubrieron que los descendientes de aquellas mujeres que habían sido víctimas de una circunstancia vital tan angustiosa como la violencia doméstica de género presentaban diferencias en un gen denominado receptor de glucocorticoides (GR), el cual se halla relacionado con los trastornos de comportamiento y las enfermedades mentales.

RESPUESTA

En cambio, los adolescentes de madres que vivieron un embarazo normal y relajado no mostraron esas modificaciones genéticas.

El gen GR ayuda a regular la respuesta hormonal del organismo ante las situaciones estresantes, haciendo que la persona sea más consciente del estrés para poder reaccionar a la situación de riesgo amenaza más rápido tanto mental como fisiológicamente.

Los investigadores germanos también entrevistaron a los adolescentes descendientes de las madres estresadas, comprobando que eran, en general, más impulsivos y susceptibles al estrés y tenían más problemas para controlar sus emociones que aquellos cuyas madres no sufrieron estrés en el embarazo.

“Parecería como si el feto recibiera señales de su madre que le indican que va a nacer en un mundo peligroso”, han señalado los autores de la investigación, los doctores Helen Gunter y Thomas Elbert, de la Universidad de Constanza.

Para los investigadores, “el primer ambiente de desarrollo del bebé, el útero, es clave, y el embarazo es un lapso muy sensible al ambiente psicosocial materno, mucho más que después de que nace el bebé. El estrés puede pasar de la madre al feto en el útero y tener un efecto que puede prolongarse toda la vida”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código