campaña internacional “Mujeres grandiosas”

Testimonios de lucha contra el cáncer

Las experiencias de cuatro panameñas que vencieron el cáncer forman parte de una campaña para incentivar la detección a tiempo de esta enfermedad.

Temas:

Sandy Echevers, Yolanda Cárdenas, Floribeth Campos y Meleyka Morales. CORTESÍA Sandy Echevers, Yolanda Cárdenas, Floribeth Campos y Meleyka Morales. CORTESÍA
Sandy Echevers, Yolanda Cárdenas, Floribeth Campos y Meleyka Morales. CORTESÍA

Cuatro historias de panameñas que han superado el cáncer de mama se toman los meses del año en el calendario de la campaña internacional “Mujeres grandiosas”, en la que 12 mujeres de la región comparten sus experiencias y un mensaje en consenso: detección temprana del cáncer es sinónimo de vida.

Uno de los testimonios es de Sandy Echevers, jubilada de 68 “buenos” años. Era administradora en una empresa hace 20 años cuando le diagnosticaron el cáncer. En su familia no había antecedentes de esta enfermedad y sentía que aquellos mensajes que alentaban a hacerse pruebas periódicas no iban dirigidos a ella, hasta que un día sintió un dolor y una protuberancia cerca del pecho.

Echevers lo cuenta: “Me mandaron a hacer una mamografía y aún así dejé pasar varios meses, y cuando finalmente lo hice, salió positivo. Atravesé etapas de shock, negación, miedo, rabia... Luego lo asimilas, lo aceptas e investigas qué es lo que sigue”.

En cada pensamiento, relata Echevers, estaban presentes sus dos hijos.

Cuenta que el apoyo de familiares, amigos y la ganas de vivir le ayudaron a superar el tratamiento, la pérdida de una mama y los recuerdos dolorosos. “Antes lloraba, ahora no. Soy afortunada, tuve una oportunidad y por eso comparto mi testimonio, para que otras mujeres que pasan por esto lo superen”.

A Meleyka Morales le llegó más temprano (a los 34 años) la noticia de que tenía cáncer de mama. Ahora, con 37 años, relata la reciente travesía: “Me lo detectaron en 2014 durante una revisión general. Yo no me hacía el autoexamen y en varios exámenes los resultados salían bien. Pero me daban dolores terribles. Hasta que lo diagnosticaron”.

El golpe fue doble para Morales al descubrir ese día que las pruebas de su madre también eran positivas. “Me llamaron por teléfono para darme la noticia. No sabía qué hacer. Solo lloraba. Y al llegar a casa, mi madre me dijo que ella también...”.

Empezó el proceso médico, la operaron, perdió el cabello y “todo aquello que le puede gustar a una mujer por vanidad”.

Confiesa que por momentos pensaba que no iba a poder, que no lo iba a lograr. Ahora sonríe al retomar su vida con normalidad.

A Floribet Campos, de 43 años, también le informaron por teléfono que tenía cáncer. En mayo de 2016 se encontraba en Florida, Estados Unidos, atendiendo responsabilidades de su trabajo, cuando el doctor fue directo al grano: “Salieron tus exámenes. Bueno, salieron mal. Tienes cáncer”.

La noticia la desarmó al igual que la frialdad del galeno. “Lloré todo el viaje de vuelta. Empecé el proceso, me operé y me hicieron reconstrucción mamaria. Mi esposo, que me decía que ambos teníamos cáncer, y mis hijos, fueron mi pilar”.

Lo más difícil para Campos fueron las quimioterapias y sus secuelas: la caída del pelo, malestares, vómitos, irritación de la piel. Mucho más si eras una mujer fashion y vanidosa, reconoce. “Hice una fiesta el día que terminé el tratamiento”, bromea mientras recupera el aliento tras recordar los sucesos, al igual que el resto de las participantes del calendario.

Yolanda Cárdenas, en tanto, sí acudía puntualmente a sus citas para mamografía desde que cumplió 40 años, y gracias a ello le detectaron la enfermedad a tiempo para eliminarla de su cuerpo. Ocurrió cuando tenía 45 años. Ahora tiene 50. Necesitó de dos operaciones y el resto del tratamiento de quimioterapia.

“Es inevitable no asustarse al principio. Pensar en mis hijos. Luego tienes que aceptarlo y luchar”, afirma.

Cárdenas trabaja en la Autoridad Nacional de Aduanas y destaca lo importante que fue recibir apoyo en el sitio donde labora al permitirle asistir si restricciones a las citas médicas durante el largo proceso.

Luego de ganarle la batalla al cáncer, queda asistir a los chequeos periódicos, dice Cárdenas, sorprendida de conocer cómo muchas mujeres abandonan el seguimiento médico tras pasar por la peor parte.

Cárdenas, Campos, Morales y Echevers resaltan que la clave para salir victoriosas de una experiencia tan difícil como el cáncer es detectarlo a tiempo, dejar el temor a un lado y hacerse los exámenes.

Es mejor saber si todo va bien, y si no, tener claro que sí hay un mañana, resumen.

EXÁMENES Y SELECCIÓN

Si hay antecedentes familiares de cáncer de mama en la línea directa (mamá, hermana, abuela), es recomendable hacerse los exámenes desde los 35 años; si no hay antecedentes, desde los 40 años, y el autoexamen debe aplicarse desde edad temprana (20 años) para conocer su cuerpo, anota Maruquel Kahn, directora ejecutiva de Fundayuda, entidad encargada de la distribución del calendario, cuyos fondos serán destinados a las campañas de educación y diagnóstico temprano del cáncer de mama.

Las “mujeres grandiosas” que participan por Panamá en la campaña fueron seleccionadas en una votación en internet. Fueron escogidas cuatro ganadoras por cada país participante (Panamá, Costa Rica y Guatemala), explica Kahn.

Los contactos de Fundayuda son: 306-7643/7600 o info@fundayudapanama.org

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código