The Rock Restaurant

La columna decidió dejar la ciudad capital y optó por visitar establecimientos en la provincia chiricana.

Es una casa de madera, de las antiguas boqueteñas, a las orillas del río Caldera. De noche, no se puede ver el río, solo sentirlo, pero si el clima lo amerita disfrutas de un coctel en una de las mullidas poltronas que rodean la chimenea. Al otro extremo del salón está el bar, desde donde se dispensan ricos tragos, cerveza rubia y oscura, orgullosamente boqueteña, y toda suerte de cocteles.

Pedimos de entrada una orden de almejas y vegetales del huerto, salteadas en vino blanco con ajo, que traían unas julianas de vegetales: habichuelas, zucchini, cebollas, zanahorias. Muy buen plato, especialmente si ensopas un poco del pan de la casa en la salsita ($9.90).

Luego, una porción de pechuga de pato que viene sobre tuquitos de manzanas caramelizadas a la canela y mantequilla de manzana con cebolla, muy rica.

Hasta la sopa, una crema de zapallo con lágrimas de café, estuvo gloriosa, ya que el café le dio una sensación ahumadita, rica. Entre todos nos comimos unos Fettucini al Bourbon, salteados con crema ligera con setas silvestres que tenía champiñones y porcini. Los porcini estaban un poquitín chicludos, pero los fettucini estuvieron al dente, perfectos, y a la salsa de crema ni le sobró ni le faltó nada.

Pasando a los platos fueres, pedimos un medallón de filete sobre una cama de untuoso puré de papas y coronado con anillos de cebolla fritos y mantequilla de escabeche de rábano picante, excelente, una vez que lograron el término que queríamos, ya que tuvimos que devolver el primero por recocinado. El plato mío, muy boqueteño, fue una trucha salteada sobre puré de manzana, cebolla y pancetta, con un crocante de serrano y julianas de los mismos vegetales de las almejas. Las costillas de cerdo son la cosota: vienen en una salsa de miel de caña y papaya, y aunque hay algunas con demasiada grasita, otras son magras y perfectas. Además, para quien no desee ensuciarse los deditos, te las sirven con una pinza. Perfecto. No traen carbohidrato que distraiga, sino una ensalada de lechugas Bibb hidropónicas, con una vinagreta muy delicada, que hasta sirven para limpiar el paladar después del festín de colesterol.

Tiramisú aromatizado con seco, vino en una presentación muy bonita, pero juro que a pesar de que el sabor estaba excelente, es el tiramisú más pesado que he probado en mi vida. Demasiado queso crema. Pero lo rescató el dúo de crème brûlée de uva, interesante y muy sabroso, pese a su presentación inortodoxa en dos vasitos de tres onzas, con poca superficie para la costra de caramelo, pero muy rico, y aterciopelado. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código