Traumas que trascienden

Una niñez marcada por experiencias negativas como el rechazo, el abuso y la falta de afectividad, pueden provocar en el individuo reacciones violentas.

Temas:

Cuando un individuo vive aislado, el riesgo de que adopte actitudes violentas se incrementa. Fotolia. Cuando un individuo vive aislado, el riesgo de que adopte actitudes violentas se incrementa. Fotolia.
Cuando un individuo vive aislado, el riesgo de que adopte actitudes violentas se incrementa. Fotolia.

Sentimientos en común se detectaron en los jóvenes que abrieron fuego en contra de niños y adultos en al menos dos situaciones de violencia perpetradas en Estados Unidos y que dejaron al mundo en vilo en 2012.

Una vez más, la conmoción reinó y la población comenzó a cuestionar acerca de cómo es que un chico supuestamente pasivo se convierte de la noche a la mañana en un peligro latente para los demás.

Entender los causas ha traído a colación múltiples teorías. Algunas ponen contra la pared las formas de entretenimiento del siglo XXI, como los videojuegos con altos contenido de violencia y el acceso ilimitado a la información en la web.

Sin embargo, el psicólogo clínico y forense José Eloy Hurtado apunta a que la falta de atención hacia los niños, sumado a la carencia afectiva dentro de núcleo familiar, suelen ser los factores forjadores de individuos violentos.

En tanto, Cristóbal Nieto, psicoterapeuta cognitivo conductual, expone que los individuos agresivos son el fruto de “su personalidad así como del contexto que les rodea”.

Sentirse vulnerables, estar aislados, no entablar una comunicación con otras personas, ser víctimas de abuso sexual o de bullying son las características que han marcado la vida de quienes se convierten en potenciales personas peligrosas.

Ambos expertos consultados admiten que estas características no se pueden generalizar pues cada persona con esta serie de experiencias negativas puede reaccionar de formas distintas.

Pero, resaltan que cuando un joven reacciona agrediendo a otros está dando respuesta a una represión a la que había sido sometido por mucho tiempo.

La represión es como un sentimiento de ira que se va acumulando al igual que “un globo inflado que estalla en un momento provocando daño hacia otra persona o hacia sí mismo”, compara el especialista Nieto, quien colabora en el Instituto Nacional de Salud Mental (Insam).

“Las personas que usan la violencia lo hacen en gran parte porque sienten miedo. Es una forma desproporcionada de sentirse seguros”, argumenta Hurtado.

SÍNTOMAS

Tres signos que deben alertar a los padres son: si observan en el niño que aún se orina en la cama cuando ha sobrepasado los 12 años; suele cometer actos crueles o de tortura en contra de los animales; y si demuestra fascinación por la pironamía (patología por provocar incendios) con objetos pequeños.

“En especial el trato injusto con los animales debe ser una señal de alarma para los padres, porque está relacionado con la evolución hacia la psicopatía”, dice Hurtado.

En ese sentido, Nieto sugiere que si los tutores descubren que sus hijos se autoinfligen lesiones o cortadas soliciten el apoyo de un profesional de la salud mental. “Cuando detectan ese tipo de actitudes, busquen ayuda, que eso no se resuelve solo”, recalca.

Cambiar el panorama

Una de las recomendaciones que brinda el especialista Nieto, es que los padres entablen una relación con su hijos desde que estos son muy pequeños. Un error común es que los adultos esperan a que los chicos lleguen a la pubertad para intentar acercárseles y entonces ganar su confianza, expone Nieto.

Una de las formas más prácticas para crear empatía y conocer los sentimientos o los temores que agobian al chico es involucrándose con su día a día. Al tratar de ayudarles en sus tareas escolares también se creará un vínculo con el muchacho.

Nieto también denuncia que los extremos no acondicionan un clima familiar adecuado, es decir si un niño crece en familias centrífugas (aquellas muy flexibles) o en las cerradas (en donde no se permite expresar ideas u opiniones) no habrá un resultado óptimo en la educación del individuo.

Así mismo sugiere que las horas los viodeojuegos de contenido violento se cambien por los que propician actividad física. En ese sentido, Hurtado recomienda instalar la computadora del menor en un sitio visible que permitan la supervisión constante por parte de un adulto.

La ventana a Panamá

Hurtado analiza que en Panamá se está gestando un problema aún más grave. El hecho de que organizaciones criminales pongan en manos de menores un arma de fuego y hagan de estos unos sicarios, conlleva a que este niño se irá desensibilizando gradualmente hasta convertirse en un adulto.

Esta pérdida de empatía y la incapacidad de sentir lástima por el prójimo creará un adulto despiadado que será capaz de torturar y seguir segando vida de otros.

Hurtado recalca que mientras los niños no perciban el calor familiar, esa carencia afectiva lo conducirá a refugiarse en círculos externos, como las pandillas, en busca de ese sentimiento de seguridad y aceptación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código