Tuberculosis: hacia un mejor diagnóstico y control

Los biomarcadores son útiles para monitorear el tratamiento de la TB, predecir su éxito y diseñar nuevas pruebas.

Científicos de Indicasat realizan estudios para mejorar el diagnóstico, tratamiento y control de la tuberculosis (TB) en Panamá. Uno de los proyectos, financiado por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), es liderado por el Dr. Amador Goodridge, y se enfoca en la evaluación, descubrimiento y aplicación de pruebas de biomarcadores inmunológicos.

Los biomarcadores son moléculas (proteínas, citoquinas, anticuerpos, receptores) secretadas ante una infección o tratamiento farmacéutico y que dan indicios sobre el estado del paciente, explica el Dr. Goodgridge.

En 2011, el equipo, que trabaja en colaboración con la Caja de Seguro Social, el Ministerio de Salud (Minsa) y el Instituto Conmemorativo Gorgas, y donde participan cinco estudiantes de doctorado, maestría y licenciatura, comenzó a reclutar pacientes con TB en la provincia de Colón, donde hay una alta incidencia de la enfermedad. “Estamos reclutando unos 40 pacientes. Según los resultados, podríamos ampliar el estudio”, dice el investigador.

Los pacientes con TB se someten a un tratamiento de seis meses, pero el equipo les dará seguimiento hasta completar dos años.

“Trabajamos con el programa de VIH/sida del Minsa en Colón para reclutar también pacientes que además de TB, están infectados con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). En Colón, la coinfección en 2004 llegó al 40% y se ha bajado a un 17% en 2011”, añade el Dr. Goodridge.

En un estudio posterior, se evaluarán biomarcadores en el personal de salud que ha sido expuesto a pacientes con TB para predecir el desarrollo de la enfermedad.

DIAGNÓSTICO Y FÁRMACOS

La TB es la segunda causa mundial de mortalidad (después del sida), originada por un agente infeccioso: Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta los pulmones. Normalmente, cuando acude a un centro médico un paciente que ha tenido síntomas como: tos crónica, productiva (con flema y a veces con sangre), por al menos 15 días, se le hacen dos tipos de pruebas para diagnosticar si tiene TB.

Una de ellas es el frotis de esputo (prueba BAAR) para observar si tiene el bacilo. El problema es que tienen que haber, por lo menos, mil bacilos por mililitro de esputo. La prueba tiene una sensibilidad muy baja y alrededor del 50% salen positivas.

También se hace un cultivo de esputo, pero demora hasta ocho semanas obtener un resultado positivo, lo que dificulta mucho el diagnóstico y el manejo clínico de la enfermedad, explica el Dr. Goodridge.

Para tratar la TB se usan cuatro medicamentos de primera línea: isoniazida, rifampicina, etambutol y pirazinamida. Pero, debido al mal uso de estos antibióticos, la bacteria de TB se ha hecho multirresistente (TB-MDR) y, en algunos casos, extremadamente resistente (TB-XDR), incluso a las drogas de segunda línea (ver infografía). Otro problema es la coinfección con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que permite que la TB “tome cuerpo”.

BIOMARCADORES

“Primero vamos a usar biomarcadores que ya han sido descritos para ver cómo funcionan en Panamá. Paralelamente, nos enfocaremos en descubrir marcadores que puedan ser más efectivos para nuestra población. Vamos a estudiar la respuesta inmune aquí en Indicasat y entender cómo las células B1 responden a la presencia de lípidos o inflamación, y ver si allí podemos identificar nuevos biomarcadores”, explica el Dr. Goodridge.

Los biomarcadores son útiles para monitorear el tratamiento de los pacientes con TB común, pero también ayudan a predecir si el tratamiento va a fallar, lo cual podría deberse a una resistencia a las drogas, a que el paciente no asimila el tratamiento u otros motivos.

“Los estudios sobre la resistencia son más complejos y los hacemos en colaboración con el Instituto Gorgas, donde han genotificado las resistencias de las microbacterias. Esa información es importante para poder determinar si el paciente tiene resistencia multidrogas y ver cómo eso afecta el biomarcador”, indica Goodridge.

En una segunda fase, el proyecto contempla el descubrimiento y desarrollo de nuevos biomarcadores basados en la respuesta inmune innata.

De lograrse, otra meta sería adaptar los nuevos biomarcadores en un dispositivo o posiblemente un kit de diagnóstico, que no requiera energía y que sea portátil.

“Un problema para el tratamiento de la TB es cómo manejarla donde más está la enfermedad, en áreas de pobreza o muy apartadas, donde no hay infraestructura o electricidad y es difícil encontrar los medios necesarios. La tendencia es ir hacia pruebas económicas, rápidas y efectivas”.

Un tercer proyecto multiinstitucional contempla el fortalecimiento de la infraestructura de los laboratorios en Colón, para que se pueda establecer la prueba de cultivo y la de sensibilidad a drogas, que permita determinar la TB-MDR o la TB- XDR en caso de que se presenten en esa provincia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código