AVISO: Las visitas al Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid estarán suspendidas este domingo.

Visiones desde la ventana del avión

Los aviones, además de acortar distancias al transportar a los viajeros de un sitio a otro, son recintos ideales para reflexionar sobre el espacio.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203ysDfw5.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203ysDfw5.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203ysDfw5.jpg

La ventana del avión se transformó en un sublime lienzo. Un manto infinito impregnado de un tono perlado en la parte superior, y de un azul claro en la inferior, recreó el paisaje celestial.

Las densas nubes, cual copos de algodón, aparecían algunas dispersas, y otras más amontonadas por doquier. Al posar la mirada hacia el firmamento, pareciera que estas masas de vapor acuoso dejaban de ser simples nubes para crear siluetas de todo tipo: rostros de niños, de parejas, de figuras... Las formas variaban dependiendo de la óptica de de las cerca de 100 personas que viajaban en el avión.

Cuando el teléfono inteligente marcó las 5:00 p.m. en Panamá, el destino final, empieza a divisarse una especie de hilo dorado en el horizonte. El astro rey comenzaba a descender, y con sus rayos luminosos le dio vida a una majestuosa franja que se iba engrosando a medida que avanzaban los minutos.

Al otro lado del horizonte, a la derecha, se posaba reinante en el cielo una esfera brillante que iba buscando su espacio. Era una Luna llena que subía entre las nubes, triunfante. Inevitable era pensar en ese instante en qué tan cerca de las “puertas del cielo” se estaba.

Ya el blanco del cielo empezó a tornarse grisáceo, mientras que el celeste se transformaba en un intenso turquesa. Ya se estaba cerca de las aguas del océano Pacífico.

La voz del piloto se escuchaba por los altoparlantes, anunciando que iba a comenzar el proceso de aterrizaje. Ordenaba que los viajeros se abrocharan el cinturón de seguridad, enderezaran sus asientos y apagaran sus aparatos electrónicos; la última indicación la desobedecí, puesto que la cámara de mi celular estaba ocupada capturando el paisaje desde la ventana del avión.

Mientras la gran ave en la que viajábamos se acercaba a tierras panameñas, al panorama se agregó el verdor característico de nuestra zona boscosa.

Desde lo alto, contemplar un barco atravesando el Canal de Panamá –una de las mayores obras de ingeniería construidas por el hombre que hace posible que las embarcaciones transiten por Centroamérica, desde el océano Pacífico hacia el Atlántico y viceversa– me transmitió una sensación de paz; estábamos llegando a casa.

Mientras la dorada franja se desvanecía y la Luna llena se hacía más lejana, un soplo de neblina flotaba sobre el territorio y las aguas istmeñas en la que varios barcos navegaban.

Al acercarse más a la pista de aterrizaje, se divisaba la curva y larga autopista Panamericana que conduce hacia el puente de las Américas, una vía que sirve para conectar las masas continentales de América del Norte con las de Sudamérica.

Entre la parte boscosa empieza a visualizarse la silueta de la calzada de Amador, que une a las islas Culebra, Perico y Flamenco, así como los imponentes edificios que están de pie sobre la agitada avenida Balboa, cercana a la cinta costera.

El avión continua acercándose al punto de aterrizaje: el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

Las aguas se apoderan de la vista, seguido de una enorme mancha verde, y entre ellas, algunas casas con rojizos techos.

La gran ave mecánica sacó sus ruedas de aterrizaje mientras se acercaba a la autopista. Al tocar tierra firme, un estruendo y el hecho de que nuestros cuerpos se deslicen un poco hacia adelante nos hace percatar la gran velocidad en la que se viajaba, elemento que no se puede sentir al momento de reflexionar ante la infinita paz que emite observar desde la ventana del avión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código