AMBIENTE

La agonía de una belleza natural

La contaminación acosa al lago de Atitlán, una maravilla de la naturaleza en Guatemala y protagonista de historias y leyendas.

Temas:

Las aguas residuales son la principal causa de la contaminación en el Atitlán. Las aguas residuales son la principal causa de la contaminación en el Atitlán.
Las aguas residuales son la principal causa de la contaminación en el Atitlán. Johan Ordonez

“Ya no hay muchos cangrejos ni muchos pescados”, se lamenta Tomás, pescador y lanchero que a sus 71 años ha visto cómo la contaminación ha asfixiado el lago de Atitlán, una de las principales zonas turísticas de Guatemala por su belleza natural.

La lancha en la que descansa el anciano es mecida por pequeñas olas que chocan en una de las orillas del lago rodeado por tres imponentes volcanes, testigos de la decadencia de esa maravilla en el oeste indígena.

Cerca de la embarcación unos niños juegan y otro pescador lanza su red intentado atrapar algo, pero el horror está a pocos metros de allí.

El río San Francisco, en el municipio de Panajachel, 65 km al oeste de la capital, uno de los dos principales afluentes del lago, descarga sin tregua aguas malolientes arrojadas por las poblaciones asentadas en los alrededores del manto acuático. “La culpa es de los drenajes”, señala Tomás sin estar lejos de la realidad.

Según estudios de diferentes organizaciones privadas y públicas, las aguas residuales son la principal causa de la contaminación. Le siguen la basura sólida y los químicos usados en las actividades agrícolas en los 15 poblados mayas kaqchikel, tz’utujil y k’iche’ que rodean el lago enclavado entre montañas a mil 562 metros sobre el nivel del mar, con un espejo de agua de 125 km2 y una profundidad máxima de 320 metros.

La agonía de una belleza natural Expandir Imagen
La agonía de una belleza natural

Además de su belleza natural, Atitlán también atrae por las leyendas que se tejen sobre él. Algunas teorías apuntan a que el aviador y escritor francés Antoine de Saint-Exupéry se inspiró en el Cerro de Oro para dibujar la silueta del elefante y la boa en el libro El Principito.

Otro relato mágico cuenta sobre el Xocomil, un fuerte viento que azota las aguas y que tiene origen en el amor trágico de una princesa y su amado.

Pero en los últimos años el lago de agua dulce ha estado “enviando alarmas de que algo está mal”, dijo a la AFP Mónica Orozco, directora del Centro de Estudios Atitlán de la privada Universidad del Valle de Guatemala.

La experta señaló que en 2009 y 2015 experimentó un “florecimiento enorme” de cianobacterias debido a que las fuertes lluvias arrastraron desechos y nutrientes como fósforo y nitrógeno.

Otro caso similar ocurrió hace dos años. Atitlán “está pasando por un proceso de degradación alarmante. El agua está pasando por un proceso de eutrofización en donde se está convirtiendo en un agua con menos oxígeno”, señaló Orozco, al explicar que “la vida acuática está sufriendo mucho” por esa causa.

Precisó que la situación se complica más porque las aguas del lago de origen volcánico no drenan superficialmente. El Consejo Nacional de Áreas Protegidas ha detectado cuatro tipos de cianobacterias que son estudiadas para determinar si existe toxicidad.

La agonía de una belleza natural Expandir Imagen
La agonía de una belleza natural

En varias playas del lago es evidente el crecimiento de algas que contrasta con la belleza de todo el complejo, entre ellas Samabaj, un sitio arqueológico subacuático descubierto en 1996 y bautizado como la Atlántida maya. “El lago, como cualquier lago del mundo, con el aumento de la población está sufriendo un deterioro”, señaló Luisa Cifuentes, directora ejecutiva de la estatal Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Atitlán y su Entorno. Se estima que la zona es habitada por unas 360 mil personas que con sus actividades diarias causan el desgaste al lago, a la que se le suma la fuerte presencia de turistas locales y extranjeros, indicó.

Con las crisis de 2009 y 2015 varias acciones se ejecutaron para tratar de contener la contaminación, como campañas para fomentar el manejo de basura y se generó“una mayor sensibilidad social”, agregó Ernesto Celada, coordinador de la iniciativa ProAtitlán. Sin embargo, el mayor problema en el lugar son las aguas negras. Cifuentes señaló que 13 plantas de tratamiento de aguas sucias trabajan alrededor del lago, que resultan insuficientes para contener la contaminación.

A corto plazo, las autoridades prevén la restauración de esas plantas “para hacerlas eficientes” y reducir las descargas nocivas que llegan al lago.

Otra posibilidad más lejana es la creación de un gran colector de aguas negras que rodee toda la cuenca del lago de Atitlán, dijo Cifuentes.

Pocos de los actores involucrados en la conservación se atreven a establecer los años que le faltan a Atitlán para entrar en un proceso crítico de contaminación parecido al lago de Amatitlán, cercano a la capital y convertido en toda una tragedida ambiental.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Sep 2018

Primer premio

7 4 7 2

CBBA

Serie: 5 Folio: 5

2o premio

8555

3er premio

0439

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código