La amenaza de la hipertensión

El aumento de la presión arterial está cobrando víctimas mortales. Cada año, un promedio de 17 millones pierde la vida por enfermedad cardiovascular.

Mañana, en el Día Mundial de la Salud, el mensaje de la Organización Mundial de la Salud que resonará como eco alrededor del globo invitará a que se mantengan niveles normales de presión arterial a través del estilo de vida saludable.

Es urgente que se apliquen medidas a favor de la salud cardiovascular, si se toma en cuenta que hasta la fecha son las enfermedades cardiovasculares la causa número uno de fallecimientos en el mundo. Cada año un promedio de 17 millones de personas pierde la vida por estas.

Para que ese panorama cambie, el lunes, el médico Rigoberto Centeno, presidente de la Sociedad Panameña de Salud Pública, expondrá en el acto “Combatiendo la hipertensión”, sobre el impacto social y económico de la hipertensión.

En palabras del doctor, la hipertensión se presenta muy sigilosamente, es un asesino silencioso, por lo que “hay que informar este aspecto a la población y estimularla a que se tome la presión arterial y conozca su presión, conozca sus números, y actúe, tal como conoce su tipo de sangre, su edad, su dirección electrónica y su número de cédula”.

La hipertensión conlleva consecuencias sociales y económicas. “Tiene un costo, aunque en Panamá no lo hemos investigado formalmente”.

En este sentido, añade que el tratamiento se vuelve cada más complejo y costoso cuando afecta al sistema cardiovascular y coronario.

El doctor Centeno explica que la hipertensión es un padecimiento que acorta la vida, disminuye la capacidad física y mental de las personas, y crea discapacidad. “Las familias deben dedicar tiempo y esfuerzos para cuidar de las personas afectadas; las comunidades y sociedad también, y aunque cada persona no es consciente de ello, la falta de autocuidado y conciencia de este problema afecta a las familias, crea gastos y uso de recursos muy necesarios para el desarrollo nacional y familiar”.

LA PRESIÓN, POR DENTRO

El cardiólogo Jorge Motta describe la presión arterial como la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias.

“Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. La presión arterial alcanza el nivel más elevado al latir el corazón bombeando la sangre. A esto se le llama presión sistólica. Cuando el corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A esto se le llama la presión diastólica”, explica el médico.

En una persona que tiene hipertensión, se eleva la presión sistólica o la diastólica, o ambas, aclara Motta. “Generalmente en las personas de mayor edad, la hipertensión es sistólica. En personas jóvenes, generalmente el predominio de anormalidad de la presión está en la presión diastólica”, comenta.

En la lectura de la presión arterial se utilizan los valores de la presión máxima y presión mínima o presión sistólica y diastólica.

“Generalmente, se escriben uno arriba del otro o uno antes del otro. Si la medida es mayor de 140/90mmHg, esto indica que la presión arterial está elevada o que existe hipertensión arterial”, aclara.

El doctor Motta afirma que se ha clasificado la hipertensión arterial en hipertensión grado I, grado II y también cuando las presiones están muy elevadas y asociadas a síntomas se describe esta situación como emergencia hipertensiva o como hipertensión maligna.

Añade que la edad, la obesidad, el exceso de consumo de sal y alcohol, las anormalidades de la función renal, la apnea durante el sueño y tumores que producen exceso de hormonas, como aldosterona y adrenalina, son los principales factores de riesgo para desarrollarla.

“La hipertensión arterial no suele tener síntomas, pero puede causar problemas serios, tales como derrames cerebrales, insuficiencia cardiaca, infartos e insuficiencia renal”, advierte Motta.

Reducir la ingesta de sal a cinco gramos diarios, comer balanceadamente desde niño, evitar consumir alcohol irresponsablemente, realizar actividad física regular, mantener el peso adecuado a la edad y talla, evitar fumar o exponerse al humo del tabaco, controlar el estrés y consumir al menos ocho vasos de agua diarios son algunas acciones que favorecen la salud cardiovascular, resume el doctor Centeno.

La presión arterial en valores

La presión arterial normal debe ser menor o igual a 120/80 mmHg.

Pero si la persona padece arteriosclerosis, una enfermedad que ataca a las arterias al producir una capa de grasa que obstruye el paso de la sangre, tiene mayor riesgo de ser hipertensa.

En este sentido, si sus valores de presión arterial reflejan 120-139 /80-89 mmHg podría considerarse su condición como prehipertensión, pero si estos son iguales o mayores a 140/90 mmHg se habla de hipertensión.

RELLA ROSENSHAIN

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código