Un año de mucho trabajo

En este 2014, el intérprete Luis Tosar formará parte de 4 producciones españolas de corte independiente.
Luis Tosar ha ganado tres premios Goya (el Oscar español), así como distinciones en festivales de cine como Biarritz, San Sebastián, Seattle y Mar del Plata. LA PRENSA/Humberto Rueda. Luis Tosar ha ganado tres premios Goya (el Oscar español), así como distinciones en festivales de cine como Biarritz, San Sebastián, Seattle y Mar del Plata. LA PRENSA/Humberto Rueda.
Luis Tosar ha ganado tres premios Goya (el Oscar español), así como distinciones en festivales de cine como Biarritz, San Sebastián, Seattle y Mar del Plata. LA PRENSA/Humberto Rueda.

No tiene claro qué debe tener una producción para ser inolvidable, que si pudiera intuirlo tendría siempre mucho trabajo, dice entre risas Luis Tosar mientras enciende el primero de los tres cigarrillos que fumará mientras conversamos.

Comenta que esos milagros fílmicos no son fortuitos, que se dan al unirse muchos factores, entre ellos, una historia sólida y universal, un reparto competente, un productor funcional y un director de espuelas, todo junto, eso es lo ideal, aunque destaca que a veces los astros se juntan y aún así no se da la posibilidad de que una producción trascienda.

Como espectador, y lo mismo le pasa cuando habla desde el oficio de actor, le gusta ser atrapado por personajes con carisma, que tengan conflictos interesantes por resolver, que sus acciones le enseñan algo a la audiencia y que sorprendan a los espectadores con sus acciones.

No le importa si le toca ser principal o secundario en una cinta, pues cree que no hay papeles pequeños cuando están bien confeccionados.

“Mientras que las películas de puro concepto, las experimentales, tienen más territorio que ganar, pues el espectador necesita hacer otra clase de ejercicios y esfuerzos para dejarse llevar por el mundo que ellas proponen”, explica Tosar.

Eso sí, evita no saturarse ni hacerle lo mismo a la platea al hacer papeles que se parezcan mucho entre sí, aunque admite que los productores lo buscan con frecuencia para encarnar a seres escabrosos, extraños y retorcidos.

“He tenido cierta especialización en hacer de personas raras. Pocas veces me proponen ser alguien bueno o normal, como un padre de familia” y vuelve a sonreír.

Señala que son los productores los que no le ofrecen personajes diferentes, y los entiende, pues asegura que cuando él ejerce de productor también ha caído en el error de pensar que tal intérprete funciona solo para un rol específico, cuando eso no es tan cierto porque puede ser la oportunidad para desafiar el talento del artista y “eso hace más divertido el trabajo del actor”.

“El mercado marca mucho. Si hay un actor joven y guapo, que ha hecho más o menos el mismo tipo de personajes, un inversionista va a pedirle que haga lo mismo que hace bien. Es difícil convencer al productor que salga de esa zona, y cuando lo hace y resulta, dicen: ´qué excelente idea tuve”.

Asegura que diría no, por motivos éticos, a un largometraje donde se resalten las corridas de toros.

Tampoco se le ocurre pensar que lo ha logrado todo como actor. “Eso sería muy triste porque tengo 42 años y no quiero pensar en el retiro. Tengo mucho por hacer”.

PROYECTOS

El año 2014 está lleno de trabajo para Luis Tosar, pues tiene por estrenar varios largometrajes.

Uno es El niño y se apuntó porque su realizador, Daniel Monzón, es amigo suyo, y además lo dirigió en Celda 211, que “fue una grata experiencia y un regalo para todos. Siempre tuvimos la sensación de que ese viaje había que continuarlo”.

El niño aborda el tema del narcotráfico que se da en el sur de España, que a la par es una de las entradas para ingresar ilegalmente a Europa para miles de inmigrantes provenientes de África.

En esa parte del país, anota, más de uno tiene vínculos con el negocio de las drogas y en ocasiones lo hacen más por pobreza que por otra razón, aunque considera que la situación se ha vuelto más violenta con la llegada de la mafia de los países del Este.

La siguiente cita con la gran pantalla será con Musarañas, de Juanfer Andrés y Esteban Roel. “Son directores noveles en el cine, aunque tienen mi edad. Fue una experiencia muy bonita, grabamos en cuatro semanas y se hizo como una cooperativa”.

Formó parte de A cambio de nada porque el cineasta, Daniel Guzmán, es actor y debuta con este título detrás de la cámara. La trama es biográfica y Tosar encarnará al padre del director. “Es de esas que se ruedan en pocos días y con dos duros”.

Los fenómenos (2014), de Alfonso Zarauza, es otra cinta independiente. “Es de la casa, yo la produzco. Como en el caso de A cambio de nada, se está buscando una distribuidora que apoye”.

“Cuenta una realidad social: la burbuja inmobiliaria, que fue una de las causas de la actual crisis económica, pues aunque se debe aspirar a casas para todos, eso no ocurre, pues no hay para casas cuando no tienes empleo y aunque existan muchas casas abandonadas”.

El recorrido termina, por ahora, con Ma Ma, de Julio Medem, de la que no puede comentar nada porque el rodaje comienza este mayo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código