¿El arte nos hace más inteligentes?

La edición ´online´ de la revista científica ´Science´ realizó un chat en el que especialistas debatieron sobre la relación que hay entre las artes y el aprendizaje.

Mucho se ha debatido sobre el potencial que ofrecen las artes: que si aprender a tocar violín incrementa el coeficiente intelectual (IQ) o si saber dibujar ayuda a los estudiantes a aprender geometría, entre otras hipótesis.

En este sentido, ¿pueden las artes hacernos más inteligentes?

Ese es el tema que trató, recientemente, la versión online de la revista Science en un chat en directo en el que participaron investigadores que han hallado evidencias sobre la relación que hay entre las artes y la inteligencia.

El músico y científico cognitivo Daniel Levitin, profesor de la McGill University, y la psicóloga cognitiva y novelista Keith Oatley, de la University of Toronto, respondieron las interrogantes de los participantes.

En la conversación virtual, Levitin dijo que aunque estudios realizados por el psicólogo Glenn Schellenberg han demostrado que el entrenamiento musical puede aumentar en tres puntos la inteligencia, esta medición no es la más relevante, pues hay pruebas de que la música puede mejorar las habilidades sociales, la creatividad, la calidad de vida y estimula la salud mental y física.

Levitin ha observado que tocar música en un grupo ayuda a forjar carácter, le enseña a la persona a respetar los turnos, y si se trata de niños, permite que estos dejen de prestar atención solo en ellos mismos para fijarse en qué están haciendo los demás.

Siguiendo esta línea, Oatley añadió que, según investigaciones del psicólogo Keith Stanovich de la University of Toronto, entre más lea la persona, mejor será su inteligencia general y su IQ.

Agrega que se ha encontrado que entre más ficción se lea, se comprenderá más a otros. “Comprender a otros es un concepto poderoso. Nosotros los humanos somos buenos en ello, pero no tan buenos. Siempre se puede mejorar”, indica.

Oatley comenta que para los psicólogos el asunto no radica en el efecto de las artes sobre la inteligencia del hombre, sino en cómo estas hacen el efecto, y eso es lo que actualmente se investiga.

Educación CAMBIANTE

Un elemento que ha cambiado el proceso de educación de los niños ha sido la introducción de la internet, plantea Levitin.

Algunos docentes les pedían a los niños memorizar hechos y cifras –como que en 1492 Cristóbal Colón navegó el océano azul– porque enseñarles este tipo de aspectos les consumía tiempo y les resultaba difícil. “Ahora cualquiera puede encontrar esos datos en su celular en segundos. No hace falta ir a bibliotecas polvorientas”.

Por ello, explica que lo que se necesita ahora es enseñarles a los niños primero, cómo evaluar la información para asegurarse de que es correcta; segundo, cómo pensar con lógica; y tercero, cómo pensar creativamente. “Los problemas más difíciles que enfrenta el mundo, tales como el calentamiento global y la lucha por la paz, requieren soluciones creativas”, señala Levitin, quien actualmente escribe un libro acerca de cómo enseñar sobre esto a los niños, el cual ha llamado The Organized Mind.

¿Escuchar música clásica mientras se estudia ayuda a asimilar mejor la información?

Según Levitin, este es uno de los temas más estudiados en todas las ciencias (y no solo en la ciencia del comportamiento).

“Cientos de estudiantes de licenciatura han analizado esta pregunta en sus proyectos de investigación. Siento decir que (...) la evidencia ha demostrado que las personas que hacen eso [escuchar música clásica al estudiar] son menos efectivas que aquellas que no lo hacen. El efecto global de la música es que distrae. Pero puede ser eficaz [si se escucha] antes de estudiar o como descanso luego de estudiar para mejorar el estado de ánimo”.

El profesor agrega que el niño que está inmerso en la música nunca está solo, ya que la música puede perdurar con él durante toda su vida. “Lo mismo sucede con el niño que aprende a amar la ficción y las artes visuales”, dice.

La evidencia señala que las clases estructuradas (de arte, música, etc.) son importantes en la formación del niño. “La mera exposición a las artes es buena, pero no es tan eficaz como la participación en la práctica. Los beneficios son visibles con un mínimo de 10 minutos al día de arte o música. Más es mejor, y probablemente no hay límite (...) El pensamiento artístico puede impregnar todos los aspectos de las interacciones del niño con el mundo”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código