Art Expo de Nueva York

La bandera y la protesta como arte

Óscar Olivares dice que su pintura busca inspirar, porque en momentos difíciles lo que se necesita es esperanza y luz.

Temas:

La forma y los colores de la bandera venezolana inspiran los trazos del artista, quien luego fue incluyendo elementos que identifican a víctimas de las protestas, a las personas que se manifiestan a diario en las calles. Cortesía La forma y los colores de la bandera venezolana inspiran los trazos del artista, quien luego fue incluyendo elementos que identifican a víctimas de las protestas, a las personas que se manifiestan a diario en las calles. Cortesía

La forma y los colores de la bandera venezolana inspiran los trazos del artista, quien luego fue incluyendo elementos que identifican a víctimas de las protestas, a las personas que se manifiestan a diario en las calles. Cortesía Foto por: Óscar Olivares

Óscar Olivares estuvo en Panamá exponiendo sus obras y como conferencista la semana pasada. Óscar Olivares estuvo en Panamá exponiendo sus obras y como conferencista la semana pasada.

Óscar Olivares estuvo en Panamá exponiendo sus obras y como conferencista la semana pasada. Foto por: Luis García

La bandera y la protesta como arte La bandera y la protesta como arte

La bandera y la protesta como arte

La bandera y la protesta como arte La bandera y la protesta como arte

La bandera y la protesta como arte

La pintura del Hombre Araña comiendo una arepa, que llevó a Óscar Olivares a la Art Expo de Nueva York en abril pasado, no fue casualidad. La arepa es uno de los símbolos elegidos por este joven artista cuando dejó de hacer caricaturas de la vinotinto venezolana y decidió enfocarse en crear arte en pintura digital con su bandera, algo que, afirma, no se había hecho antes en Venezuela.

Su concepto implicaba llevar el mensaje de que “hay un héroe en todos nosotros” . Además, mostrar la belleza de su bandera y de su país, “creando una conexión entre ambas”, hacer de la personalidad del venezolano “un símbolo más de nuestra nacionalidad, resaltando los valores, la gente, a la mujer e incluso sus comunidades indígenas”.

Al tomar esa decisión se puso a pensar en los elementos que unen a los venezolanos más allá de sus diferencias, y se dijo que uno de ellos es la arepa, que es capaz de poner al rico y al pobre en la misma mesa y, además, los identifica.

Así, la arepa se convierte en el sol de todas sus obras, con el propósito de “reflejar que la luz se encuentra en lo que hacemos con nuestras manos”, “la luz vista como el desarrollo, como el crecimiento personal”.

En los últimos meses en las obras de Olivares también ha surgido otro tipo de simbología. En las que representa a Caracas, por ejemplo, está presente un edificio grande, que es un violín, en homenaje a Armando Cañizales (18 años), asesinado durante las protestas del mes de mayo pasado. También, cuando sus pinturas se refieren a lo que ocurre en Venezuela, podría ver en el fondo una cancha de baloncesto, en recuerdo a Juan Pablo Pernalete (20 años), asesinado durante una manifestación el 26 de abril, y quien fue su compañero de colegio. Asimismo, podría hallar el número 35, que fue la promoción en la que Pernalete y Olivares se graduaron.

En algunas obras podrá apreciar que el protagonista tiene una pulsera roja, blanca y negra, que son los colores del Caracas Fútbol Club, que llevó a Olivares a empezar su carrera, en aquel momento como caricaturista; o un papagayo, como símbolo de la protesta pacífica, inspirado por un señor que siempre carga uno con un mensaje de protesta.

¿Cómo te inspiras?

Cuando mayor cantidad de cosas están pasando a mi alrededor, en los momentos de mayor convulsión en Venezuela o en el mundo, es cuando más he sentido la necesidad de dibujar, porque siento también esa necesidad muy profunda de expresarme. Si bien mis obras expresan un sentir muy colectivo del venezolano, la verdad es que todas son muy personales porque son un reflejo de la visión que tiene Óscar Olivares de Venezuela. Si fueran un reflejo de Venezuela quizás estarían llenas de muchas cosas negativas, pero mi visión es que debemos pintar un mejor país.

¿Cómo te conectas con la gente?

He encontrado en las redes sociales la forma de construir mi propia galería de arte, porque al fin y al cabo la galería no es el fin total del artista, sino que es un puente para llegar a su público o posible comprador de su obra. Las redes sociales permiten que una obra pueda llegar a 90 mil personas en un día y en una galería de arte es muy difícil una cosa como esta.

¿Cuántos intentos hiciste antes de que te aceptaran en una exposición?

Mi primera exposición individual fue en 2015, teniendo 18 años. Había enviado cartas a decenas de galerías y museos en Venezuela, pero decían que era muy chamo y también por ser arte digital, que es mucho más aceptado en Estados Unidos y en Europa. De modo que hubo muchas personas que me dijeron no, pero uno tiene que buscar otras vías. La invitación para la Comic Con de Florida no fue simplemente que me invitaron, yo apliqué para que me invitaran, y así como había aplicado a esa contacté a absolutamente a todas las Comic Con de Estados Unidos, unas 70. Yo decía: ‘alguna me va a responder’.

Tu primer trabajo y qué significa.

Cuando salgo de hacer caricaturas en la  vinotinto.com empiezo a estudiar a Da Vinci, a Miguel Ángel, a todos los grandes, y empiezo a hacer muchas obras de práctica, pero la primera gran obra, en donde yo veo que luego de ese boom de los dibujos de fútbol mis redes se reactivan, es el primer arte con la bandera de Venezuela. Es una obra que tiene un Araguaney, el árbol nacional de Venezuela. Las flores amarillas las sinteticé en formas circulares; las estrellas están representadas con las fases de la Luna, y en la parte baja unas montañas.

Mi obra es muy realista, pero esta la hice muy abstracta. El concepto que tenía era algo muy innovador para los venezolanos. Nunca se había hecho arte con la bandera de nuestro país y eso me inspiró a seguir trabajando el concepto, que se hizo viral.

Además de artista, eres motivador. ¿Cómo llegaste a eso?

Eso fue sin buscarlo. En 2015 me llaman de la Universidad Metropolitana porque tenían un encuentro de emprendedores y querían que yo contara mi historia. La conté y tiempo después me volvieron a invitar; luego me llamaron de un colegio. En 2016, a mediados de año, me llaman para que dé una conferencia en un teatro, con una empresa y fue algo impresionante el impacto que tuvo, por primera vez veía que una persona lloraba por escuchar lo que decía. Entonces pensé: ‘esto da para algo más’, y empecé a pulir la conferencia.

El mensaje que está en la conferencia es el mismo que está en las obras: que todos podemos construir nuestra realidad por medio de nuestros talentos y por medio de nuestra pasión. Me di cuenta, además, de que la conferencia podía ser incluso más efectiva que las exposiciones de obras o complementarse muy bien, porque en la conferencia cuento mi historia y al mismo tiempo estoy exponiendo las obras y diciéndole a la gente el significado que tiene cada una.

¿Cómo un chico de 20 años tiene tu madurez?

El apoyo de mi familia y el colegio donde estudié me ayudaron mucho en eso. Pero las personas se forman también por las experiencias y hoy en día, en Venezuela, personas de apenas 15, 16 años o de 20 años están viviendo cosas que normalmente no vivirían hasta una etapa mucho más adulta, como es la muerte de un amigo, como es el ver que tantas personas cercanas se van del país. Todo eso te forma y te puede hacer ir por dos caminos, o nos transformamos en una persona frustrada, amargada, que llueve y dice: ‘ya esto se acabó’. O por el contrario, frente a tantos problemas dices: ‘si yo logré salir adelante con todas estas dificultades siento que puedo ir contra todos los problemas que se presenten’. Y uno decide estudiar más, trabajar más duro.

A principios de 2017, Óscar y su madre, con el apoyo de un abogado, crearon la empresa Grupo Olivares, arte visual, con el propósito de darle mayor protección y difusión a sus obras, impartir talleres, promover las conferencias y llevar el arte a la vida cotidiana.

Y esas cosas cotidianas incluyen vasos y bolsos que hoy se venden en diversos lugares del mundo, con sus obras pintadas en ellos, en parte también gracias a la diáspora venezolana.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código